Un “deal” en el que to­dos ga­nan

Clarin - Rural - - Los temas de la semana - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

En 1998, acom­pa­ñé a Jor­ge Cas­tro, por en­ton­ces Se­cre­ne­ce­si­tan ta­rio de Es­tra­te­gia del go­bierno na­cio­nal, en una gi­ra por la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar Chi­na. El ob­je­ti­vo era co­rro­bo­rar si, tal co­mo am­bos ima­gi­ná­ba­mos, Chi­na se con­ver­ti­ría en un mer­ca­do im­por­tan­te pa­ra el alu­vión de pro­duc­tos agrí­co­las que pro­me­tía la Se­gun­da Re­vo­lu­ción de las Pam­pas, que co­men­za­ba a des­ple­gar­se.

En la Ar­gen­ti­na se ha­bía li­be­ra­do la so­ja trans­gé­ni­ca, con re­sis­ten­cia a gli­fo­sa­to. La pri­me­ra com­pa­ñía que em­pleó el gen RR fue Ni­de­ra Se­mi­llas, una fla­man­te di­vi­sión de la tra­ding que ha­bía ate­rri­za­do 65 años an­tes en el país (1929). To­dos sa­bía­mos que la so­ja RR iba a desatar un fe­no­me­nal cre­ci­mien­to de la pro­duc­ción, y no so­lo de so­ja.

Al fa­ci­li­tar­se la ro­ta­ción agrí­co­la gra­cias a la siem­bra di­rec­ta, mi­llo­nes de hec­tá­reas con­de­na­das al uso ga­na­de­ro ex­ten­si­vo po­drían de­di­car­se a la agri­cul­tu­ra de al­ta pro­duc­ti­vi­dad. La pre­gun­ta: “a quién le va­mos a ven­der to­da es­ta so­ja, to­do es­te maíz, to­do es­te tri­go”.

La es­pe­ran­za es­ta­ba en Beijing. Yo ha­bía leí­do el li­bro de Les­ter Brown “Who will feed Chi­na” (Quién va a ali­men­tar a Chi­na). Su te­sis era que la de­man­da de pro­teí­nas ani­ma­les iba a pro­vo­car fal­tan­tes de gra­nos fo­rra­je­ros y ha­ri­na de so­ja. Jus­to lo que ne­ce­si­ta­ba la Ar­gen­ti­na. Tu­ve la ma­la idea de men­cio­nar­lo en una ce­na con un po­pe de pla­ni­fi­ca­ción del Par­ti­do Co­mu­nis­ta Chino. Ca­si se atra­gan­ta. Nos di­jo, a Cas­tro y a mí, que ese se­ñor Brown era una ame­na­za pa­ra su país, y que su lec­tu­ra es­ta­ba po­co me­nos que prohi­bi­da. Chi­na aca­ba­ba de im­por­tar su pri­mer mi­llón de to­ne­la­das de so­ja. “Fue por una ma­la co­se­cha, pe­ro el año que vie­ne nos re­cu­pe­ra­re­mos. Ol­ví­den­se de que se­re­mos gran­des im­por­ta­do­res de gra­nos”.

Fue un ba­ño de agua fría. “La reali­dad siem­pre se su­ble­va”, re­cuer­do que ra­zo­nó Cas­tro. Te­nía ra­zón.

Aho­ra Chi­na se es­tá me­tien­do en la ori­gi­na­ción de la so­ja que ne­ce­si­ta

Quin­ce años des­pués, Chi­na es­tá im­por­tan­do 60 mi­llo­nes de to­ne­la­das de so­ja. La so­ja es pa­ra ali­men­tar cer­dos, po­llos y to­do bicho que ca­mi­na y va a pa­rar al asa­dor. La emer­gen­te cla­se me­dia, quie­re po­ner una pe­chu­ga o una chu­le­ta de cer­do arri­ba del pla­to de arroz. El po­llo sa­le con fri­tas, mu­cho acei­te.

Ya el año pa­sa­do mos­tra­ron que la vo­ra­ci­dad car­ní­vo­ra no tie­ne lí­mi­tes. La com­pa­ñía Shuang­hui In­ter­na­tio­nal Hol­dings pa­gó 7.100 mi­llo­nes de dó­la­res por la cor­po­ra­ción es­ta­dou­ni­den­se Smith­field, lí­der en la pro­duc­ción de cer­dos. Fue tam­bién una for­ma de com­prar so­ja, maíz y agua con va­lor agre­ga­do.

Con es­te mar­co, se co­no­ce aho­ra la no­ti­cia de que Cof­co, una enor­me cor­po­ra­ción ali­men­ti­cia cu­yo prin­ci­pal ac­cio­nis­ta es el es­ta­do chino, com­pró el 51% de Ni­de­ra. ¿Qué es Ni­de­ra pa­ra ellos? Una em­pre­sa glo­bal de bá­si­cos ali­men­ti­cios. Ar­gen­ti­na es una pa­ta más, aun­que po­de­ro­sa. Un “ca­ño” que, de ida, bom­bea in­su­mos de al­ta tec­no­lo­gía ha­cia el cam­po. Y, a la vuel­ta, re­ci­be, pro­ce­sa y em­bar­ca la pro­duc­ción de so­ja, maíz, tri­go, gi­ra­sol, a to­do el mun­do. Chi­na es uno de los gran­des clien­tes.

Con es­te “deal”, los chi­nos se me­ten en la ori­gi­na­ción. Y Ni­de­ra se in­tro­du­ce más de lleno en el me­jor mer­ca­do con el acei­te re­fi­na­do, que sa­le en bo­te­llas de li­tro, eti­que­ta­do, des­de la plan­ta de Va­len­tín Al­si­na. Su ha­ri­na de so­ja va a ali­men­tar las gran­jas pis­cí­co­las de Da­lian y los po­llos de He­lon­jiang, que ter­mi­nan en uno de esos Ken­tucky Fried Chic­ken que inau­gu­ran ca­da 16 ho­ras. Re­ci­bi­rá los re­cur­sos ne­ce­sa­rios pa­ra pro­fun­di­zar su pre­sen­cia en se­mi­llas en Ar­gen­ti­na, Bra­sil, y Eu­ro­pa Orien­tal, don­de ya cam­pean los ge­nes desa­rro­lla­dos en su la­bo­ra­to­rio de bio­tec­no­lo­gía de Ju­nín y Ve­na­do Tuer­to que per­mi­ten con­tro­lar ma­le­zas te­rri­bles, co­mo el Oro­ban­que.

Oxí­geno pa­ra com­pe­tir en el tre­men­do mun­do del tra­ding, y en el no me­nos pe­lea­do ring de la bio­tec­no­lo­gía.

Am­bos ga­nan. Y la Ar­gen­ti­na se acer­ca a su prin­ci­pal clien­te. t

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.