Una nue­va era en la “ga­na­de­ría pre­ci­sa”

El uso de los ta­ni­nos en nu­tri­ción ani­mal es la tec­no­lo­gía que se vie­ne. Su in­clu­sión en la die­ta me­jo­ra la con­ver­sión de los ali­men­tos.

Clarin - Rural - - LA PRODUCCIÓN DE CARNE - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

La ga­na­de­ría ar­gen­ti­na en­tró de lleno en la era de la in­ten­si­fi­ca­ción. En los úl­ti­mos vein­te años, se han ex­pan­di­do y ge­ne­ra­li­za­do téc­ni­cas que mu­chos ja­más ha­bían ima­gi­na­do.

Hoy, el si­lo de maíz, de plan­ta en­te­ra o grano hú­me­do, for­man par­te de cual­quier plan­teo. El mi­xer se con­vir­tió en una he­rra­mien­ta in­dis­pen­sa­ble, to­do el mun­do ha­bla de TMR (Ra­ción To­tal­men­te Mez­cla­da), y la ba­lan­za su­peró de­fi­ni­ti­va­men­te al “ojí­me­tro”. Lle­gó la era de la “ga­na­de­ría de pre­ci­sión”.

Es­te ca­mino en­cuen­tra aho­ra nue­vas ver­tien­tes. Por ejem­plo, la lle­ga­da de los ta­ni­nos.

El lu­nes pró­xi­mo, en el She­ra­ton de Pi­lar, un gru­po de ex­per­tos ana­li­za­rá la ex­pe­rien­cia in­ter­na­cio­nal y lo­cal en la ma­te­ria, de la mano de Sil­va­team, una em­pre­sa ita­lia­na con 156 años de vi­da. Se la re­co­no­ce co­mo la “Tan­nin world leader”. Pro­vee des­de su ori­gen a la in­dus­tria del cuero y la eno­lo­gía, y ha­ce vein­te años co­men­za­ron a in­tro­du­cir­los en la nu­tri­ción ani­mal. En­tre los di­ser­tan­tes, es­ta­rá Ale­jan­dro Cas­ti­llo, el ex­per­to ar­gen­tino que ha­ce años se ins­ta­ló en Ca­li­for­nia, don­de el uso de ta­ni­nos en la pro­duc­ción de le­che y car­ne es­tá en ple­na ex­pan­sión.

Pa­ra “ca­len­tar mo­to­res”, Cla­rín Ru­ral dia­lo­gó con el Dr. Clau­dio Ca­bral, téc­ni­co de la fi­lial ar­gen­ti­na de la em­pre­sa, y con el nu­tri­cio­nis­ta An­to­nio Ló­pez Da Sil­va, ti­tu­lar de Nowet, dis­tri­bui­do­ra en el país. Am­bos de­ta­lla­ron las ca­rac­te­rís­ti­cas bio­quí­mi­cas de los pro­duc­tos y su mo­do de ac­ción.

“Los ta­ni­nos cons­ti­tu­yen un uni­ver­so muy gran­de de com­pues­tos que des­de el pun­to de vis­ta quí­mi­co for­man par­te de la fa­mi­lia de los po­li­fe­no­les”, ex­pli­có Ca­bral. “Los pro­duc­tos que se ofre­cen en Nu­tri­ción Ani­mal son un mix de di­fe­ren­tes fuen­tes de ta­ni­nos y se usan en es­te mer­ca­do bus­can­do au­men­tar la efi­cien­cia de uti­li­za­ción del ali­men­to (con­ver­sión).

Es­te pro­ce­so se lo­gra por di­fe­ren­tes vías: dis­mi­nu­ción de la de­gra­da­bi­li­dad ru­mi­nal de la pro­teí­na

Los ta­ni­nos es­tán en to­dos los ve­ge­ta­les pe­ro su can­ti­dad va­ría con la es­pe­cie

(Efec­to By­pass). Los ta­ni­nos se unen re­ver­si­ble­men­te con las pro­teí­nas die­ta­rias en una unión pH de­pen­dien­te, en un am­bien­te con pH 6 co­mo en el li­cor ru­mi­nal se for­ma el com­ple­jo ta­ni­no­pro­teí­na y las bac­te­rias ruminales no pue­den ata­car y de­gra­dar­las. Lue­go en el abo­ma­so, cuan­do el pH cae, el com­ple­jo se di­so­cia, se li­be­ra la pro­teí­na die­ta­ria y así co­mien­za su di­ges­tión co­mo si fue­ra un mo­no­gás­tri­co.

