A cui­dar las pas­tu­ras de las mi­co­to­xi­nas

El ca­lor tra­jo ca­sos de sín­dro­me dis­tér­mi­co, un gra­ve pro­ble­ma que pue­de lle­gar tam­bién en el oto­ño.

Clarin - Rural - - SANIDAD ANIMAL ROBOS RURALES - An­drés Ma­ti­na­ta cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

En la Cuen­ca del Sa­la­do, el año 2014 co­men­zó con tem­pe­ra­tu­ras muy ele­va­das, que im­pac­ta­ron de lleno en la ac­ti­vi­dad ga­na­de­ra. Con re­gis­tros tér­mi­cos que, en mu­chos ca­sos, su­pe­raron con hol­gu­ra los 30°, se re­gis­tra­ron ca­sos del “sín­dro­me dis­tér­mi­co” en bo­vi­nos. Es­ta afec­ción se ob­ser­vó, so­bre to­do, en ro­deos que pas­to­rean en pra­de­ras con es­pe­cies con­so­cia­das de gra­mí­neas y le­gu­mi­no­sas y cuan­do las pri­me­ras ya es­ta­ban se­mi­llan­do.

Es­ta si­tua­ción pu­so en aler­ta a los ga­na­de­ros de esa re­gión que buscan pre­ve­nir es­ta pro­ble­má­ti­ca, por­que el im­pac­to de las al­tas tem­pe­ra­tu­ras en sus ro­deos se re­fle­ja en una caí­da de la pro­duc­ti­vi­dad.

El mé­di­co ve­te­ri­na­rio, Juan In­sau­ga­rat, que tra­ba­ja en el área de in­fluen­cia de la lo­ca­li­dad bo­nae­ren­se de Sa­la­di­llo, ex­pli­có que el sín­dro­me dis­tér­mi­co es una en­fer­me­dad pro­vo­ca­da por la in­ges­tión de mi­co­to­xi­nas en gra­mí­neas in­fes­ta­das por el hon­go Cla­vi­ceps pur­pu­rea (lla­ma­do vul­ga­men­te, cor­ne­zue­lo).

En es­te pun­to, In­sau­ga­rat des­ta­có que exis­ten múl­ti­ples fac­to­res que con­di­cio­nan el gra­do de in­fes­ta­ción de una gra­mí­nea por el hon­go. En­tre los prin­ci­pa­les, hay que te­ner en cuen­ta la an­ti­güe­dad de la pas­tu­ra, las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas, la tem­pe­ra­tu­ra y la hu­me­dad am­bien­tal. “En ge­ne­ral, se afec­tan di­fe­ren­tes gra­mí­neas co­mo rai­grás, fes­tu­ca, ave­na y ce­ba­di­lla, en­tre otras”, sos­tu­vo el téc­ni­co.

Los sín­to­mas más evi­den­tes de es­ta pa­to­lo­gía en el ro­deo bo­vino son ba­beo, res­pi­ra­ción agi­ta­da e im­po­si­bi­li­dad de eli­mi­nar el ca­lor que, a su vez, im­pi­de la nor­mal ter­mo­rre­gu­la­ción en los ani­ma­les.

Ade­más, el pro­fe­sio­nal se­ña­ló que en al­gu­nos ca­sos pue­den pre­sen­tar­se ma­ni­fes­ta­cio­nes ner­vio­sas con ele­va­da tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral y es­trés tér­mi­co. Y a es­te cua­dro se agre­ga otro pro­ble­ma, la pér­di­da de pe­so por pro­ble­mas a la ho­ra de ali­men­tar­se.

An­te es­tos sín­to­mas, los ani­ma­les buscan som­bra y en­cuen­tran ali­vio por la no­che y en días fres­cos. De es­ta ma­ne­ra, en el ro­deo se re­gis­tran me­no­res ga­nan­cias dia­rias de pe­sos y, en ca­sos ex­tre­mos, la afec­ción pue­de lle­var a la muer­te del ani­mal.

Si bien afec­ta a más de una es­pe­cie, los bo­vi­nos son los más sus­cep­ti­bles a es­tas mi­co­to­xi­nas, que pue­den pro­vo­car dis­tin­tas pre­sen­ta­cio­nes, se­gún la épo­ca del año en que se pro­duz­ca. En con­cre­to, hay cua­tro sín­to­mas por la in­ges­tión de plan­tas in­fec­ta­das: gan­gre­na se­ca de ex­tre­mi­da­des (con pre­sen­ta­ción in­ver­nal), en for­ma con­vul­si­va, for­ma abor­ti­va y co­mo sín­dro­me dis­tér­mi­co. Afec­ta tan­to a ani­ma­les de tam­bo co­mo a los bo­vi­nos de car­ne y tam­bién a los que es­tán en con­fi­na­mien­to. Los ca­sos se pre­sen­tan en verano, oto­ño y fi­nes de pri­ma­ve­ra, en don­de pue­den ver­se afec­ta­dos en­tre el 75% y al 100% de los ani­ma­les.

El téc­ni­co sos­tu­vo que es fun­da­men­tal rea­li­zar un diag­nós­ti­co di­fe­ren­cial res­pec­to a otra en­fer­me­dad oca­sio­na­da por gra­mí­neas, la fes­tu­co­sis. Es­ta afec­ción pre­sen­ta sig­nos clí­ni­cos si­mi­la­res al sin­dro­me dis­tér­mi­co y ocu­rre cuan­do se con­su­men fes­tu­cas con­ta­mi­na­das con otro hon­go (Neotyp­ho­dium coenop­hia­lum).

En es­ta ins­tan­cia, se de­be rea­li­zar un exa­men clí­ni­co que de­be in­cluir aná­li­sis de fes­tu­co­sis en plan­tas y se­mi­llas. En es­te ca­so, las me­di­das de ma­ne­jo son: re­ti­rar a los ani­ma­les de los po­tre­ros con gra­mí­neas in­fes­ta­das y tam­bién ofre­cer agua fres­ca y lim­pia y, si es po­si­ble, brin­dar som­bra a los bo­vi­nos. t

Gra­mí­neas. Rai­grás, fes­tu­ca, ave­na y ce­ba­di­lla es­tán en­tre las afec­ta­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.