El de­ba­te por el va­lor agre­ga­do

Clarin - Rural - - LOS TEMAS DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

La se­ma­na pa­sa­da nos re­fe­ri­mos en es­ta co­lum­na al “ver­so del va­lor agre­ga­do”. Por su­pues­to, no fal­ta­ron quie­nes en­ten­die­ron que el edi­to­rial cues­tio­na­ba al va­lor agre­ga­do co­mo es­tra­te­gia de cre­ci­mien­to. Error: lo que se mar­có, con un ejem­plo con­cre­to (el de los bio­com­bus­ti­bles) es que en la era K se tra­ta de un po­bre ar­gu­men­to pa­ra jus­ti­fi­car las re­ten­cio­nes y otras exac­cio­nes al sec­tor agroin­dus­trial. Va­le la pe­na acla­rar un po­co más.

Las ca­de­nas agroin­dus­tria­les ge­ne­ra­ron una enor­me com­pe­ti­ti­vi­dad, a par­tir de la com­bi­na­ción de la tec­no­lo­gía de la in­for­ma­ción, de la in­dus­tria bio­tec­no­ló­gi­ca, me­tal­me­cá­ni­ca, química y co­mer­cial. Su­man­do el en­tre­la- co­mer­cial, ama­sa­do en un si­glo y me­dio de vin­cu­la­ción con el mun­do en ace­le­ra­da glo­ba­li­za­ción, ge­ne­ra­ron to­da cla­se de opor­tu­ni­da­des pa­ra el sec­tor. Y, en con­se­cuen­cia, pa­ra el país.

Du­ran­te mu­chí­si­mos años, el po­ten­cial se man­tu­vo dor­mi­do por la con­jun­ción de dos fe­nó­me­nos, uno ex­terno y otro in­terno. El ex­terno: el pro­tec­cio­nis­mo, los sub­si­dios agrí­co­las y su con­se­cuen­cia, los ex­ce­den­tes. El in­terno: fren­te a las cró­ni­cas di­fi­cul­ta­des ma­cro­eco­nó­mi­cas, el Es­ta­do ape­ló sis­te­má­ti­ca­men­te a cap­tu­rar los re­cur­sos del sec­tor pa­ra aten­der sus ur­gen­cias.

Es­to sig­ni­fi­có un con­ti­nuo dre­na­je de los ex­ce­den­tes agroin­dus­tria­les, im­pi­dien­do la ca­pi­ta­li­za­ción. El me­ca­nis­mo pa­ra la cap­tu­ra del ex­ce­den­te fue el de las re­ten­cio­nes, que ope­ran es­pe­cí­fi­ca­men­te so­bre la pro­duc­ción de bá­si­cos (so­ja, maíz, tri­go, gi­ra­sol) y pro­duc­tos ela­bo­ra­dos a par­tir de ellos, co­mo la car­ne y los lác­teos. En la dé­ca­da ga­na­da, el sec­tor trans­fi­rió al Es­ta­do más de 50.000 millones de dó­la­res só­lo en de­re­chos de ex­por­ta­ción.

El “va­lor agre­ga­do” de la pro­duc­ción de bá­si­cos es enor­me, tan­to que si­gue vi­vi­to y co­lean­do a pe­sar de se­me­jan­te exac­ción. Y acla­re­mos: no es ren­ta ob­te­ni­da del re­cur­so na­tu­ral (sue­lo y cli­za­mien­to

En la dé­ca­da ga­na­da se bus­ca jus­ti­fi­car las re­ten­cio­nes y otras exac­cio­nes

ma) sino a par­tir de la tec­no­lo­gía ge­ne­ra­da. Ha­ce cua­ren­ta años, cuan­do el go­bierno pe­ro­nis­ta qui­so im­pul­sar el cul­ti­vo de la so­ja, el prin­ci­pal pro­ble­ma era que “va­nea­ba” (chauchas es­té­ri­les, sin pro­duc­ción de po­ro­tos). Hoy rin­de 3 to­ne­la­das por hec­tá­rea. Tec­no­lo­gía, no na­tu­ra­le­za.

En una so­cie­dad “nor­mal”, el ins­tin­to em­pren­de­dor ge­ne­ra­ría un flu­jo na­tu­ral de in­ver­sio­nes en va­lor agre­ga­do. Aho­ra, si un pro­duc­tor de so­ja lle­va tres ca­mio­nes al puer­to, y so­lo co­bra dos, la úni­ca po­si­bi­li­dad que le que­da es ha­cer más de lo mis­mo, has­ta que se le aca­be la pla­ta y no pue­da re­po­ner el trac­tor. No se le pue­de pe­dir que pa­ra za­far de las re­ten­cio­nes tie­ne que ha­cer al­go de va­lor agre­ga­do. O, co­mo in­sis­te el Mi­nis­tro de Agri­cul­tu­ra, que las re­ten­cio­nes son una opor­tu­ni­dad pa­ra in­cur­sio­nar en es­ta sa­ga.

Es­ta mis­ma se­ma­na, Ca­sa­mi­que­la di­jo que no se en­tien­de có­mo la Ar­gen­ti­na ex­por­ta maíz y lue­go le com­pra cer­dos al com­pra­dor. La era K lle­va más de diez años, du­ran­te los cua­les el maíz pa­gó 20% de re­ten­cio­nes. Co­ro­la­rio: los de­re­chos de ex­por­ta­ción no cons­ti­tu­yen una he­rra­mien­ta que per­mi­ta desatar las enor­mes in­ver­sio­nes que re­quie­re la pro­duc­ción de cer­dos. Los pri­me­ros in­tere­sa­dos son los pro­pios pro­duc­to­res de maíz, pe­ro no tie­nen pla­ta y, ade­más, no con­fían.

En la II Cum­bre de la CE­LAC que se desa­rro­lló en Cu­ba, la presidenta Cris­ti­na Kirch­ner pu­so en agen­da y plan­teó la ne­ce­si­dad de que los prin­ci­pa­les paí­ses de la re­gión que tie­nen co­mo ca­rac­te­rís­ti­ca ser pro­duc­to­res de ali­men­tos, avan­cen y po­ten­cien el agre­ga­do de va­lor en ori­gen y la vin­cu­la­ción co­mer­cial con paí­ses del pa­cí­fi­co co­mo Chi­na, In­dia y los Paí­ses Ara­bes. Co­rrec­to. La man­da­ta­ria men­cio­nó el Plan Es­tra­té­gi­co Agroa­li­men­ta­rio y des­ta­có la pre­sen­cia en la Cum­bre del ex mi­nis­tro de Agri­cul­tu­ra Ju­lián Domínguez, quien des­de es­ta car­te­ra lle­vó ade­lan­te es­ta te­má­ti­ca.

Pe­ro pa­ra que la teo­ría del va­lor agre­ga­do se con­vier­ta en un círcu­lo vir­tuo­so, lo pri­me­ro es de­jar­le al Cesar lo que es del Cesar. Y es­to es un gi­ro co­per­ni­cano. t

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.