Los tam­bos ar­gen­ti­nos, gol­pea­dos por la in­fla­ción

Tras un di­fí­cil 2013, es­te año co­men­zó con un en­ca­re­ci­mien­to de los cos­tos de cer­ca del 16%. Los pre­cios lo­ca­les, me­di­dos en dó­la­res, ba­ja­ron.

Clarin - Rural - - Lechería - AACREA

Los tam­bos ar­gen­ti­nos ve­nían su­frien­do una suba de los cos­tos to­ta­les de pro­duc­ción su­pe­rior al au­men­to del pre­cio de la le­che en 2013 y la de­va­lua­ción y la ele­va­da in­fla­ción de 2014 ero­sio­na­rán aún más el bajo re­sul­ta­do eco­nó­mi­co de la ac­ti­vi­dad.

En un in­for­me pre­pa­ra­do por los Con­sor­cios Re­gio­na­les de Ex­pe­ri­men­ta­ción Agrí­co­la (CREA), se in­di­ca que en la se­gun­da mi­tad de 2013 el cos­to de pro­duc­ción de le­che cre­ció a una ta­sa del 2,8% men­sual. Por su par­te, el pre­cio de venta del li­tro subió a una ta­sa del 1,5%, lo que re­per­cu­tió ne­ga­ti­va­men­te en la ren­ta­bi­li­dad de los tam­bos.

Pos­te­rior­men­te, la de­va­lua­ción del pe­so si­guió en­ca­re­cien­do los cos­tos. Al me­nos el 60% de és­tos es­tá li­ga­do a la va­ria­ción del dó­lar -prin­ci­pal­men­te su­ple­men­ta­ción, agro­quí­mi­cos y se­mi­llas- y los pro­vee­do­res de esos pro­duc­tos ajus­ta­ron sus lis­tas de pre­cios en fun­ción de la nue­va pa­ri­dad.

Co­mo ejem­plo, en un mo­de­lo tam­be­ro de San­ta Fe con al­to ni- vel de su­ple­men­ta­ción, los cos­tos to­ta­les de pro­duc­ción au­men­ta­ron 16,1% com­pa­ran­do la si­tua­ción de di­ciem­bre de 2013 ver­sus enero de 2014. En el mis­mo lap­so, el pre­cio de la le­che au­men­tó co­mo má­xi­mo 5,6%, se­gún da­tos de las cuen­cas Oes­te y San­ta Fe. En un mo­de­lo tam­be­ro con bajo ni­vel de su­ple­men­ta­ción de la mis­ma pro­vin­cia, el au­men­to de cos­tos fue del 13,7%.

La si­tua­ción fi­nan­cie­ra de los tam­be­ros tam­bién se ve­rá de­te­rio­ra­da por la ele­va­da in­fla­ción de 2014, a par­tir del pla­zo de 40-45 días que trans­cu­rren en­tre la en­tre­ga del pro­duc­to y su co­bro, lo que diez­ma su capital cir­cu­lan­te. Co­mo los in­su­mos pa­ra ali­men­ta­ción, sa­ni­dad, et­cé­te­ra hay que pa­gar­los al con­ta­do, se de­be re­cu­rrir al cré­di­to con una ta­sa de in­te­rés su­pe­rior al 35% anual, muy por en­ci­ma del rit­mo de au­men­to del pre­cio de la le­che.

Lo des­crip­to lle­va­rá a mu­chos tam­be­ros a un círcu­lo vicioso que co­mien­za con la sus­pen­sión de las in­ver­sio­nes, pa­ra lue­go de­jar de man­te­ner las ins­ta­la­cio­nes y las me­jo­ras fi­jas. Fi­nal­men­te, se ter­mi­na re­du­cien­do los cos­tos va­ria­bles -por ejem­plo apli­ca­ción de fer­ti­li­zan­tes en las pas­tu­ras- lo que ge­ne­ra una caí­da de la pro­duc­ti­vi­dad ge­ne­ral y un achi­ca­mien­to muy di­fí­cil de re­ver­tir pos­te­rior­men­te.

En di­ciem­bre de 2013 -úl­ti­mo da­to dis­po­ni­ble- el pre­cio de la le­che en la Ar­gen­ti­na fue de 33 cen- ta­vos de dó­lar por li­tro, por de­ba­jo de los 39 cen­ta­vos de Chi­le, los 44 cen­ta­vos de Uru­guay, los 46 de EE.UU., los 48 de Bra­sil, los 52 de Nue­va Ze­lan­da y los 54 de la Unión Eu­ro­pea. La de­va­lua­ción de enero de 2014 de­pri­mió aún más el pre­cio de la le­che co­bra­do por los pro­duc­to­res ar­gen­ti­nos, pa­ra ubi­car­se en 28-30 cen­ta­vos de dó­lar por li­tro.

Mien­tras tan­to, los pre­cios in­ter­na­cio­na­les de la le­che en pol­vo en 2014 -del or­den de los 5000 dó­la­res por to­ne­la­da- son de los más al­tos de la se­rie his­tó­ri­ca, mo­to­ri­za­dos por la de­man­da de Chi­na y de otros paí­ses que cre­cen. Chi­na im­por­ta­ría 650.000 to­ne­la­das de le­che en pol­vo en 2014 con­tra 520.000 de 2013.

En nues­tro país, se­gún un tra­ba­jo que rea­li­za men­sual­men­te el Ins­ti­tu­to Ar­gen­tino de Pro­fe­so­res Uni­ver­si­ta­rios de Cos­tos, del pre­cio que pa­ga el con­su­mi­dor de le­che en la gón­do­la, te­nien­do en

En 2013 los cos­tos cre­cie­ron al 2,8% men­sual y el pre­cio au­men­tó al 1,5%

cuen­ta el va­lor im­plí­ci­to del li­tro de los dis­tin­tos pro­duc­tos, los pro­duc­to­res re­ci­ben un 28,4%, la in­dus­tria par­ti­ci­pa con un 25,7%, mien­tras que la ca­de­na co­mer­cial re­tie­ne un 31,7%. El 14,2% res­tan­te co­rres­pon­de a los im­pues­tos.

La ma­gra ren­ta­bi­li­dad del tam­bo ge­ne­ra per­jui­cios más allá de los pro­duc­to­res. La le­che­ría es una ac­ti­vi­dad im­por­tan­te en la con­tra­ta­ción de mano de obra. La po­ten­cia­li­dad de cre­ci­mien­to del sec­tor es muy al­ta y po­dría con­tri­buir a ge­ne­rar un in­gre­so con­si­de­ra­ble de di­vi­sas pa­ra el país. Pa­ra con­ver­tir­la en reali­dad, ha­cen fal­ta re­glas que es­ti­mu­len la in­ver­sión em­pre­sa­rial a lar­go pla­zo y un tra­ta­mien­to de la co­mer­cia­li­za­ción que re­dun­de en be­ne­fi­cios pa­ra to­da la ca­de­na. t

Opor­tu­ni­dad. Un tam­bo en la cuen­ca san­ta­fe­si­na. La enor­me de­man­da chi­na trac­cio­na los pre­cios in­ter­na­cio­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.