Con­se­jos pa­ra el fin de ci­clo

El ex­per­to San­tia­go Barberis de­ta­lla las es­tra­te­gias pa­ra en­fren­tar a las en­fer­me­da­des ac­tua­les.

Clarin - Rural - - La sanidad de la soja -

Den­tro de los fac­to­res reductores de los ren­di­mien­tos de la so­ja, se en­cuen­tran las ad­ver­si­da­des sa­ni­ta­rias. En es­te gru­po apa­re­cen con ma­yor fre­cuen­cia las de­no­mi­na­das “en­fer­me­da­des de fin de ci­clo” (EFC).

En­tre las más co­mu­nes, di­ce San­tia­go Barberis, re­co­no­ci­do ase­sor téc­ni­co de la pro­vin­cia de Bue- nos Aires, es­tán la man­cha ma­rrón (Sep­to­ria gli­ce­ne) y man­cha púr­pu­ra (Cer­cos­po­ra ki­ku­chi).

Los sín­to­mas de es­tas en­fer­me­da­des, di­ce Barberis, son vi­si­bles en to­das las eta­pas del cul­ti­vo.

Pa­ra el ca­so de Sep­to­ria, ejem­pli­fi­ca el téc­ni­co, la mis­ma pro­gre­sa des­de la par­te in­fe­rior de la plan­ta ha­cia la su­pe­rior por efec­to del sal­pi­ca­do de go­tas de llu­via en las ho­jas.

Una de las cla­ves, des­ta­ca, de acuer­do al es­ta­do ac­tual en el que se en­cuen­tra el cul­ti­vo, es el se­gui­mien­to del pro­gre­so de la en­fer­me­dad en la plan­ta.

La de­ter­mi­na­ción del gra­do de avan­ce de la en­fer­me­dad en al­tu­las ra es un da­to im­por­tan­te pa­ra la to­ma de de­ci­sión en el uso de los fun­gi­ci­das.

Al igual que con cual­quier otro in­su­mo, en el ca­so de los fun­gi­ci­das es ne­ce­sa­rio co­no­cer qué re­torno se ob­ten­drá por el uso del mis­mo. En es­te ca­so, pa­ra te­ner el me­jor re­torno, de­be apli­car­se cuan­do la en­fer­me­dad se en­cuen­tra en ni­ve­les muy ba­jos, aun por de­ba­jo de los um­bra­les de da­ño eco­nó­mi­co.

Res­pec­to al ma­ne­jo ac­tual de EFC, Barberis in­di­ca que el me­jor mo­men­to pa­ra rea­li­zar los tra­ta­mien­tos fun­gi­ci­das es­tá en­tre en­tre R3 y R5 (ini­cio de for­ma­ción de vai­nas-for­ma­ción de gra­nos).

En es­te ran­go fe­no­ló­gi­co se en­cuen­tra la ma­yor res­pues­ta al uso de fun­gi­ci­das.

Por otra par­te, res­pec­to al im­pac­to de las apli­ca­cio­nes, el téc­ni­co sos­tie­ne que la se­gu­ri­dad de te­ner pre­ci­pi­ta­cio­nes im­por­tan­tes du­ran­te el lle­na­do de gra­nos per­mi­ti­rá te­ner un pro­mi­so­rio fin de ci­clo, pe­ro a la vez un fa­vo­ra­ble pro­gre­so de las EFC. Por lo tan­to, la prác­ti­ca de apli­car fun­gi­ci­das en­tre R3 y R5 ten­drá gran im­pac­to.

Más aso­cia­do a un te­ma de mer­ca­do, Barberis sos­tie­ne que cuan­to ma­yor sea el pre­cio me­nor se­rá la can­ti­dad de ki­los ne­ce­sa­rios pa­ra cu­brir el cos­to de la apli­ca­ción.

Así, con­clu­ye que exis­ten muy bue­nas he­rra­mien­tas pa­ra de­ci­dir apli­car fun­gi­ci­das en so­ja. Es un capital que hay que usar, di­ce. t

Pul­ve­ri­za­ción. Cuan­to más va­le la so­ja, me­nos ki­los ha­cen fal­ta pa­ra pa­gar­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.