Los sen­so­res re­mo­tos pa­ra com­ba­tir a las ma­le­zas

El INTA di­ce que per­mi­ten aho­rrar 90% en her­bi­ci­das.

Clarin - Rural - - TAPA - INTA

Las ma­le­zas re­sis­ten­tes son uno de los prin­ci­pa­les pro­ble­mas que de­be en­fren­tar un pro­duc­tor agro­pe­cua­rio en la ac­tua­li­dad. En es­te con­tex­to, los ac­to­res del sec­tor -fa­bri­can­tes, pro­duc­to­res y con­tra­tis­tas- desa­rro­llan téc­ni­cas y tec­no­lo­gías que ha­cen más efi­cien­te el com­ba­te de ma­le­zas con ma­yor to­le­ran­cia a her­bi­ci­das.

Uno de esos desa­rro­llos que ha lo­gra­do ex­ce­len­tes re­sul­ta­dos es el de­tec­tor de ma­le­zas, no so­lo por la efi­cien­cia de tra­ba­jo sino tam­bién por el aho­rro de her­bi­ci­das, lo que tie­ne que ver con un me­nor im­pac­to eco­nó­mi­co en los cos­tos de pro­duc­ción y una ma­yor sus­ten­ta­bi­li­dad am­bien­tal.

Es­te equi­pa­mien­to tra­ba­ja iden­ti­fi­can­do las ma­le­zas des­de que tie­nen un ta­ma­ño de cin­co cen­tí­me­tros cua­dra­dos y las ro­cía con el cal­do, es de­cir que per­mi­te una apli­ca­ción es­pe­cí­fi­ca y evi­ta des­per­di­ciar her­bi­ci­da en zo­nas en don­de no hay pre­sen­cia de ma­le­zas.

Las plan­tas reac­cio­nan a to­das las for­mas de la luz, pe­ro reac­cio­nan más a la luz ro­ja. Es por es­to que los sen­so­res de­tec­to­res de ma­le­zas tie­nen una fuen­te ac­ti­va de luz ro­ja que bri­lla con­ti­nua­men­te en di­rec­ción al sue­lo. Cuan­do es­ta luz es apli­ca­da so­bre ma­te­rial ve­ge­tal vi­vo, la clo­ro­fi­la de la plan­ta ab­sor­be par­te de la luz ro­ja y otra par­te la emi­te co­mo luz in­fra­rro­ja (NIR), que se con­vier­te en la se­ñal que ac­ti­va la pul­ve­ri­za­ción.

Una vez iden­ti­fi­ca­da la plan­ta, el sen­sor en­vía una se­ñal eléc­tri­ca a la vál­vu­la de ac­ción ins­tan­tá­nea que de­be abrir y un sis­te­ma in­te­li­gen­te cal­cu­la el re­tra­so ne­ce­sa­rio pa­ra apli­car el pro­duc­to exac­ta­men­te so­bre la ma­le­za. Es­te sis­te­ma per­mi­te pul­ve­ri­zar de día y de no­che con la mis­ma efi­ca­cia.

En di­fe­ren­tes en­sa­yos a cam­po se ha com­pro­ba­do que con es­ta apli­ca­ción es­pe­cí­fi­ca de her­bi­ci­da con sen­so­res de ma­le­zas se lo­gra un aho­rro de has­ta el 90% de pro­duc­to, lo que sig­ni­fi­ca no so­lo un be­ne­fi­cio eco­nó­mi­co, sino un me­nor im­pac­to en el me­dio am­bien­te. Ade­más per­mi­te re­for­zar la do­sis so­lo en las si­tua­cio­nes que sea ne­ce­sa­rio, evi­tan­do la co­ber­tu­ra uni­for­me to­tal.

