Hoy: so­ja con ca­viar

En el centro del Uru­guay, el ar­gen­tino An­to­nio Bou­za­da apos­tó a una in­ten­si­fi­ca­ción agrí­co­la a fon­do. Tie­ne el equi­po de rie­go más lar­go de ese país, con ca­si un ki­ló­me­tro, hi­zo una re­pre­sa ar­ti­fi­cial pa­ra abas­te­cer­lo, y allí cria­rá los es­tu­rio­nes que pro

Clarin - Rural - - TAPA - TRI­NI­DAD, URU­GUAY. EN­VIA­DO ES­PE­CIAL Pablo Lo­sa­da plo­sa­da@cla­rin.com

Agre­gar va­lor a la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria es un deo­rien­tal. safío que to­dos los pro­duc­to­res qui­sie­ran asu­mir, pe­ro no siem­pre es fá­cil lle­var­lo a ca­bo. An­to­nio Bou­za­da, en­tre­rriano, du­pli­có la apues­ta en ese sen­ti­do y es­tá agre­gan­do va­lor a un la­do y al otro del “char­co”.

Cla­rín Ru­ral lo vi­si­tó en su cam­po San­ta Ru­fi­na, en Tri­ni­dad, en el centro del Uru­guay. Al otro la­do del río Uru­guay, el pro­duc­tor es­tá bus­can­do re­pli­car el mo­de­lo de pro­duc­ción que tie­ne en Ar­gen­ti­na, ba­sa­do en la in­te­gra­ción y en la in­ten­si­fi­ca­ción agrí­co­la.

Pa­ra­je Ro­cío, una em­pre­sa de Bou­za­da, ge­ren­cia los cam­pos pro­pios y arren­da­dos en el país Tra­ba­ja un to­tal de 5.700 hec­tá­reas, de las cua­les 1.550 son pro­pias y el res­to arren­da­das. Den­tro de la su­per­fi­cie pro­pia, San­ta Ru­fi­na tie­ne 950 hec­tá­reas y El Ta­la, el otro cam­po, 600.

Bou­za­da, con unos diez años de ex­pe­rien­cia pre­via en la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria, lle­ga a Uru­guay en el año 2007. En ese mo­men­to ad­quie­re San­ta Ru­fi­na, con un cla­ro ob­je­ti­vo, que él re­su­me: “La idea es ex­por­tar el ‘know how’ a dis­tin­tos paí­ses y de esa for­ma apro­ve­char las ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas que ofre­cen”.

Pa­ra él, lle­var to­do el co­no­ci­mien­to a Uru­guay sig­ni­fi­ca­ba tras­la­dar to­da la ex­pe­rien­cia fun­da­men­tal acu­mu­la­da en la pro­duc­ción agrí­co­la con el rie­go y la trans­for­ma­ción de las ma­te­rias pri­mas en pro­teí­na cár­ni­ca de ma­yor va­lor.

Bou­za­da es abo­ga­do de pro­fe­sión y vie­ne com­ple­ta­men­te de otro “pa­lo” al de la agri­cul­tu­ra. Tie­ne un la­bo­ra­to­rio que pro­du­ce in­gre­dien­tes ac­ti­vos far­ma­céu­ti­cos en Pa­ra­ná, En­tre Ríos. Cer­ca de ahí, en Vic­to­ria, tie­ne su cam­po in­sig­nia, San Fer­nan­do, que es el mo­de­lo que él bus­ca re­fle­jar en Uru­guay. En San Fer­nan­do tie­ne pro­duc­ción agrí­co­la de punta y una gran­ja de cer­dos de 800 ma­dres en pro­duc­ción, que co­men­za­rá a tra­ba­jar a pleno en abril. En es­te mo­de­lo de in­te­gra­ción, la agri­cul­tu­ra pro­du­ce to­do el ali­men­to de la gran­ja y par­te de él se in­dus­tria­li­za co­mo acei­te o ex­pe­ller. Ade­más, jun­to a un gru­po de em­pre­sa­rios en­tre­rria­nos, y apo­ya­dos por el go­bierno pro­vin­cial, es­tán desa­rro­llan­do un pro­yec­to acuí­co­la, cuen­ta el pro­duc­tor. Den­tro de es­te ne­go­cio, ca­da una de las par­tes ten­drá una fun­ción dis­tin­ta, ex­pli­ca Bou­za­da. En el ca­so de él, fa­bri­ca­rá el ali­men­to es­pe­cial pa­ra la ali­men­ta­ción de los pe­ces.

Y, co­mo to­do tie­ne que ver con to­do, en Uru­guay, Bou­za­da tam­bién es­tá pla­nean­do su pro­pio pro­yec­to acuí­co­la, de pro­duc­ción de ca­viar. De es­ta ma­ne­ra, el ali­men­to que ela­bo­re en Ar­gen­ti­na lo ex­por­ta­rá al otro la­do del Río Uru­guay pa­ra ali­men­tar a los es­tu­rio­nes, el pez que pro­du­ce el ca­viar (Ver El agua y...).

En San­ta Ru­fi­na, par­te de la pro­duc­ción agrí­co­la es­tá bajo rie­go. “Yo me fa­bri­qué mi pro­pia

agua”, di­ce Bou­za­da, re­fe­rién­do­se a la obra hi­dráu­li­ca que hi­zo en el cam­po y que con­sis­tió en con­ver­tir una gran cañada en un re­pre­sa de 35 hec­tá­reas, ya que en Uru­guay es muy di­fí­cil te­ner agua de na­pa en los cam­pos. De ese es­pe­jo de agua to­ma la ne­ce­sa­ria pa­ra re­gar 400 hec­tá­reas del cam­po y en ese mis­mo lu­gar cria­rá a los es­tu­rio­nes.

