En aler­ta por las pla­gas “no blan­co”

El con­trol que ha­rá la so­ja Bt pue­de dar es­pa­cio a la apa­ri­ción de otros in­sec­tos en so­ja, di­ce un ex­per­to.

Clarin - Rural - - LA SANIDAD DE LOS CULTIVOS - Cla­rín Ru­ral cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

La so­ja trans­gé­ni­ca con to­le­ran­cia a le­pi­dóp­te­ros hi­zo su de­but en es­ta cam­pa­ña en la agri­cul­tu­ra ar­gen­ti­na.

Oru­gas, co­mo la me­di­do­ra, fal­sa me­di­do­ra, bo­li­lle­ra, An­ti­car­sia y otras me­no­res, co­mo la ga­ta pe­lu­da, el ba­rre­na­dor del bro­te y la iso­ca de la al­fal­fa, pa­re­ce que ya no se­rán un pro­ble­ma, sos­tie­ne Da­niel Igar­zá­bal, ex­per­to cor­do­bés en pla­gas.

Así co­mo las plan­tas Bt con­tro­lan las pla­gas ob­je­ti­vo, la re­duc­ción en el uso de in­sec­ti­ci­das con la adop­ción de es­ta tec­no­lo­gía y el po­si­ble efec­to de es­ta in­no­va­ción so­bre los con­tro­la­do­res bio­ló­gi­cos, po­dría, in­di­rec­ta­men­te, fa­vo­re­cer la apa­ri­ción de otras pla­gas “no blan­co”, ad­vier­te el es­pe­cia­lis­ta. De es­ta for­ma, hay cua­tro cues­tio­nes prin­ci­pa­les que el pro­duc­tor de­be vi­gi­lar con la in­tro­duc­ción de la so­ja Bt en Ar­gen­ti­na: uE­fec­to so­bre las es­pe­cies na­tu­ral­men­te no sus­cep­ti­bles a la ex­pre­sión de la to­xi­na Bt, de­no­mi­na­da Cry1Ac. uIm­pac­to so­bre el ni­cho eco­ló­gi­co y las re­la­cio­nes de pa­ra­si­toi­des y pre­da­do­res del an­te­rior sis­te­ma con el nue­vo me­dio. uAu­men­to de la den­si­dad de otras pla­gas, co­mo chin­ches, por me­no­res tra­ta­mien­tos en las eta­pas ve­ge­ta­ti­vas del cul­ti­vo. uPo­si­bi­li­dad de ge­ne­rar re­sis­ten­cia en las oru­gas sus­cep­ti­bles a los nue­vos ma­te­ria­les.

Con res­pec­to al pri­mer as­pec­to, la sus­cep­ti­bi­li­dad a la so­ja Bt es di­fe­ren­cial en las es­pe­cies de oru­gas co­mu­nes que hay en la su­per­fi­cie so­je­ra ar­gen­ti­na. En Bra­sil, que es­tán es­tu­dian­do es­te as­pec­to, de­ter­mi­na­ron que, en las con­cen­tra­cio­nes de pro­teí­na tó­xi­ca del Bt, exis­ten di­fe­ren­cias en la to­le­ran­cia den­tro del gé­ne­ro Spo­dop­te­ra que, a su vez, es cien ve­ces me­nos sus­cep­ti­bles a la pro­teí­na tó­xi­ca que la An­ti­car­sia, ex­pli­ca Igar­zá­bal.

En los úl­ti­mos años, la pre­sen­cia de oru­gas del gé­ne­ro Spo­dop­te­ra es­tá en au­men­to en el cul­ti­vo de so­ja. A la co­no­ci­da Spo­dop­te­ra fru­gi­per­da (la co­go­lle­ra del maíz) se agre­ga Spo­dop­te­ra cos­mioi­des (la oru­ga del yu­yo co­lo­ra­do), ca­da vez más fre­cuen­te.

