Una “Jun­ta” de vo­lun­ta­des

Clarin - Rural - - LOS TEMAS DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

“La po­lí­ti­ca es el ar­te de bus­car pro­ble­mas, en­con­trar­los, ha­cer un diag­nós­ti­co fal­so y apli­car des­pués los re­me­dios equi­vo­ca­dos”, de­cía Marx (Grou­cho, por su­pues­to). La ci­ta es muy co­no­ci­da, pe­ro vie­ne al ca­so la in­sis­ten­cia. Aquí se vie­ne ha­blan­do mu­cho de re­crear la Jun­ta Na­cio­nal de Gra­nos. Y aho­ra al­gún pro­yec­to de ley co­mien­za a me­near­se en el Con­gre­so.

En el ar­te de bus­car pro­ble­mas, el (o la) político/a de ma­rras pi­pe­teó afue­ra del Er­len­me­yer. En la Ar­gen­ti­na de la Se­gun­da Re­vo­lu­ción de las Pam­pas, fre­na­da con mu­cho em­pe­ño por el go­bierno K, uno de los pro­ble­mas es la fal­ta de di­vi­sas. Y es­ta es­ca­sez de­vie­ne de dos co­sas: la pro­duc­ción ya no cre­ce con el rit­mo de has­ta ha­ce seis años, y los re­que­ri­mien­tos au­men­tan ex­po­nen­cial­men­te por la cri­sis ener­gé­ti­ca.

Fren­te a es­ta reali­dad, el diag­nós­ti­co le pifia fie­ro. Los que pro­po­nen, co­mo re­me­dio, vol­ver a un or­ga­nis­mo es­ta­tal pa­ra el co­mer­cio de gra­nos se com­pra­ron el bu­zón de que un gru­po de mal­va­dos ex­por­ta­do­res mo­no­pó­li­cos es­tán aca­pa­ran­do los so­ja­dó­la­res, su­mien­do al país en una an­gus­tio­sa ina­ni­ción de ensalada de ver­des. In­fan­til.

Acá que­dan 5 mi­llo­nes de to­ne­la­das de so­ja, ape­nas el 10% de la úl­ti­ma co­se­cha, y fal­tan dos me­ses pa­ra que in­gre­se la pró­xi­ma. La in­dus­tria que pro­ce­sa y ex­por­ta los de­ri­va­dos de la olea­gi­no­sa (ha­ri­na de al­to con­te­ni­do pro­tei­co, acei­te, bio­die­sel, le­ci­ti­na, etc) es­tá a me­dia má­qui­na por­que fal­ta mer­ca­de­ría. Y no por­que fal­te el or­ga­nis­mo qui­mé­ri­co que le ayu­de al país a ven­der­la me­jor en el mun­do. Y al go­bierno ha­cer­se de las di­vi­sas con el rit­mo que mar­can sus ur­gen­cias, que po­co tie­nen que ver con los ci­clos bio­ló­gi­cos de las co­se­chas ni con el flu­jo co­mer­cial nor­mal.

Las Jun­tas per­te­ne­cen al si­glo pa­sa­do. Los úl­ti­mos re­sa­bios han des­apa­re­ci­do en años re­cien­tes, no sin ha­ber te­ni­do que ven­cer fo­cos de re­sis­ten­cia, nor­mal­men­te

A ma­yor gra­do de li­ber­tad, me­jor res­pues­ta pro­duc­ti­va y sa­lud eco­nó­mi­ca

li­ga­dos a bu­ro­cra­cias o ni­chos de co­rrup­ción. El ca­so más em­ble­má­ti­co es el del Aus­tra­lian Wheat Board, que ter­mi­nó de caer en 2005, cuan­do le cam­bia­ron tri­go por pe­tró­leo a Sad­dam Hous­sein, en una ope­ra­ción en la que un al­to fun­cio­na­rio del AWH ter­mi­nó pro­ce­sa­do cuan­do se des­cu­brió que el ne­go­cio im­pli­ca­ba tam­bién trá­fi­co de ar­mas. La AWB pa­só a ser una so­cie­dad de pro­duc­to­res, que rá­pi­da­men­te la ven­die­ron a la can­dien­se Agrium. Un tiem­po des­pués Agrium se la ven­dió a Car­gill.

La Ca­na­dian Wheat Coun­cil no co­rrió me­jor suer­te. Te­nía el mo­no­po­lio de com­pra de tri­go has­ta que ha­ce unos años se abrió el mer­ca­do. Des­de en­ton­ces los pro­duc­to­res fue­ron op­tan­do por los ac­to­res pri­va­dos, que­ján­do­se de las al­tas ta­ri­fas de al­ma­ce­na­je del or­ga­nis­mo pú­bli­co. Que­da­rá de­fi­ni­ti­va­men­te di­suel­ta en 2016, pe­ro ya na­die es­pe­ra el re­sul­ta­do de la au­top­sia.

Aquí la Jun­ta Na­cio­nal de Gra­nos se di­sol­vió en 1991. Ya era irre­le­van­te, y se ha­bía he­cho una tris­te fa­ma cuan­do fue el ins­tru­men­to de los nun­ca bien pon­de­ra­dos po­llos de Maz­zo­rin. La ge­nial mo­vi­da del go­bierno de Al­fon­sin des­ti­na­da a fre­nar la in­fla­ción ga­lo­pan­te. El Se­na­sa, or­ga­nis­mo que sí es in­dis­pen­sa­ble, co­mo sus pa­res de to­do el mun­do, fre­nó su sa­li­da al mer­ca­do por pro­ble­mas sa­ni­ta­rios. Un desas­tre pa­ra la ima­gen del go­bierno, pe­ro tam­bién pa­ra la in­dus­tria aví­co­la, que tar­dó años en re­cu­pe­rar­se del even­to.

En 1989 la pro­duc­ción agrí­co­la ha­bía to­ca­do un pi­so de 27 mi­llo­nes de to­ne­la­das. Ya en 1996 se ha­bían re­cu­pe­ra­do las 45 de me­dia­dos de los 80. A par­tir de en­ton­ces se cre­ció a un rit­mo de 4 mi­llo­nes de to­ne­la­das por año has­ta ro­zar las 100 en 2008. Una enor­me olea­da de in­ver­sio­nes en plan­tas de pro­ce­sa­mien­to y puer­tos pri­va­dos per­mi­tie­ron ex­por­tar ca­da vez con ma­yor va­lor agre­ga­do. A ma­yor gra­do de li­ber­tad, me­jor res­pues­ta pro­duc­ti­va y me­jor sa­lud ma­cro­eco­nó­mi­ca.

Ha­ga­mos una Jun­ta en se­rio, una Jun­ta de vo­lun­ta­des pa­ra re­to­mar el sen­de­ro de la li­ber­tad. t

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.