“En San­ta Ru­fi­na te­ne­mos el bra­zo de rie­go más lar­go de Uru­guay. Tie­ne 980 me­tros”, se­ña­la el pro­duc­tor, quien se va­lió de las ven­ta­jas im­po­si­ti­vas que ofre­ce la Ley de In­ver­sio­nes uru­gua­ya pa­ra la com­pra del equi­po.

“Por so­bre la in­ver­sión del rie­go, nos des­cuen­tan el 51% de im­pues­tos. Es de­cir, que el equi­po nos cues­ta la mi­tad”, apun­ta, con asom­bro, Bou­za­da.

Por otra par­te, en es­te mo­men­to, en la re­pre­sa, se es­tán ha­cien­do los es­tu­dios de pre­fac­ti­bi­li­dad, téc­ni­cos y fi­nan­cie­ros, del pro­yec­to de la cría de es­tu­rio­nes. El rie­go es una pa­ta más del pro­ce­so de in­ten­si­fi­ca­ción que el pro­duc­tor ha­ce en San­ta Ru­fi­na, un cam­po que tie­ne un pa­sa­do com­ple­ta­men­te ga­na­de­ro, co­mo ocu­rre con mu­chos cam­pos uru­gua­yos. Allí, Bou­za­da tie­ne una ro­ta­ción clá­si­ca. Se ha­ce tri­go o ce­ba­da/so­ja de se­gun­da-maíz-so­ja de pri­me­ra.

En es­te mo­men­to, a par­tir de la reunión de da­tos de ren­di­mien­tos his­tó­ri­cos que vie­nen ha­cien­do, co­men­za­rán con el desa­rro­llo de la agri­cul­tu­ra por am­bien­tes.

“En los cam­pos uru­gua­yos hay mu­cha va­ria­bi­li­dad am­bien­tal en­tre los buenos y los ma­los si­tios. En­ton­ces to­das las prác­ti­cas de ma­ne­jo di­fe­ren­cial tie­nen un al­to im­pac­to en el re­sul­ta­do”, di­ce Pablo Bruz­zo­ni, ase­sor ex­terno de Bou­za­da en los cam­pos de Vic­to­ria y Uru­guay. Por su par­te, Ho­ra­cio Ama­vet, ad­mi­nis­tra­dor de San Fer­nan­do (En­tre Ríos) y de los cam­pos en Uru­guay, co­men­ta que has­ta el mo­men­to el ma­ne­jo es ho­mo­gé­neo pa­ra to­dos los am­bien­tes del cam­po. “Se tra­ba­ja con do­sis de fer­ti­li­zan­te de 160 ki­los/ ha de urea en tri­go, 260 ki­los/ha en maíz con rie­go y 190 ki­los/ha en se­cano de maíz. Ade­más el maíz re­ci­be 140 kg/ha de fos­fa­to mo­no­amó­ni­co (MAP) cuan­do se lo rie­ga y 100 kg/ha de MAP en se­cano”, ejem­pli­fi­ca Ama­vet. Y agre­ga: “No hay no­ta­bles de­fi­cien­cias de otros nu­trien­tes, co­mo po­ta­sio o azu­fre; en cam­bio, la gran limitante es la pro­fun­di­dad de los suelos”.

En es­te mo­men­to to­da la su­per­fi­cie agrí­co­la de San­ta Ru­fi­na es­tá sem­bra­da con maíz y so­ja, que pue­den ser de siem­bras tem­pra­nas o tar­días, de acuer­do a la ro­ta­ción. “Los ma­te­ria­les tar­díos de maíz se com­por­tan me­jor que los tem­pra­nos, en es­ta zo­na”, di­ce Fla­vio Ba­rre­to, ar­gen­tino, y ge­ren­te de San­ta Ru­fi­na y El Ta­la, que aña­de que to­da la pro­duc­ción se ven­de co­mo grano.

La vi­sión ar­gen­ti­na pa­ra agre­gar va­lor a la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria es­tá cla­ra, so­lo ne­ce­si­ta de un con­tex­to ade­cua­do que le per­mi­ta ins­ta­lar­se y cre­cer.

So­ji­ta cha­rrúa. Bou­za­da, de pie, y Fla­vio Ba­rre­to, en­car­ga­do del cam­po en Tri­ni­dad,

re­vi­san la so­ja.

El más lar­go. La lon­gi­tud to­tal del bra­zo de rie­go en San­ta Ru­fi­na es la más ex­ten­sa de to­do Uru­guay: mi­de 980 me­tros. El agua pro­vie­ne de una re­pre­sa ar­ti­fi­cial de 35 hec­tá­reas he­cha en el cam­po.

Equi­po. De izq. a der., Ba­rre­to, Bruz­zo­ni y Ama­vet. Al fon­do, la re­pre­sa cla­ve.

La acui­cul­tu­ra. Ade­lan­te, Luis Com­pag­nuc­ci, ase­sor acuí­co­la, jun­to a An­to­nio Bou­za­da, en la re­pre­sa del cam­po. El ase­sor es­tá mi­dien­do la tem­pe­ra­tu­ra y la con­cen­tra­ción de oxí­geno del agua, eva­lua­ción pre­via pa­ra la cría de los es­tu­rio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.