En aler­ta, por dos fo­cos de ro­ya

Uno se de­tec­tó en el centro de San­ta Fe y el otro en el centro-sur de En­tre Ríos, in­di­có el INTA Per­ga­mino.

Clarin - Rural - - La sanidad de la soja - Cla­rín Ru­ral cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

Has­ta el mo­men­to, las ad­ver­ten­cias so­bre la apa­ri­ción de en­fer­me­da­des de fin de ci­clo se re­fe­rían a los pa­tó­ge­nos más co­no­ci­dos por el pro­duc­tor: aque­llos que apa­re­cen to­das las cam­pa­ñas. Sin em­bar­go, las con­di­cio­nes am­bien­ta­les ac­tua­les per­mi­tie­ron el desa­rro­llo de una en­fer­me­dad muy te­mi­da: la ro­ya asiá­ti­ca de la so­ja.

De acuer­do a un in­for­me di­fun­di­do por es­pe­cia­lis­tas en fi­to­pa­to­lo­gía de INTA Per­ga­mino, se de­tec­ta­ron dos fo­cos de es­ta en­fer­me­dad: uno en San Jus­to (centro de San­ta Fe) y otro en Ur­di­na­rrain (centro-sur de En­tre Ríos).

A es­tas apa­ri­cio­nes re­fie­re el in­for­me, pe­ro se de­be su­mar que las con­di­cio­nes am­bien­ta­les ac­tua­les son fa­vo­ra­bles pa­ra la dis­per­sión de las es­po­ras.

El es­pe­cia­lis­ta de INTA An­to­nio Ivan­co­vich aler­ta so­bre las con­di­cio­nes pre­dis­po­nen­tes pa­ra el desa­rro­llo de la en­fer­me­dad, de­bi­do a que son días con abun­dan­te ro­cío por más de ocho ho­ras y tem­pe­ra­tu­ras fa­vo­ra­bles pa­ra la ocu­rren­cia de in­fec­ción.

La ro­ya es una en­fer­me­dad de al­to po­ten­cial des­truc­ti­vo, de la cual hay dos es­pe­cies: una de ellas es Pha­kop­so­ra pachyr­hi­zi, ori­gi­na­ria de Asia, y la otra es Pha­kop­so­ra mei­bo­miae, ori­gi- naria de Su­da­mé­ri­ca, ex­pli­ca el in­for­me.

An­te es­ta si­tua­ción, el es­pe­cia­lis­ta re­co­mien­da in­ten­si­fi­car el mo­ni­to­reo de los lo­tes, ob­ser­ván­do­los ca­da dos o tres días, y eva­luan­do so­bre to­do las plan­tas en sus ho­jas ba­sa­les.

En­tre los sín­to­mas co­mu­nes, di­ce Ivan­co­vich, que se vi­sua­li­zan ma­yor­men­te en el en­vés, se pro­du­cen le­sio­nes de co­lor amarillo que pos­te­rior­men­te se tor­nan ma­rrón y ma­rrón-ro­ji­zo.

La in­fec­ción de las es­po­ras ocu­rre tam­bién con un mí­ni­mo de 6 ho­ras de ro­cío y tem­pe­ra­tu­ras óp­ti­mas en­tre 19 y 24°. Así, el pa­tó­geno pe­ne­tra en for­ma di­rec­ta a tra­vés de la cu­tí­cu­la y la epi­der­mis del cul­ti­vo, lo que ha­ce que la in­fec­ción sea rá­pi­da y fá­cil.

El ni­vel de pér­di­das cau­sa­do por la ro­ya de­pen­de del es­ta­do fe­no­ló­gi­co

Re­co­mien­dan in­ten­si­fi­car el mo­ni­to­reo de los lo­tes de so­ja

en que co­mien­zan los sín­to­mas y de su se­ve­ri­dad, des­ta­ca el tra­ba­jo. El ma­yor efec­to ne­ga­ti­vo de la en­fer­me­dad so­bre el cul­ti­vo se re­la­cio­na con la ma­du­rez an­ti­ci­pa­da y la ba­ja en el rin­de. Con al­tas tem­pe­ra­tu­ras y tiem­po se­co, la evo­lu­ción de la en­fer­me­dad es más len­ta.

Ape­nas se de­tec­ten sín­to­mas de la en­fer­me­dad, la apli­ca­ción de fun­gi­ci­da fo­liar es la al­ter­na­ti­va via­ble. Pa­ra tra­tar­la se de­ben usar tria­zo­les (cy­pro­co­na­zo­le, di­fe­no­co­na­zo­le, epo­xi­co­na­zo­le, te­bu­co­na­zo­le) y es­tro­bi­lu­ri­nas (azo­xis­tro­bi­na, py­ra­clos­tro­bin, y tri­floxys­tro­bin). t

Así se ve. Una hoja afec­ta­da por la en­fer­me­dad. Sus da­ños pue­den ser muy se­ve­ros si no se con­tro­la a tiem­po.

Es­pe­cia­lis­ta. An­to­nio Ivan­co­vich, del INTA Per­ga­mino, re­cor­dó que las con­di­cio­nes am­bien­ta­les de las úl­ti­mas se­ma­nas han si­do muy pre­dis­po­nen­tes pa­ra es­te pro­ble­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.