El tam­bo mira pa­ra ade­lan­te

En un con­tex­to muy di­fí­cil pa­ra el sec­tor le­che­ro, el tam­bo La Fa­yu­ca, en la bo­nae­ren­se Cas­te­lli, apun­ta a una fuer­te in­ten­si­fi­ca­ción pa­ra so­bre­vi­vir. El ma­ne­jo “agrí­co­la” del fo­rra­je es una de las cla­ves pa­ra me­jo­rar la com­pe­ti­ti­vi­dad.

Clarin - Rural - - TAPA - Pablo Lo­sa­da plo­sa­da@cla­rin.com

En me­dio de una co­yun­tu­ra muy di­fí­cil pa­ra el ne­go­cio le­che­ro, La Fa­yu­ca, en la bo­nae­ren­se Cas­te­lli, re­do­bla la apues­ta a in­ten­si­fi­car pa­ra man­te­ner­se com­pe­ti­ti­vo. El rol cla­ve del ma­ne­jo agrí­co­la del fo­rra­je y las opor­tu­ni­da­des que hay en un mar­co de cri­sis.

El es­ta­do de sa­lud ac­tual de la le­che­ría en la Ar­gen­ti­na no es el me­jor y, cuan­do eso su­ce­de, los pro­duc­to­res sue­len ser di­rec­ta­men­te afec­ta­dos. Pe­ro cer­ca de la lo­ca­li­dad de Cas­te­lli, pro­vin­cia de Buenos Aires, ple­na Cuen­ca del Sa­la­do, la fir­ma “La Fa­yu­ca” vie­ne ha­cien­do ajus­tes pa­ra in­ten­tar sos­te­ner el cre­ci­mien­to pro­duc­ti­vo. Más allá de las cir­cuns­tan­cias, apun­ta a una me­jo­ra cons­tan­te de los pro­ce­sos de pro­duc­ción que, jun­to con nue­vas so­lu­cio­nes tec­no­ló­gi­cas, con­for­man la lla­ve pa­ra que la ex­pan­sión con­ti­núe.

Jor­ge Ol­me­do es el ge­ren­te de pro­duc­ción de es­ta fir­ma. Atien­de a Cla­rín Ru­ral en el cam­po “La Pol­vo­ri­lla”, uno de los es­ta­ble­ci­mien­tos pro­pios de es­ta em­pre­sa di­ver­si­fi­ca­da, que tam­bién se de­di­ca a la pro­duc­ción de car­ne, la hor­ti­cul­tu­ra y la oli­vi­cul­tu­ra en dis­tin­tas zo­nas del país.

Ol­me­do fue par­te de La Fa­yu­ca des­de la pri­me­ra ho­ra. Lo in­vi­ta­ron los que fue­ron los due­ños de Gán­da­ra, em­pre­sa en la que trabajó has­ta que se ven­dió a Par­ma­lat en el año 1999. Por en­ton­ces, los due­ños de esa em­pre­sa na­cien­te le pi­den a Ol­me­do que ges­tio­ne la com­pra de un cam­po le­che­ro.

“La in­ver­sión se hi­zo en 1999, pe­ro re­cién or­de­ña­mos la pri­me­ra va­ca en el 2001. Pa­ra ese mo­men­to, el tam­bo era de ti­po pro­me­dio. Ha­bía 500 va­cas, una car­ga de 1,5 va­cas por hec­tá­rea, 20 li­tros por va­ca y la pro­duc­ción anual os­ci­la- ba en­tre los 10.000 a 12.000 li­tros por hec­tá­rea”, ex­pli­ca el téc­ni­co.

