Exis­ten al­ter­na­ti­vas pa­ra pro­du­cir sin agro­quí­mi­cos en las zo­nas pe­riur­ba­nas

En zo­nas pe­riur­ba­nas, el IN­TA prue­ba con di­ver­sas ro­ta­cio­nes de cul­ti­vos. Las claves del ma­ne­jo.

Clarin - Rural - - TAPA - José Bo­net­to Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

En el IN­TA Mar­cos Jua­rez ob­tu­vie­ron bue­nos re­sul­ta­dos ro­tan­do tri­go, sor­go, maíz y so­ja.

A par­tir de úl­ti­mo in­vierno, el IN­TA Mar­cos Juárez co­men­zó a pro­bar al­ter­na­ti­vas pro­duc­ti­vas sin el uso de agro­quí­mi­cos pa­ra los cam­pos pe­riur­ba­nos, que son aque­llos lin­de­ros a los pue­blos. Pa­ra ello im­ple­men­tó un mó­du­lo de pro­duc­ción agrí­co­la res­trin­gi­do al uso de pro­duc­tos de sín­te­sis química en un 100%.

El ob­je­ti­vo de es­te mó­du­lo es bus­car las al­ter­na­ti­vas so­cio­eco­nó­mi­cas, eco­ló­gi­cas y tec­no­ló­gi­ca­men­te via­bles.

Al mo­men­to se rea­li­za­ron lso cul­ti­vos tra­di­cio­na­les pa­ra la zo­na: maíz, so­ja, tri­go, sor­go gra­ní­fe­ro y al­fal­fa pa­ra ro­llos y far­dos, con re­sul­ta­dos acep­ta­bles y, ade­más, se hi­cie­ron prue­bas con cul­ti­vos al­ter­na­ti­vos, co­mo la ar­ve­ja.

En un sis­te­ma sin uso de agro­qui­mi­cos el ma­yor pro­ble­ma que se pre­sen­ta es el con­trol de las ma­le­zas ya que no se dis­po­ne de her­bi­ci­das pa­ra los con­tro­les. En su re­em­pla­zo se ha­cen con­tro­les me­cá­ni­cos con ras­tra de dis­cos do­ble ac­ción, ro­los pa­ra des­te­rro­nar y ras­tras rotativas pa­ra rea­li­zar des­ma­le­za­dos tem­pra­nos.

Otra prác­ti­ca cul­tu­ral pa­ra com­pe­tir con las ma­le­zas es la siem­bra de cul­ti­vos de co­ber­tu­ra, en es­te ca­so, se im­plan­tó Vi­cia vi­llo­sa, una es­pe­cie muy com­pe­ti­do­ra con las ma­le­zas.

Con un ré­gi­men de llu­vias de 900 mi­lí­me­tros, co­mo el de la zo­na de Mar­cos Juárez, es­ta le­gu­mi­no­sa pue­de pro­du­cir has­ta 8.000 kg ma­te­ria se­ca por hec­tá­rea.

En el in­vierno de 2013, el pri­me­ro de las ex­pe­ri­men­ta­cio­nes, se sem­bró un tri­go, pa­ra ello no apli­ca­ron fer­ti­li­zan­tes quí­mi­cos y se reali­zó con­tro­la­ron las ma­le­zas con una ras­tra do­ble ac­ción.

Con un buen de­sa­rro­llo y sin pro­ble­mas sa­ni­ta­rios no­ta­bles, se co­se­cha­ron 18 qq/ha, de pro­me­dio. Es­te grano tie­ne el plus de ser pro­du­ci­do sin agro­quí­mi­cos, por lo cual se pue­de con­se­guir has­ta un 30% a 50% de so­bre­pre­cio.

Tam­bién du­ran­te el in­vierno se im­plan­tó ar­ve­ja. En es­te ca­so, la ex­pe­rien­cia no fue tan bue­na por la fuer­te pre­sión de ma­le­zas y de pul­go­nes, que fue­ron con­tro­la­dos sa­tis­fac­to­ria­men­te por los in­sec­tos be­né­fi­cos.