El adul­to de S. cos­mioi­des es una po­li­lla ro­bus­ta, en la que el ma­cho es dis­tin­to de la hem­bra. Es­tas son ca­pa­ces de co­lo­car has­ta 500 hue­vos por día, bajo con­di­cio­nes fa­vo­ra­bles, en la ca­ra in­fe­rior de la hoja de so­ja, cer­ca de la ner­va­du­ra cen­tral.

La lar­va tie­ne has­ta ocho es­ta­dos lar­va­les y, en el úl­ti­mo, la lon­gi­tud va­ría en­tre 40-45 mi­lí­me­tros, con tres lí­neas lon­gi­tu­di­na­les en el dor­so de co­lor na­ran­ja (una lí­nea cen­tral dis­con­ti­nua y dos laterales), con pun­tos blan­cos.

En­tre los as­pec­tos ca­rac­te­rís­ti­cos de su ataque, ex­pli­ca el ex­per­to, la lar­va co­me las ho­jas des­de el bor­de ha­cia el in­te­rior, o rea­li­za hue­cos res­pe­tan­do las ner­va­du­ras más grue­sas. En las eta­pas re­pro­duc­ti­vas del cul­ti­vo se ali­men­ta de vai­nas, sien­do és­tas pre­fe­ri­das por so­bre las ho­jas.

El cli­ma llu­vio­so y las al­tas tem­pe­ra­tu­ras fa­vo­re­cen sus bro­tes po­bla­cio­na­les, por lo que se es­pe­ran ata­ques más se­ve­ros pa­ra el Li­to­ral y el nor­te ar­gen­tino.

Res­pec­to al im­pac­to so­bre el ni­cho eco­ló­gi­co (im­pli­ca las re­la­cio­nes en­tre los or­ga­nis­mos de un sis­te­ma), Igar­zá­bal sos­tie­ne que al ser me­nos fre­cuen­tes las oru­gas que se ali­men­tan de la so­ja, los con­tro­la­do­res bio­ló­gi­cos ten­drán me­nos ali­men­to dis­po­ni­ble, de es­ta for­ma, sus po­bla­cio­nes se re­du­ci­rán.

En re­fe­ren­cia al ter­cer pun­to, el ex­per­to co­men­ta que al dis­mi­nuir o des­apa­re­cer los tra­ta­mien­tos in­sec­ti­ci­das pa­ra con­tro­lar oru­gas en las eta­pas ve­ge­ta­ti­vas de la so­ja (so­bre to­do de pi­re­troi­des y fos­fo­ra­dos), pue­den “dis­pa­rar­se” otras pla­gas co­mo las chin­ches, co­mo ocu­rrió en Bra­sil. Y, fi­nal­men­te, en lo re­fe­ren­te a la ge­ne­ra­ción de re­sis­ten­cias, an­ti­ci­pa que mu­chas es­pe­cies de oru­gas ge­ne­ra­ron re­sis­ten­cia al Ba­ci­llus thu­rin­gien­sis rá­pi­da­men­te. “La ex­po­si­ción re­pe­ti­da a es­tas pro­teí­nas po­dría lle­var a una se­lec­ción de in­di­vi­duos re­sis­ten­tes”, acla­ra.

La me­sa de la so­ja se sir­ve aho­ra con otro menú. Mu­chas es­pe­cies no van a ir a co­mer más allí. Y cuan­do se en­cuen­tren ho­jas de­fo­lia­das, tal vez la pre­gun­ta se­rá: “¿Quien se “cos­mió” la so­ja?”, con­clu­ye Igar­zá­bal.

El efec­to so­bre los con­tro­la­do­res bio­ló­gi­cos, un te­ma co­la­te­ral del Bt

Po­ten­te. A la izq. se com­pa­ra dos es­pe­cies de Spo­dop­te­ra. La más pe­que­ña es fru­gi­per­da y la otra, ca­mi­nan­do so­bre el ta­llo de una so­ja, es cos­mioi­des. A la de­re­cha, el ex­per­to Da­niel Igar­zá­bal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.