El em­pu­je de los ha­ce­do­res

Clarin - Rural - - LOS TEMAS DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

La ex­tra­or­di­na­ria com­pe­ti­ti­vi­dad de la nue­va agri­cul­tu­ra ar­gen­ti­na no es­pe­ró la con­va­li­da­ción, en los im­pres­cin­di­bles ce­nácu­los don­de se ama­sa la cien­cia y la tec­no­lo­gía, de lo que mar­ca­ban sus ins­tin­tos.

Ha­ce po­cas se­ma­nas nos de­jó el enor­me He­ri Ros­so, pio­ne­ro de la siem­bra di­rec­ta. Con­vir­tió a su cam­po, lin­de­ro al INTA de Mar­cos Juá­rez, en un ver­da­de­ro la­bo­ra­to­rio en el que en­sa­ya­ba sus in­ven­tos de sem­bra­do­ras. Lo vi­si­té en 1994, cuan­do me to­có pre­si­dir el INTA. Ha­bía una cha­ca­ri­ta de pro­to­ti­pos ya su­pe­ra­dos, él ya sem­bra­ba con la úl­ti­ma que ha­bía sa­ca­do una fá­bri­ca ve­ci­na, to­man­do sus ideas.

En el INTA la di­rec­ta to­da­vía “no an­da­ba”.

Tam­po­co “an­da­ba” el feed­lot. Un li­bro que plan­tea­ba la po­si­ción ins­ti­tu­cio­nal de­cía que la nue­va olea­da del en­gor­de a co­rral era una “mo­da pa­sa­je­ra”. No au­to­ri­cé su pu­bli­ca­ción, por­que era ob­vio que la ga­na­de­ría ar­gen­ti­na iba a en­trar de­fi­ni­ti­va­men­te en la era de uti­li­zar la com­pe­ti­ti­vi­dad de la nue­va agri­cul­tu­ra pa­ra la pro­duc­ción de car­ne.

Bueno, el feed­lot lle­gó pa­ra que­dar­se. Ya se ve­nía avan­zan­do en la in­ten­si­fi­ca­ción ga­na­de­ra, con el si­la­je de maíz, los ca­rros mez­cla­do­res y to­da la pa­ra­fer­na­lia que lle­ga en los 90.

Pe­ro la varita má­gi­ca del in­ter­ven­cio­nis­mo creó el es­pa­cio su­fi­cien­te pa­ra que la ig­no­ran­cia tec­no­fó­bi­ca lo lin­cha­ra en el ca­dal­so del atra­so. Creían que el en­gor­de a co­rral era un cu­rro am­pa­ra­do por un go­bierno co­rrup­to, cuan­do era una res­pues­ta inexo­ra­ble y opor­tu­na fren­te al avan­ce de la com­pe­ti­ti­vi­dad agrí­co­la.

Pe­ro la reali­dad siem­pre se re­be­la. La ga­na­de­ría aban­do­nó la pre­ca­rie­dad de la de­pen­den­cia del pas­to de ca­da día, de la ley del pu­ño y la des­ma­le­za­do­ra co­mo úni­ca má­qui­na fo­rra­je­ra, al si­lo de plan­ta en­te­ra, de grano hú­me­do, al co­me­de­ro de hor­mi­gón, al ca­rro mi­xer. Con ba­lan­za. La ley del pu­ño, re­em­pla­za­da por los chips, la

La com­pe­ti­ti­vi­dad del agro ar­gen­tino tam­bién cre­ció a fuer­za de ins­tin­to

pe­sa­da de ca­da ca­rro, el con­trol de la in­ges­ta, la ad­mi­nis­tra­ción de la ho­te­le­ría. Ga­na­de­ría de pre­ci­sión ver­sus el ma­so­me­nó­me­tro.

En eso es­ta­mos. Y en eso es­ta­mos tam­bién ha­cien­do punta y por de­lan­te de lo que “se sa­be” en los cen­tros de in­ves­ti­ga­ción. Es, por ejem­plo, lo que su­ce­de aho­ra con los ta­ni­nos, don­de la evi­den­cia em­pí­ri­ca es­tá bien por de­lan­te de lo que va­li­da la in­ves­ti­ga­ción.

La Ar­gen­ti­na tie­ne una im­por­tan­te fuen­te de ta­ni­nos en el que­bra­cho.

Una im­por­tan­te fá­bri­ca de la em­pre­sa ita­lia­na Sil­va­team lo ex­plo­ta des­de ha­ce se­ten­ta años. El des­tino es la cur­tiem­bre, crean­do va­lor des­de la pro­vin­cia del Cha­co. Ha­ce unos años, la em­pre­sa co­men­zó a in­cur­sio­nar en el uso de es­tos pro­duc­tos, per­te­ne­cien­tes a la fa­mi­lia de los po­li­fe­no­les, en la nu­tri­ción ani­mal. Cum­plen el pa­pel de bac­te­rios­tá­ti­cos fa­cul­ta­ti­vos, lo que per­mi­te ma­ne­jar las po­bla­cio­nes de las dis­tin­tas es­pe­cies que co­lo­ni­zan el trac­to di­ges­ti­vo de dis­tin­tas es­pe­cies. En par­ti­cu­lar, del ru­men, ese ma­ra­vi­llo­so bio­di­ges­tor que de­fi­ne la efi­cien­cia en la pro­duc­ción de car­ne va­cu­na y le­che.

La evi­den­cia em­pí­ri­ca y los ma­cro en­sa­yos a ni­vel de feed­lots co­mer­cia­les mar­can cla­ra­men­te una ten­den­cia fa­vo­ra­ble.

Es­ta se­ma­na, en un se­mi­na­rio rea­li­za­do en el She­ra­ton Pi­lar por Sil­va Team y la em­pre­sa de nu­tri­ción ani­mal NoWet, se mos­tra­ron re­sul­ta­dos im­pac­tan­tes. La co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca quie­re con­va­li­dar­los, lo que es fun­da­men­tal.

Pe­ro va­le la pe­na ver lo que pa­só con otra de las crea­cio­nes de la Se­gun­da Re­vo­lu­ción de las Pam­pas: los barrales de fi­bra de car­bono en pul­ve­ri­za­do­ras.

Un gran pro­duc­tor del oes­te sa­có el de su John Dee­re nue­va, de 24 me­tros, y le pu­so uno de 36. Per­dió la ga­ran­tía. Vino la gen­te de in­ge­nie­ría de JD a ver de qué se tra­ta­ba. El pro­duc­tor les di­jo: “Si us­te­des tar­dan cin­co años en con­va­li­dar­la, yo pier­do un mi­llón de dó­la­res”.

En es­tos tiem­pos, cuan­do uno quie­re un pu­ló­ver, se lo tie­nen que te­jer mien­tras se lo va po­nien­do. t

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.