Esa es­ca­la se man­tu­vo por unos cua­tro años, ya que el pre­su­pues­to de en­ton­ces so­lo per­mi­tía man­te­ner ese ti­po de plan­teo. “Al al­can­zar los ob­je­ti­vos lue­go de la com­pra, se tra­za­ron nue­vas me­tas y lo que si­guió fue cre­cer de la mano de la tec­no­lo­gía”, co­men­ta. Es de­cir, po­co a po­co se le fue abrien­do la tran­que­ra a la in­ten­si­fi­ca­ción, la búsqueda de la es­ta­bi­li­dad pro­duc­ti­va y tam­bién al au­men­to de la pro­duc­ción.

“No­so­tros en­tra­mos en la in­ten­si­fi­ca­ción con­ven­ci­dos de que ha­bía que ha­cer­la, pe­ro tam­bién sa­bien­do que con la in­cer­ti­dum­bre ar­gen­ti­na ha­bía que bus­car ser más efi­cien­tes en el ma­ne­jo de esas eta­pas en las que la va­ca tie­ne más im­pac­to so­bre el ne­go­cio. Aun­que ha­ya­mos in­ten­si­fi­ca­do y el 40%-45% de la ali­men­ta­ción sea a ba­se de con­cen­tra­dos, no nos de­fi­ni­ría ni co­mo un tam­bo pas­to­ril ni co­mo uno in­ten­si­fi­ca­do... so­mos un po­co de to­do”, afir­ma Ol­me­do. (Ver Re­cua­dro)

De ese cam­po pro­me­dio que re­cor­dó Ol­me­do, se lle­gó al del 2013, que ce­rró pa­ra La Pol­vo­ri­lla con 2,5 va­cas por hec­tá­rea, 27 li­tros de le­che de pro­duc­ción in­di­vi­dual, de pro­me­dio, y 21.700 li­tros por hec­tá­rea. Y to­do so­bre una su­per­fi­cie de 291 hec­tá­reas de am­bien­tes de lo­ma. La Pol­vo­ri­lla tie­ne 1.000 hec­tá­reas efec­ti­vas de pro­duc­ción, pe­ro los otros dos ter­cios de la su­per­fi­cie es­tán ocu­pa­dos por el mó­du­lo de va­qui­llo­nas del tam­bo y otro de va­cas de cría pa­ra la pro­duc­ción de car­ne.

Se­gún el téc­ni­co, del ci­clo tam­be­ro que en La Pol­vo­ri­lla se ha­ce en 400 días, hay 300 días en los que se bus­ca es­ta­bi­li­dad en la pro­duc­ción y en los res­tan­tes cien días “se jue­ga el 70%-80% del par­ti­do”, de­fi­ne, re­fi­rién­do­se al lap­so de tiem­po que co­mien­za vein­te días an­tes del par­to y si­gue en los ochen­ta días pos­te­rio­res a és­te, pe­río­do en el cual se pro­du­ce la ma­yor can­ti­dad de li­tros de le­che.

Ol­me­do de­ta­lla pun­tual­men­te en qué con­sis­ten esos cien días, en los que el ani­mal es­tá en­ce­rra­do. “Vein­te an­tes del par­to se

con­fi­na a la va­ca en el centro de pre­par­to y pa­ri­ción, lue­go pa­re y co­mien­za la in­ten­si­fi­ca­ción de la ali­men­ta­ción por vein­te más, ma­ne­jan­do un pro­to­co­lo de va­ca fres­ca y un con­trol ve­te­ri­na­rio ca­da cin­co días, en los cua­les se las aus­cul­ta, se con­tro­la tem­pe­ra­tu­ra y tam­bién se le ha­cen aná­li­sis de san­gre. Pa­sa­dos esos 20 días y has­ta el día 80, se man­tie­ne la in­ten­si­fi­ca­ción, bus­can­do siem­pre ele­var el pi­co de lac­tan­cia y bus­can­do, ade­más, que la va­ca se pre­ñe. Pa­sa­da esa eta­pa, la va­ca pa­sa a pas­to­reo di­rec­to con su­ple­men­ta­ción es­tra­té­gi­ca dos ve­ces por día”, ex­pli­ca.

