Pen­san­do en el fu­tu­ro de los ali­men­tos

En Buenos Aires, un gru­po de ex­per­tos la­ti­noa­me­ri­ca­nos hi­zo fo­co en te­mas co­mo sa­lud y pro­duc­ti­vi­dad.

Clarin - Rural - - CIENCIA Y PRODUCCIÓN - Ser­gio Per­so­glia sper­so­glia@cla­rin.com

El sec­tor agro­pe­cua­rio es­tá in­ser­to en un con­jun­to más gran­de, que po­dría lla­mar­se la pro­duc­ción de ali­men­tos. Por eso, re­sul­ta in­tere­san­te ver qué vis­lum­bran en el fu­tu­ro de los ali­men­tos im­por­tan­tes com­pa­ñías a ni­vel glo­bal, que tie­nen pre­sen­cia en la Ar­gen­ti­na.

La se­ma­na pa­sa­da hu­bo una oca­sión pro­pi­cia pa­ra aso­mar­se a ese fu­tu­ro en el ca­pí­tu­lo lo­cal de una ron­da la­ti­noa­me­ri­ca­na de se­mi­na­rios que or­ga­ni­zó la em­pre­sa All­tech, de ori­gen es­ta­dou­ni­den­se y fuer­te pre­sen­cia co­mo pro­vee­do­ra de la in­dus­tria de la nu­tri­ción ani­mal en la Ar­gen­ti­na.

Allí, Clodys Me­na­cho, ge­ren­te ge­ne­ral de esa com­pa­ñía en el gran mer­ca­do de Bra­sil, con­si­de­ró que, en reali­dad, “el fu­tu­ro ya es pre­sen­te” y que una de las ten­den­cias que trae es la de los lla­ma­dos “ali­men­tos fun­cio­na­les”. Es de­cir, mo­di­fi­ca­dos, por ejem­plo, pa­ra que fun­cio­nen co­mo me­di­ci­na.

Pe­ro, en es­te mar­co de pro­gre­so, Me­na­cho con­si­de­ró que tam­bién hay de­sa­fíos a te­ner en cuen­ta. Y enume­ró los si­guien­tes: u un con­su­mi­dor es­cép­ti­co, que quie­re sa­ber lo que le ven­den y se ha­ce res­pe­tar; u un ma­yor in­te­rés por la ca­de­na de va­lor en su con­jun­to de ca­da uno de sus es­la­bo­nes; u la sa­lud y el bie­nes­tar ya son más que una die­ta, por­que la gen­te no só­lo es­tá pen­san­do en ba­jar de pe­so, sino en com­ba­tir en­fer­me­da­des (en al­gu­nos mer­ca­dos, co­mo EE.UU., la obe­si­dad ya es una en­fer­me­dad crónica).

Con esos de­sa­fíos en men­te, Me­na­cho plan­teó que se de­be lo­grar un ma­yor con­te­ni­do de nu­trien­tes en los ali­men­tos. “Por ejem­plo, ¿qué tal si los re­que­ri­mien­tos dia­rios de DHA es­tu­vie­sen con­te­ni­dos en un huevo?. ¿O si po­de­mos me­jo­rar la ca­li­dad de la car­ne, por ejem­plo con se­le­nio, co­mo ya se es­tá ha­cien­do en Bra­sil? ¿O qué tal si po­de­mos uti­li­zar la nu­tri­ción de pre­ci­sión, a tra­vés de la nu­tri­ge­nó­mi­ca, pa­ra ba­jar el cos­to de la ra­ción de los ani­ma­les?”, se pre­gun­tó el bra­si­le­ño.

Ex­pli­có que el DHA es el más im­por­tan­te de los áci­dos gra­sos esen­cia­les, a ve­ces más co­no­ci­dos co­mo Omega 3. Per­mi­te, por ejem­plo, con­tro­lar me­jor los tri­gli­cé­ri­dos y la pre­sión ar­te­rial. Los paí­ses que co­men mu­cho más pes­ca­do (que con­tie­ne esos ele­men­tos), co­mo Ja­pón, pre­sen­tan una ta­sa de in­far­tos mu­cho me­nor que EE.UU. y Eu­ro­pa, pre­ci­só.

Los de All­tech apun­tan a pro­du­cir DHA de una ma­ne­ra dis­tin­ta, a par­tir de las al­gas. Tie­nen una gran plan­ta pa­ra eso en Ken­tucky (EE.UU). “Es muy im­por­tan­te cul­ti­var al­gas en for­ma in­dus­trial, por­que has­ta aho­ra la gen­te so­lo las con­su­me, so­bre to­do, a tra­vés de los pe­ces que, a su vez, las con­su­mie­ron”, ex­pli­có Car­los Oroz­co, ex­per­to de la em­pre­sa que es­tu­dió en las uni­ver­si­da­des de Ar­ka­nas y Te­xas.

Agre­gó que la in­clu­sión de DHA en las ra­cio­nes de la ha­cien­da pue­de me­jo­rar la pro­duc­ti­vi­dad, por­que el ani­mal es­ta­rá más sano y, en el ca­so del ga­na­do le­che­ro, me­jo­ra­rá tam­bién la ca­li­dad de la le­che.

A dos pun­tas. A la izq., una cien­tí­fi­ca en un la­bo­ra­to­rio de la em­pre­sa All­tech en Ken­tucky, EE.UU. Arri­ba, Clodys Me­na­cho, gte. gral. en Bra­sil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.