Pa­ra el ve­rano, la se­cuen­cia de cul­ti­vos con­ti­nuó con al­fal­fa, so­ja de pri­me­ra (una más temprana y otra más tar­día) y un do­ble cul­ti­vo sor­go gra­ní­fe­ro/Vi­cia vi­llo­sa.

El cul­ti­vo que me­jor vie­ne com­pi­tien­do con las ma­le­zas, has­ta el mo­men­to, es el sor­go gra­ní­fe­ro.

En el ca­so de las siem­bras tem­pra­nas, un fuer­te gra­ni­zo, cuan­do ce­rra­ban el en­tre­sur­co, pro­vo­có un atra­so en su ci­clo, amén que una ma­le­za de ho­ja fi­na in­va­dió el cul­ti­vo y pro­vo­có una mer­ca en el ren­di­men­to. Igual­men­te se co­se­cha­ron 20 qq/ha.

En el ca­so de la so­ja tar­día, sem­bra­da en di­ciem­bre, hu­bo fuer­te pre­sen­cia de todo el gru­po de oru­gas de­fo­lia­do­ras, cor­ta­do­ras y tam­bién chin­ches. Pa­ra su con­trol, se apli­có tie­rra de dia­to­meas y el pro­duc­to fue muy efi­caz en el con­trol en los es­ta­dios tem­pra­nos. En es­te ca­so se co­se­cha­ron 27qq/ ha. Al igual que en el tri­go, la so­ja no OGM es un pro­duc­to con pre­cio di­fe­ren­cial tan­to por ca­li­dad de pro­duc­to y co­mo se­mi­lla.

El maíz que se im­plan­tó fue un hí­bri­do no ge­né­ti­ca­men­te mo­di­fi­ca­do, sem­bra­do en fe­cha tar­día, so­bre ras­tro­jo de Vi­cia vi­llo­sa.

De­bi­do a di­ver­sas cues­tio­nes prác­ti­cas, su ren­di­mien­to de­bió ser es­ti­ma­do y arro­jó, apro­xi­ma­da­men­te, 100 qq/ha, sin con­si­de­rar en el con­teo las plan­tas caí­das.

A mo­do de con­clu­sión, con­si­de­ro que las si­tua­cio­nes de con­flic­to en los en­tor­nos pe­riur­ba­nos, res­pec­to a la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria, ten­drían una po­si­ble so­lu­ción con los planteos pro­duc­ti­vos del ti­po or­gá­ni­co y agroe­co­ló­gi­cos.

En es­tos ca­sos, el uso de mi­cro­or­ga­nis­mos es­pe­cí­fi­cos de sue­lo, ino­cu­lan­tes de se­mi­lla, cu­ra se­mi­llas bio­ló­gi­cos o la tie­rra de dia­to­meas, son al­gu­nas de la he­rra­mien­tas dis­po­ni­bles y per­mi­ti­das. Ade­más, tie­nen la ven­ta­ja de que se apli­can con la ma­qui­na­ria co­no­ci­da por el pro­duc­tor. Sin em­bar­go, la aten­ción de­be es­tar pues­ta en el mo­men­to de apli­ca­ción.

En ca­so de apli­car mi­cro­or­ga­nis­mos, co­mo por ejem­plo los Bt, se de­be pul­ve­ri­zar en ho­ra de ba­ja in­ten­si­dad de luz -ya que son fo­to lá­bi­les- y cuan­do las lar­vas ob­je­ti­vo de la apli­ca­ción se en­cuen­tran en es­ta­dios pri­ma­rios. t No­ta de la Re­dac­ción: El au­tor es in­ge­nie­ro agró­no­mo de IN­TA Mar­cos Juárez.

Com­pe­ti­dor. El sor­go es uno de los cul­ti­vos de ve­rano con los que se es­tá en­sa­yan­do. Has­ta el mo­men­to, se com­por­ta co­mo una muy bue­na es­pe­cie pa­ra com­pe­tir con las ma­le­zas de ve­rano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.