La ro­ta­ción de la su­per­fi­cie pas­to­ril es de cin­co años. En tres se siem­bra al­fal­fa pu­ra hí­bri­da, le si­gue rai­grás, maíz pa­ra si­lo, rai­grás otra vez y se cie­rra con maíz. “En un fu­tu­ro, con el avan­ce de la al­fal­fa so­bre la ro­ta­ción, el ob­je­ti­vo es sa­car un mó­du­lo de rai­grás, por­que le su­ma mu­cho ries­go al maíz que vie­ne des­pués”, se­ña­la el téc­ni­co, te­nien­do en cuen­ta que pa­ra ellos los al­fal­fa­res cum­plen un rol cla­ve, ya que se usan pa­ra pas­to­reo di­rec­to y me­cá­ni­co, y pa­ra la pro­duc­ción de si­lo.

“A pe­sar de que es­ta­mos en la zo­na de pro­duc­ción de rai­grás por ex­ce­len­cia y pro­du­ce mu­cha ma­te­ria se­ca y pro­teí­na, la fa­se que si­gue den­tro de nues­tro ma­ne­jo es ver quién es quién en la pro­duc­ción de ma­te­ria se­ca y ca­li­dad de pro­teí­na”, afir­ma.

Pa­ra la su­ple­men­ta­ción se usan ra­cio­nes to­tal­men­te mez­cla­das (TMR) con dis­tin­tos re­cur­sos fi­bro­sos y con­cen­tra­dos. En la par­te de con­cen­tra­do, Ol­me­do de­ta­lle que se usa se­mi­lla de al­go­dón, en ba­ja pro­por­ción, pe­llet de so­ja y ba­lan­cea­do de maíz y, por el la­do de la fi­bra, se usa heno de ca­li­dad, al­fal­fa fres­ca pi­ca­da, si­lo de al­fal­fa y de maíz, más sue­ro pa­ra el ar­ma­do de la mez­cla.

Y las pro­por­cio­nes va­rían, di­ce, de acuer­do al ro­deo que se es­té ma­ne­jan­do. “Los ani­ma­les que es­tán en los lo­tes de al­ta pro­duc­ción co­men una ma­yor can­ti­dad de fi­bra al prin­ci­pio y des­pués se les au­men­ta la pro­por­ción de con­cen­tra­do”, se­ña­la.

Es­tá cla­ro que la pro­duc­ción tam­be­ra ne­ce­si­ta del ma­ne­jo de pro­ce­sos y de la tec­no­lo­gía. Si se ge­ne­ran las con­di­cio­nes “ma­cro” ne­ce­sa­rias, hay mu­cho po­ten­cial pa­ra se­guir cre­cien­do. t

Buenos nú­me­ros. El es­ta­ble­ci­mien­to que di­ri­ge Jor­ge Ol­me­do pro­du­ce 27 li­tros de le­che por va­ca y por día, en pro­me­dio.

Va­cas. Hay 2,5 por hec­tá­rea, con una pro­duc­ción pro­me­dio de 27 li­tros por día y 21.700 li­tros por hec­tá­rea. Hay una fuer­te in­ver­sión en in­fra­es­truc­tu­ra.

El lí­der. Jor­ge Ol­me­do pa­ra­do arri­ba del si­lo. Atrás, las va­cas y par­te de las ins­ta­la­cio­nes.

Tres pa­sos. Bien a la iz­quier­da, el equi­po va pi­can­do la al­fal­fa. En la fo­to del me­dio, el re­sul­ta­do en pri­mer plano. Aquí arri­ba, el trac­tor con pa­la car­ga­do­ra la in­tro­du­ce en el mi­xer, don­de se mez­cla con va­rios otros com­po­nen­tes pa­ra ha­cer una TMR (ra­ción to­tal­men­te mez­cla­da, en in­glés).

La gua­che­ra y el tam­bo. Arri­ba, un pro­ce­so cla­ve con los ani­ma­les más pe­que­ños. A la iz­quier­da, el tam­bo de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.