El boom de la fi­bra de car­bono

Clarin - Rural - - EXPOAGRO - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

Los barrales de pul­ve­ri­za­do­ras he­chos en fi­bra de car­bono se abren pa­so ver­ti­gi­no­sa­men­te. Si al­go fal­ta­ba pa­ra con­fir­mar­lo, lo tu­vi­mos en Ex­poa­gro: dos nue­vas em­pre­sas (Pra­ba y Om­bú) se su­ma­ron a Cai­mán (la pri­me­ra en adop­tar­la, en 2011) y Pla, que lo hi­zo al año si­guien­te y ya la mos­tró en fe­rias en los EEUU y Ale­ma­nia.

Es una in­no­va­ción que im­pli­ca una ver­da­de­ra rup­tu­ra pa­ra­dig­má­ti­ca, don­de nue­va­men­te (co­mo con la siem­bra di­rec­ta y el al­ma­ce­na­je en bol­so­nes) la Ar­gen­ti­na es­tá ha­cien­do punta a ni­vel mun­dial. Fue desa­rro­lla­da por King Agro, que ve­nía del ne­go­cio de la náu­ti­ca de- por­ti­va, un me­dio muy exi­gen­te en ca­li­dad y di­se­ño. Abas­te­cían de más­ti­les y otras pie­zas crí­ti­cas a ve­le­ros de al­ta com­pe­ti­ción, des­de su plan­ta en San Fer­nan­do y una fi­lial en Es­pa­ña, don­de cons­truían par­tes de los gran­des bar­cos que com­pi­ten en la Co­pa Amé­ri­ca, la fór­mu­la uno del yach­ting.

Pe­ro to­do ello que­dó en el pa­sa­do… Los her­ma­nos Mariani, que vie­nen de una fa­mi­lia de Ra­fae­la, de­ci­die­ron apos­tar to­do al agro. La plan­ta de San Fer­nan­do ya no cons­tru­ye bo­ta­va­ras ni más­ti­les. Só­lo barrales de pul­ve­ri­za­do­ras. Y les que­dó chi­ca. Ha­ce unos me­ses com­pra­ron un te­rreno en Cam­pa­na pa­ra le­van­tar la nue­va fá­bri­ca, que abri­rá en po­cos me­ses.

AgroKing atien­de di­rec­ta­men­te a los gran­des fa­bri­can­tes. Pa­ra abas­te­cer a pro­duc­to­res que quie­ren sus­ti­tuir los barrales de sus má­qui­nas por los de car­bono, crea­ron AgroCar­bono, con se­de en Ro­sa­rio. “Hay un im­por­tan­te mer­ca­do pa­ra es­tos re­cam­bios -di­ce Gui­ller­mo Mariani, ti­tu­lar de King-, por­que mu­chos pro­duc­to­res y con­tra­tis­tas cuen­tan con ex­ce­len­tes má­qui­nas a las que les pue­den co­lo­car barrales un 50% más an­chos, qui­tán­do­les pe­so”.

La fi­bra de car­bono pe­sa sie­te ve­ces me­nos que el ace­ro, re­sis­te la co­rro­sión y es de fá­cil re­pa­ra­ción, sin sol­da­du­ra. Tie­ne otra ven­ta­ja: al ser un pro­duc­to la­mi­na­do, se pue­den orien­tar las fi­bras del te­ji­do se­gún los re­que­ri­mien­tos de ca­da tra­mo del ba­rral. Es­to no es po­si­ble con los me­ta­les.

En el stand de Kin­gA­gro se ex­hi­bie­ron tres pro­duc­tos: el ya co­no­ci­do de 36 me­tros, con va­rias in­no­va­cio­nes, y dos es­tre­nos, el de 30 me­tros con rien­das tam­bién de car­bono (sus­ti­tu­yen­do las de ace­ro) y otro de 40 me­tros.

Es pro­ba­ble que la fi­bra de car­bono se ex­tien­da a otros usos agrí­co­las en el fu­tu­ro cer­cano. El ma­yor an­cho de la­bor en dis­tin­tos im­ple­men­tos, co­mo los ca­be­za­les de co­se­cha, ge­ne­ra ca­da vez más in­te­rés por ma­te­ria­les li­via­nos. En las pam­pas se es­tá ama­san­do una nue­va for­ma de ha­cer agri­cul­tu­ra. Más li­via­na, me­nos com­pac­ta­ción, más efi­cien­cia. Qué bueno!. t

En vi­vo y en di­rec­to. El stand de King Agro, con los barrales de pul­ve­ri­za­do­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.