El sor­go pue­de son­reir

En On­ca­ti­vo, Cór­do­ba, los so­cios de El Ala­mo res­ca­ta­ron el po­ten­cial de es­te clá­si­co cul­ti­vo y lo trans­for­man en un mo­lino pa­ra abas­te­cer a la in­dus­tria pa­pe­le­ra y la pro­duc­ción de ha­ri­na.

Clarin - Rural - - TAPA - Juan Mar­tí­nez Dod­da cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

En On­ca­ti­vo, Cór­do­ba, un gru­po de em­pren­de­do­res res­ca­tó el po­ten­cial que tie­ne en la zo­na es­te clá­si­co cul­ti­vo. No só­lo lo siem­bran con ex­ce­len­tes rin­des, sino que tam­bién le­van­ta­ron un mo­derno mo­lino pa­ra abas­te­cer a las in­dus­trias pa­pe­le­ra y ali­men­ti­cia.

Des­de la ru­ta, el pai­sa­je ha cam­bia­do en el centro de Cór­do­ba. Im­pul­sa­do por la bio­tec­no­lo­gía, la de­man­da y los pre­cios, el maíz se ha con­ver­ti­do los úl­ti­mos años en el ac­tor pro­ta­gó­ni­co ru­bio (su co­lor le ayu­da) de Holly­wood y ha re­le­ga­do a un se­gun­do plano al “mo­ro­cho” sor­go que, aho­ra, bus­ca re­van­cha. Le­jos de los sets de fil­ma­ción, pe­ro com­pren­dien­do per­fec­ta­men­te qué se pue­de ha­cer pa­ra cam­biar la his­to­ria, en la lo­ca­li­dad cor­do­be­sa de On­ca­ti­vo un gru­po de em­pre­sa­rios agro­pe­cua­rios bus­ca dar­le vi­da al sor­go a par­tir de la cons­truc­ción de un mo­lino que pro­du­ce al­mi­do­nes pa­ra la in­dus­tria pa­pe­le­ra y ha­ri­nas pa­ra la ali­men­ta­ria.

“El pro­yec­to co­men­zó ha­ce ca­tor­ce años, en una épo­ca en la que el sor­go no te­nía va­lor, y los 45-50 dó­la­res por to­ne­la­da que pa­ga­ban no al­can­za­ban pa­ra ha­cer­lo ren­ta­ble lle­ván­do­lo a puer­to; en­ton­ces em­pe­za­mos a bus­car­le al­ter­na­ti­vas al va­lor agre­ga­do que ya se ha­cía en la zo­na con pro­duc­to­res por­ci­nos y tam­be­ros”, ex­pli­có a

Cla­rín Ru­ral Jo­sé Cue­va, uno de los so­cios de El Ala­mo SRL.

Des­pués de un co­mien­zo co­mo ase­sor téc­ni­co de una coope­ra­ti­va, al prin­ci­pio de los ’ 90 Cue­va se aso­ció con un co­mer­cian­te, Jo­sé Da­vi­co. “Co­men­za­mos con la venta de se­mi­llas hí­bri­das y agro­quí­mi­cos den­tro de la Es­ta­ción de Ser­vi­cio que al­qui­la­ba el pa­dre de Jo­sé y en tres años pu­di­mos com­prar una es­ta­ción de

Jo­sé Cue­va des­ta­ca la gran es­ta­bi­li­dad del cul­ti­vo en cuan­to a los ren­di­mien­tos

ser­vi­cio pro­pia”, re­la­tó Cue­va. En 1997 rea­li­za­ron una fu­sión que in­clu­yó la ad­qui­si­ción de una plan­ta de aco­pio, ya que por en­ton­ces la mo­ne­da de pa­go era el can­je con ce­real y es­to les da­ba una gran ven­ta­ja.

Ac­tual­men­te, en On­ca­ti­vo, tra­ba­jan unas 850 hec­tá­reas en cam­pos al­qui­la­dos en don­de siem­bran maíz, sor­go, so­ja y, en al­gu­nos cam­pos, ro­tan con tri­go y ce­ba­da. La so­ja siem­pre va de pri­me­ra y el maíz, ca­si en su to­ta­li­dad, va de se­gun­da (Ver Del maíz...). A los cam­pos que ya al­qui­la­ban le su­ma­ron la com­pra de al­gu­nas hec­tá­reas en Sebastián El­cano, en el nor­te de Cór­do­ba, don­de ha­cen cría y un en­gor­de es­ta­cio­nal.