De es­ta ma­ne­ra au­men­ta la efi­cien­cia y ca­li­dad de la pro­teí­na que lle­ga al duo­deno. Es­to trae co­mo con­se­cuen­cia ade­más una dis­mi­nu­ción de los ni­ve­les de urea en san­gre y en le­che”.

“No de­be­mos ol­vi­dar –in­ter­ce­de Da Sil­va, quien ha­ce sie­te años co­men­zó a usar­los en los feed­lots que ase­so­ra o ad­mi­nis­tra- que en con­di­cio­nes nor­ma­les cuan­do se ali­men­ta a un ru­mian­te con pro­teí­na ver­da­de­ra, só­lo un 20% lle­ga a duo­deno “co­mo tal”. El res­to es ata­ca­da en ru­men por las bac­te­rias ruminales, de­gra­da­da, desami­na­da y trans­for­ma­da en pro­teí­na bac­te­ria­na que es la fuen­te de ami­noá­ci­dos pa­ra el ru­mian­te. Los ta­ni­nos evi­tan es­to”. Ca­bral agre­ga que ade­más, por su efec­to as­trin­gen­te, dis­mi­nu­yen la ve­lo­ci­dad de pa­sa­je con lo cual au­men­ta la ab­sor­ción de nu­trien­tes.

Am­bos ase­gu­ran que los ta­ni­nos me­jo­ran la mi­cro­bio­ta gas­tro­in­tes­ti­nal, da­do que tie­nen efec­to bac­te­rios­tá­ti­co so­bre al­gu­nos mi­cro­or­ga­nis­mos, pe­ro no tie­nen efec­to so­bre los lac­to­ba­ci­llos, por lo tan­to ha­cen una se­lec­ción en fa­vor de és­tos.

Los ta­ni­nos se en­cuen­tran pre­sen­tes en to­dos los ve­ge­ta­les pe­ro su can­ti­dad va­ría de acuer­do con la es­pe­cie. Só­lo una pe­que­ña can­ti­dad de es­pe­cies ve­ge­ta­les con­tie­nen una con­cen­tra­ción de ta­ni­nos que jus­ti­fi­quen su ex­trac­ción.

“Es­to que de­ci­mos es­tá ava­la­do por in­ves­ti­ga­cio­nes pu­bli­ca­das en re­vis­tas es­pe­cia­li­za­das co­mo Jour­nal of Ani­mal Scien­ce, Li­ves­tock Scien­ce, Vet Mi­cro­bio­logy a par­tir de di­ver­sas in­ves­ti­ga­cio­nes he­chas con By­pro (nom­bre del pro­duc­to de Sil­va­team) en Uni­ver­si­da­des co­mo Wis­con­sin, Ca­li­for­nia Da­vis, Si­na­loa, Vi­co­sa”.

Es­tos do­cu­men­tos y la ex­pe­rien­cia lo­cal, en el cam­po ex­pe­ri­men­tal que Sil­va­team tie­ne en Cor­ti­nez, fue­ron ava­la­dos en un “me­taen­sa­yo” con­du­ci­do por Da Sil­va en un feed­lot de gran es­ca­la en Las Flo­res.

“La ga­nan­cia de pe­so se ve in­cre­men­ta­da en al­re­de­dor de un 10% y la con­ver­sión en un 6-7%, te­nien­do un re­torno de la in­ver­sión de al­re­de­dor de 2,5/3 a 1”.

En va­cas le­che­ras tam­bién hay una me­jo­ra en la efi­cien­cia de uti­li­za­ción del ali­men­to y un au­men­to en la pro­teí­na de la le­che.

Otro as­pec­to a men­cio­nar es el me­dioam­bien­tal, a par­tir de la me­jo­ra en la efi­cien­cia de uso del ni­tró­geno (y la con­se­cuen­te dis­mi­nu­ción de la ex­cre­ción uri­na­ria del mis­mo) te­ma que ad­quie­re ca­da día ma­yor re­le­van­cia. t

El feed­lot. Una he­rra­mien­ta que ya es in­dis­pen­sa­ble pa­ra la pro­duc­ción de car­ne en los cam­pos de la Ar­gen­ti­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.