Al mis­mo tiem­po, la apli­ca­ción de los sen­so­res de ma­le­zas per­mi­te una ma­yor con­cen­tra­ción del her­bi­ci­da, lo que ayu­da a re­du­cir la re­sis­ten­cia de las ma­le­zas. Tam­bién re­du­ce con­si­de­ra­ble­men­te la de­ri­va, no so­lo por el bajo vo­lu­men de apli­ca­ción sino ade­más por el ti­po de ro­cia­do de go­ta gran­de, con la ven­ta­ja de po­der tra­ba­jar con cier­ta pre­sen­cia de vien­to y dis­mi­nuir en gran me­di­da los ries­gos en las apli­ca­cio­nes pe­riur­ba­nas.

Otra apli­ca­ción en la que se pue­de sa­car ven­ta­jas con es­ta tec­no­lo­gía es en la téc­ni­ca de “do­ble gol­pe”, en la que des­pués de 10-15 días de apli­ca­ción de un her­bi­ci­da hor­mo­nal se apli­ca un desecan­te. El pri­mer tra­ta­mien­to se pue­de rea­li­zar con una co­ber­tu­ra to­tal y la se­gun­da apli­ca­ción, la del desecan­te, se pue­de ha­cer con el de­tec­tor de ma­le­zas. En es­ta ex­pe­rien­cia es­tá tra­ba­jan­do el INTA a tra­vés del Pro­yec­to Agri­cul­tu­ra de Pre­ci­sión, con en­sa­yos a cam­po que se lle­va­rán a ca­bo en el bar­be­cho del pre­sen­te año.

Tan­to “Weed it” co­mo “Weed See­ker”, que son las dos mar­cas co­mer­cia­les de es­ta tec­no­lo­gía en nues­tro país, si bien va­rían en sus ca­rac­te­rís­ti­cas, en lo que res­pec­ta a sus be­ne­fi­cios son coin­ci­den­te­men­te con­tun­den­tes.

Al­go a te­ner en cuen­ta es que el im­pac­to de­pen­de en pri­mer lu­gar

Y el me­nor uso de her­bi­ci­das re­dun­da en un me­nor im­pac­to am­bien­tal

del gra­do de “en­ma­le­za­mien­to” de un cul­ti­vo. Es más re­co­men­da­ble su uso cuan­do el lo­te no ha­ya lle­ga­do a ni­ve­les en los que sea ne­ce­sa­ria una apli­ca­ción con co­ber­tu­ra to­tal, co­mo con­ven­cio­nal­men­te se ha­ce.

Ac­tual­men­te la compu­tado­ra que co­man­da es­tos equi­pos po­see po­cas pres­ta­cio­nes, pe­ro son las ne­ce­sa­rias pa­ra una rá­pi­da pues­ta a pun­to y sa­li­da al cam­po. En un fu­tu­ro se le adi­cio­na­rá una con­so­la que per­mi­ta ma­pear el ac­cio­na­mien­to de ca­da uno de los pi­cos, que ten­drá co­mo re­sul­ta­do un ma­pa de ma­le­zas útil prin­ci­pal­men­te pa­ra vi­sua­li­zar el gra­do de re­in­ci­den­cia de las mis­mas e iden­ti­fi­car las es­pe­cies que apa­re­cen año tras año pa­ra es­pe­ci­fi­car la re­ce­ta.

De to­dos mo­dos, los sen­so­res de ma­le­zas son una tec­no­lo­gía in­ci­pien­te en nues­tro país, por lo que aún que­dan al­gu­nos pro­ble­mas de es­truc­tu­ra y di­se­ño por re­sol­ver, pe­ro en lí­neas ge­ne­ra­les es­ta he­rra­mien­ta des­en­ca­de­na la ne­ce­si­dad de es­tu­dios de in­ge­nie­ría y tra­ba­jos a cam­po que el INTA se pro­po­ne ex­pe­ri­men­tar.

De es­ta ma­ne­ra, la agri­cul­tu­ra da un pa­so más ha­cia la bus­ca­da pre­ci­sión. t

Muy tecno. Los sen­so­res en­vían una luz ro­ja y las ma­le­zas de­vuel­ven una luz in­fra­rro­ja que ac­ti­va la pul­ve­ri­za­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.