En la zo­na de On­ca­ti­vo, la su­per­fi­cie de sor­go de­ca­yó en los úl­ti­mos años y ac­tual­men­te só­lo re­pre­sen­ta el 30% del to­tal de gra­mí­neas sem­bra­das. Años atrás, la zo­na su­po ser más “sor­gue­ra”, pe­ro “con el ad­ve­ni­mien­to bio­tec­no­ló­gi­co y los pre­cios, el maíz em­pe­zó a ta­llar me­jor”, ex­pli­có Cue­va. Sin em­bar­go, re­co­no­ció que una de las cues­tio­nes que los alen­tó a em­bar­car­se en el pro­yec­to de ar­mar un mo­lino ex­clu­si­va­men­te pa­ra sor­go fue que “hay zo­nas que le caen de ma­ra­vi­llas al sor­go y aún hay pro­duc­to­res que sa­ben ha­cer muy bien el cul­ti­vo”.

En esos cam­pos, los sor­gos tie­nen me­jor desem­pe­ño y un te­cho de rin­de más al­to que los maí­ces: mien­tras que el sor­go va de 60 a 90 qq/ha, el maíz se mue­ve en­tre 20 y 80 qq/ha.

El ob­je­ti­vo prin­ci­pal del mo­lino que cons­tru­ye­ron los so­cios de El Ala­mo es la preparación de ha­ri­nas de sor­go pa­ra la in­dus­tria pa­pe­le­ra, en una pri­me­ra eta­pa, pe­ro tam­bién ya han en­via­do mues­tras a dis­tin­tas in­dus­trias ali­men­ti­cias pa­ra in­cor­po­rar­la al uso hu­mano en mez­clas con ha­ri­na de tri­go, o so­las pa­ra la ela­bo­ra­ción de ali­men­tos pa­ra ce­lía­cos.

Sin em­bar­go, el ca­mino re­co­rri­do has­ta lle­gar a la cons­truc­ción del mo­lino pro­pio y las pri­me­ras pro­duc­cio­nes fue lar­go. “Una pri­me­ra idea que tu­vi­mos fue ha­cer al­cohol, pe­ro los nú­me­ros pa­ra en­ca­rar una plan­ta al­coho­le­ra no nos da­ban; en­ton­ces, co­mo en la zo­na hay sor­gos de ca­li­dad sin ta­ni­nos, de­ci­di­mos ha­cer ha­ri­na”, con­tó Cue­va.

Em­pe­za­ron ha­cien­do a fa­zón, pro­ba­ron con ga­lle­ti­tas y lle­ga­ron a ven­der­le a la ex Te­rra­bu­si. Cuan­do fue com­pra­da por Kraft Foods que­da­ron fue­ra del sis­te­ma, por­que no te­nían un mo­lino ade­cua­do pa­ra cum­plir con los re­que­ri­mien­tos que pe­día el nue­vo due­ño. “En ese mo­men­to nos di­mos cuen­ta de que tam­bién po­día­mos ob­te­ner al­mi­do­nes pa­ra pro­du­cir pa­pel y car­tón co­rru­ga­do”, in­di­có Cue­va.

Pe­ro co­mo se­guían tra­ba­jan­do a fa­zón, el vo­lu­men en un mo­men­to fue tan gran­de que el mo­lino no da­ba abas­to y se que­da­ron afue­ra del ne­go­cio nue­va­men­te. Por eso, a par­tir de 2008 de­ci­die­ron cons­truir un mo­lino pro­pio y des­de ha­ce po­cos me­ses es­tá en fun­cio­na­mien­to con el ob­je­ti­vo de pro­du­cir ha­ri­nas y al­mi­do­nes.

Una lí­nea de pro­duc­ción apun­ta al mer­ca­do de pa­pel y car­tón co­rru­ga­do. La otra lí­nea es­tá des­ti-

na­da a ha­ri­nas pa­ra mez­clas con ha­ri­na de tri­go pa­ra pro­du­cir ga­lle­ti­tas. Tam­bién es­tán in­ves­ti­gan­do en el mer­ca­do de pro­duc­ción de ha­ri­nas pa­ra ce­lía­cos, fun­da­men­tal­men­te tra­ba­jan­do con sor­gos blan­cos y al­gu­nos co­lo­ra­dos sin ta­ni­nos.

