La ho­ra del diá­lo­go de la Ar­gen­ti­na pro­duc­ti­va

Clarin - Rural - - GRANOS -

Los si­guien­tes son los pá­rra­fos prin­ci­pa­les del do­cu­men­to que die­ron a co­no­cer el mar­tes un im­por­tan­te gru­po de en­ti­da­des em­pre­sa­rias, reuni­dos en La Ru­ral, en Pa­ler­mo, en­tre las que es­tu­vie­ron Aa­crea, Aapresid, la SRA, CRA, FAA, Co­ni­na­gro, la Aso­cia­ción Em­pre­sa­ria Ar­gen­ti­na (AEA), la Unión In­dus­trial Ar­gen­ti­na, la Aso­cia­ción de Ban­cos Ar­gen­ti­nos (ABA) y la Bol­sa de Co­mer­cio de Bue­nos Ai­res, en­tre otras: u En el afán de con­tri­buir al de­sa­rro­llo sos­te­ni­ble de nues­tro país, que­re­mos pro­mo­ver la con­ver­gen­cia del em­pre­sa­ria­do en torno a un es­pa­cio de diá­lo­go orien­ta­do a ge­ne­rar pro­pues­tas. u Un país en el que sus fuer­zas pro­duc­ti­vas, so­cia­les y po­lí­ti­cas ope­ren en un mar­co de cre­cien­te frag­men­ta­ción no pue­de pro­gre­sar y es­tá lla­ma­do a des­gas­tar­se en la con­fron­ta­ción per­pe­tua en­tre sus par­tes. uYa es ho­ra de que los dis­tin­tos ac­to­res pro­duc­ti­vos apren­dan a ver­se co­mo par­tes de un todo y a de­jar de pro­ce­der co­mo si ca­da par­te fue­ra un todo. Só­lo así po­drá con­tri­buir­se, des­de el área em­pre­sa­rial, a ra­ti­fi­car el va­lor de un pro­yec­to na­cio­nal per­du­ra­ble en el tiem­po. u Es­te fo­ro ad­vier­te con sa­tis­fac­ción los es­fuer­zos de in­te­gra­ción que han co­men­za­do a ges­tar­se en los úl­ti­mos días en el cam­po sin­di­cal, así co­mo en tan­tos otros. Con­fia­mos en que esas ini­cia­ti­vas res­pon­dan a la con­vic­ción de que es pre­ci­so al­can­zar una uni­dad in­dis­pen­sa­ble pa­ra for­ta­le­cer su re­pre­sen­ta­ti­vi­dad, fa­ci­li­tan­do de tal mo­do un dia­lo­go ca­bal con el cam­po em­pre­sa­rio y pro­duc­ti­vo. u Es lar­ga en la Ar­gen­ti­na la his­to­ria de los des­en­cuen­tros: en lo po­lí­ti­co, en lo so­cial, en lo cul­tu­ral y en lo pro­duc­ti­vo. En­fren­tar esa his­to­ria, en el afán de su­pe­rar­la, equi­va­le a con­sen­suar po­lí­ti­cas pu­bli­cas que só­lo po­drán pros­pe­rar si so­mos ca­pa­ces de ad­mi­tir nues­tra pro- pia res­pon­sa­bi­li­dad en nues­tros fra­ca­sos co­mo ac­to­res de la so­cie­dad en que vi­vi­mos y con­ver­tir es­tos fra­ca­sos co­lec­ti­vos en una fuen­te de apren­di­za­je. u El pro­ble­ma de la Re­pú­bli­ca Ar­gen­ti­na es fun­da­men­tal­men­te po­lí­ti­co, pe­ro no es un pro­ble­ma cu­ya so­lu­ción sea ex­clu­si­va res­pon­sa­bi­li­dad de los po­lí­ti­cos; muy por el con­tra­rio, to­dos los ac­to­res re­le­van­tes de la so­cie­dad de­ben ser par­te de la so­lu­ción. u El men­sa­je del em­pre­sa­ria­do ten­drá que ser, ne­ce­sa­ria­men­te, un men­sa­je que se mues­tre ca­paz de ir más allá de los in­tere­ses sec­to­ria­les y eco­nó­mi­cos de ca­da una de sus par­tes cons­ti­tu­ti­vas. Que res­pon­da a la con­vic­ción de que el de­sa­rro­llo só­lo po­drá ser sos­te­ni­ble en el mar­co que a la Re­pú­bli­ca le ad­ju­di­ca el cum­pli­mien­to pleno de la Cons­ti­tu­ción. u Es in­ten­ción de es­te fo­ro de con­ver­gen­cia tra­ba­jar jun­to a to­das las fuer­zas po­lí­ti­cas pa­ra con­sen­suar un acuer­do de cum­pli­mien­to pro­gra­má­ti­co es­te mis­mo año. Es­te acuer­do ten­drá que ar­ti­cu­lar­se en torno a las po­lí­ti­cas pú­bli- cas que per­mi­tan re­cu­pe­rar los va­lo­res de­fi­ni­to­rios de la Re­pú­bli­ca, ga­ran­tía de su de­sa­rro­llo jus­to y efi­cien­te. u Si es­te acuer­do de cum­pli­mien­to pro­gra­má­ti­co se con­cre­ta­ra, la Ar­gen­ti­na in­gre­sa­ría en un ci­clo de pro­fun­da dis­ten­sión y pa­ci­fi­ca­ción. El eje de la ex­pec­ta­ti­va so­cial se ha­bría des­pla­za­do del “quién va a ha­cer las co­sas que de­ben ha­cer­se” al “qué co­sas es pre­ci­so ha­cer”. u En con­clu­sión, al rea­li­zar es­ta con­vo­ca­to­ria cree­mos que ha lle­ga­do, tam­bién pa­ra los em­pre­sa­rios ar­gen­ti­nos, la ho­ra de la con­ver­gen­cia. u Esa ho­ra aus­pi­cio­sa que ri­ge en el pre­sen­te el en­cuen­tro de los pue­blos me­dian­te la in­te­gra­ción in­ter­na­cio­nal, el diá­lo­go in­ter­re­li­gio­so, la bús­que­da de uni­dad por par­te de los tra­ba­ja­do­res y de­más ac­to­res so­cia­les, la in­ter­de­pen­den­cia en­tre la cul­tu­ra y el tra­ba­jo, la téc­ni­ca y la éti­ca. u Esa ho­ra que, a otras na­cio­nes les ha per­mi­ti­do avan­zar exi­to­sa­men­te por el ca­mino del de­sa­rro­llo sos­te­ni­ble y el en­cuen­tro pro­ve­cho­so con el mun­do. t

En Pa­ler­mo. Jun­tos, el agro, los ban­cos, la in­dus­tria, la Bol­sa de Co­mer­cio, y otros sec­to­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.