Un pie en la puer­ta gi­ra­to­ria

Clarin - Rural - - LOS TEMAS DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

La Fa­cul­tad de Agro­no­mía de la UBA se ins­ta­ló es­ta se­ma­na en el centro del ta­ble­ro. Allí se de­ba­tió du­ran­te tres días la pers­pec­ti­va de los agro­ne­go­cios de Ar­gen­ti­na en re­la­ción con Asia. Buen mo­men­to pa­ra ha­cer­lo, por­que a ve­ces con­vie­ne sa­lir­se de los des­ve­los co­yun­tu­ra­les (ra­zo­nes de so­bra y bien co­no­ci­das) y si­tuar­se en otra pla­ta­for­ma. No fal­ta tan­to pa­ra que se ini­cie un nue­vo ci­clo en el que las co­sas se­rán, inexo­ra­ble­men­te, dis­tin­tas.

En los úl­ti­mos tiem­pos, se ha re­pe­ti­do la mu­le­ti­lla del “fi­nal del vien­to de co­la”, que “la bur­bu­ja de los com­mo­di­ties” ex­plo­tó y que no se de­be es­pe­rar mu­cho del sec­tor agroin­dus­trial. Quie­nes asis­tie­ron al even­to coor­di­na­do por el ex de- Fer­nan­do Villela, o quie­nes lo vie­ron des­de sus compu­tado­ras, ha­brán po­di­do com­pro­bar que aquí no se rom­pió nin­gu­na bur­bu­ja, por­que nun­ca la hu­bo. Y que el vien­to de co­la (los na­ve­gan­tes sa­ben que no es el más fá­cil de ma­ne­jar) se con­vir­tió en una bri­sa bien es­ta­ble­ci­da, que per­mi­te ase­gu­rar el rumbo a los puer­tos asiá­ti­cos.

Du­ran­te la ma­yor par­te de mi vi­da pe­rio­dís­ti­ca, que ya lle­va 42 años, el te­lón de fon­do fue el de los ex­ce­den­tes agrí­co­las, fru­to de los ge­ne­ro­sos sub­si­dios que ace­le­ra­ron la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca en los paí­ses desa­rro­lla­dos. Es­to lle­vó al pro­tec­cio­nis­mo, la gue­rra co­mer­cial y el de­rrum­be de los pre­cios.

Pa­ra la Ar­gen­ti­na es­te es­ce­na­rio fue par­ti­cu­lar­men­te com­pli­ca­do. El úni­co sec­tor ca­paz de cons­truir com­pe­ti­ti­vi­dad, pa­de­cía la in­fluen­cia de los ba­jos pre­cios. La peor con­se­cuen­cia fue que se co­ló, en el imaginario co­lec­ti­vo, la teo­ría del de­te­rio­ro se­cu­lar de los tér­mi­nos de in­ter­cam­bio. La po­lí­ti­ca “com­pró” ese dis­cur­so y du­ran­te me­dio si­glo el cam­po fue só­lo una fuen­te de fi­nan­cia­mien­to de otras ac­ti­vi­da­des con­si­de­ra­das más pro­mi­so­rias.

Pe­ro al des­pun­tar el si­glo XXI, co­men­zó a sen­tir­se un cam­bio. De pron­to, apa­re­ció nue­va de­man­cano

En el si­glo XXI pa­sa­mos de la era de la abun­dan­cia a la era de la es­ca­sez

da. Los ex­ce­den­tes se di­lu­ye­ron rá­pi­da­men­te y de pron­to se pa­só de la era de la abun­dan­cia, a la de es­ca­sez. Ha­bía, fi­nal­men­te, más com­pra­do­res que ven­de­do­res.

Y los nue­vos com­pra­do­res es­ta­ban en Asia, en su ful­gu­ran­te desa­rro­llo. Enor­mes con­tin­gen­tes hu­ma­nos me­jo­ra­ban sus in­gre­sos, y con ello mo­di­fi­ca­ban sus há­bi­tos de con­su­mo. Una tran­si­ción die­té­ti­ca con mu­cho ma­yor im­pac­to que el sim­ple cre­ci­mien­to ve­ge­ta­ti­vo de la po­bla­ción.

Es­ta mis­ma se­ma­na, se co­no­ció un in­for­me del USDA que in­di­ca­ba que las im­por­ta­cio­nes de so­ja de la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar Chi­na iban a al­can­zar ca­si las 70 mi­llo­nes de to­ne­la­das. Con­vie­ne re­cor­dar que la so­ja es oriun­da de Chi­na. Pe­ro es­tán es­tan­ca­dos des­de ha­ce 20 años en las 15 mi­llo­nes de to­ne­la­das. Se han re­sig­na­do a im­por­tar­la.

¿Por qué tan­ta ne­ce­si­dad de so­ja? Por­que la tran­si­ción die­té­ti­ca im­pli­ca pa­sar de una die­ta de fé­cu­las (arroz, maíz, tri­go, man­dio­ca) a una die­ta más ri­ca en pro­teí­nas ani­ma­les. Cer­do, po­llo, car­ne va­cu­na, lác­teos. Y las pro­teí­nas ani­ma­les se ha­cen con gra­nos fo­rra­je­ros (el rey es el maíz) y ha­ri­na de so­ja.

La ha­ri­na de so­ja es el prin­ci­pal pro­duc­to de ex­por­ta­ción de la Ar­gen­ti­na, que tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra pro­ce­sar to­da su pro­duc­ción y más. Es­ta se­ma­na al­can­zó un pre­cio ré­cord.

La evo­lu­ción de la pro­duc­ción agrí­co­la ar­gen­ti­na acom­pa­ñó el cre­ci­mien­to de la de­man­da, y va por de­trás de ella. Otros so­cios de la re­gión, em­pe­zan­do por Bra­sil y los sor­pren­den­tes Bo­li­via, Pa­ra­guay y Uru­guay, han apro­ve­cha­do me­jor la ten­den­cia, pe­ro la Ar­gen­ti­na va a re­cu­pe­rar rit­mo en cuan­to cam­bie el cli­ma in­terno. Por­que a la pér­di­da de po­ten­cia li­ga­da al des­dén con que tra­tó el go­bierno K al sec­tor, se su­man di­fi­cul­ta­des adi­cio­na­les que po­nen un pie en la puer­ta gi­ra­to­ria de la agroin­dus­tria ex­por­ta­do­ra. Es­ta mis­ma se­ma­na, mien­tras en la FAU­BA se res­pi­ra­ba op­ti­mis­mo, un con­flic­to in­ter­sin­di­cal pa­ra­li­za­ba los puer­tos del gran Ro­sa­rio, don­de se em­bar­ca el oro ver­de ar­gen­tino. Rumbo a Asia. t

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.