El mo­lino tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra pro­du­cir cin­co to­ne­la­das de ha­ri­na por ho­ra, unas 30-40 to­ne­la­das dia­rias. Pe­ro los so­cios creen que con al­gu­nos ajus­tes que es­tán ha­cien­do se­rá fá­cil lle­gar a las 60 to­ne­la­das dia­rias. El nú­me­ro que pro­yec­tan es que es­te mo­lino po­drá mo­ler unas 18.000 to­ne­la­das anua­les de sor­go y ob­te­ner 1400 to­ne­la­das men­sua­les de al­mi­dón y ha­ri­nas. La pro­duc­ción de to­do el sor­go de la zo­na ron­da las 60.000 to­ne­la­das, aun­que no to­do es blan­co o co­lo­ra­do sin ta­ni­nos, que es el que ellos ne­ce­si­tan.

De las 18.000 to­ne­la­das que ne­ce­si­tan pa­ra ali­men­tar la plan­ta y que el pro­yec­to sea sus­ten­ta­ble, El Ala­mo só­lo pro­du­ce 3.000. Por eso, se­rá ne­ce­sa­rio ex­ten­der las re­des pa­ra con­tac­tar “so­cios pro­duc­to­res” que lo abas­tez­can de la ma­te­ria pri­ma con la ca­li­dad re­que­ri­da. “Co­mo dis­tri­bui­do­res de se­mi­llas, co­no­ce­mos mu­chos pro­duc­to­res y no­so­tros ven­de­mos sor­go co­mo pa­ra pro­du­cir unas 60.000 to­ne­la­das; por eso, la in­ten­ción nues­tra es ha­cer con­ve­nios con los pro­duc­to­res ase­gu­rán­do­les un pre­cio”, ex­pli­có Cue­va.

Ya han ha­bla­do con un gru­po de pro­duc­to­res, los han con­cien­ti­za­do de los re­que­ri­mien­tos pro­duc­ti­vos pe­ro tam­bién, en una eta­pa cla­ve, de la con­ser­va­ción, por­que “lo más di­fí­cil es lle­gar con sor­go de bue­na ca­li­dad de la co­se­cha vie­ja has­ta em­pal­mar con la co­se­cha nue­va”. El Ala­mo pue­de aco­piar en­tre 8000 y 10.000 to­ne­la­das de sor­go, y con­fían en que con lo que se pro­du­ce en la zo­na, “sor­go no va a fal­tar”.

El sor­go ocu­pa lo­tes en los que el maíz no se sien­te tan có­mo­do y ahí sa­ca ven­ta­jas. Hay mu­chos cam­pos de ese ti­po en la zo­na. Pe­ro sin un in­cen­ti­vo de pre­cio me­jo­ra­do, es di­fí­cil que los pro­duc­to­res se vean se­du­ci­dos de­fi­ni­ti­va­men­te. El mo­lino es una op­ción. “La re­duc­ción del fle­te es de­ter­mi­nan­te en es­te ne­go­cio, por­que mien­tras que a Ro­sa­rio son 220 a 250 pe­sos por to­ne­la­da, de­pen­dien­do del mo­men­to, no­so­tros po­de­mos com­prar con un fle­te de 80-100 pe­sos por to­ne­la­da”, re­su­mió Cue­va.

En es­te sen­ti­do, la proyección pa­ra cre­cer no va a ser am­plian­do el mo­lino ac­tual sino cons­tru­yen­do otros mo­li­nos, que se­rán epi­cen­tro de otras zo­nas en don­de se pro­duz­ca sor­go, pa­ra que el fle­te cor­to si­ga sien­do una ven­ta­ja co­mer­cial.

Acen­to cor­do­bés. Jo­sé Cue­va, uno de

los so­cios, en un lo­te de sor­go cer­ca

de On­ca­ti­vo.

En su sal­sa. Cue­va en el cul­ti­vo que da ini­cio a una gran ca­de­na pro­duc­ti­va en su em­pre­sa. Tra­ba­jan unas 850 hec­tá­reas de cam­po al­qui­la­do y al­gu­nas pro­pias.

Del lo­te, a la in­dus­tria.

Arri­ba, una pul­ve­ri­za­do­ra so­bre un sor­go. Aba­jo, Cue­va (der.), en el in­te­rior de la plan­ta que ins­ta­ló en On­ca­ti­vo, con sus so­cios Gui­ller­mo Ros­siano y Eduar­do De Fran­cis­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.