La car­ne, con el co­ra­zón pun­tano

En una zo­na de buen po­ten­cial, aun­que ya no en la pam­pa hú­me­da, el es­ta­ble­ci­mien­to La Pi­ca­za se apo­ya fuer­te en la agri­cul­tu­ra, con maíz y sor­go, ade­más de las pas­tu­ras, pa­ra mul­ti­pli­car la pro­duc­ti­vi­dad ga­na­de­ra. To­do el aná­li­sis del gru­po CREA de la zon

Clarin - Rural - - TAPA - Lu­cas Villamil lvi­lla­mil@cla­rin.com

Con in­for­ma­ción y co­no­ci­mien­to, la ga­na­de­ría pue­de ser una ac­ti­vi­dad efi­cien­te que le po­ne el pe­cho a los años más di­fí­ci­les, in­clu­so en zo­nas no cen­tra­les, pe­ro que tie­nen un al­to po­ten­cial. Eso de­mues­tra el ca­so del es­ta­ble­ci­mien­to La Pi­ca­za, en la pro­vin­cia de San Luis, que a ba­se de in­ten­si­fi­ca­ción fo­rra­je­ra e in­ter­ac­ción en­tre agri­cul­tu­ra y ga­na­de­ría bus­ca sa­lir ai­ro­so de una se­rie de años muy se­cos y de una fuer­te re­es­truc­tu­ra­ción de la em­pre­sa.

La ru­ta 148, que pa­sa por Vi­lla Mer­ce­des y atra­vie­sa la pro­vin­cia de San Luis de nor­te a sur, po­dría ser se­ña­la­da co­mo el lí­mi­te oes­te de la Pam­pa Hú­me­da. La Pi­ca­za es­tá ubi­ca­da a 60 ki­ló­me­tros al sur de Vi­lla Mer­ce­des por esa ru­ta que, en reali­dad, a pe­sar del po­co trán­si­to, es una ver­da­de­ra au­to­pis­ta con dos ma­nos per­fec­ta­me­ne as­fal­ta­das pa­ra ca­da la­do. Se tra­ta de una zo­na no cen­tral pa­ra la pro­duc­ción agrí­co­la, pe­ro que de a po­co, gra­cias a nue­vos ma­ne­jos, e in­ver­sio­nes, va me­jo­ran­do sus po­si­bi­li­da­des pro­duc­ti­vas, in­clu­so con va­rios pi­vo­tes de rie­go a la vis­ta, y se ani­ma a apun­tar a al­tos re­sul­ta­dos en la pro­duc­ción de gra­nos y, so­bre to­do, de car­ne.

Has­ta ahí lle­gó Cla­rín Ru­ral pa­ra par­ti­ci­par de una reunión de un gru­po CREA ins­ta­la­do allí, La Por­ta­da, en la que se ex­pu­sie­ron las for­ta­le­zas y de­bi­li­da­des del es­que­ma pro­duc­ti­vo de sus miem­bros, y en el que ase­so­res téc­ni­cos y em­pre­sa­rios apor­ta­ron su ex­pe­rien­cia pa­ra ajus­tar el fun­cio­na­mien­to de sus em­pre­sas de ca­ra al fu­tu­ro.

Has­ta el año pa­sa­do, La Pi­ca­za con­ta­ba con al­go más que 2.500 hec­tá­reas y ha­cía el ci­clo com­ple­to ga­na­de­ro, pe­ro el cam­po se di­vi­dió en dos par­tes y obli­gó a las due­ñas de es­ta por­ción -las men­do­ci­nas Susana y Cris­ti­na Cas­ti­llo y Pau­la Cep­pa­ro, hi­ja de Susana- a co­men­zar ca­si des­de ce­ro. Los ani­ma­les de in­ver­na­da se li­qui­da­ron y los vien­tres se di­vi­die­ron en­tre las par­tes. Ac­tual­men­te, la em­pre­sa cuen­ta con 1.300 hec­tá­reas y 657 ca­be­zas An­gus, con­tan­do los vien­tres, los to­ros y la pri­me­ra tan­da de ter­ne­ros. Por el mo­men­to, ase­so­ra­dos por Gui­ller­mo Rui­val y Mau­ri­cio Di Ni­ro, de­ci­die­ron en­fo­car­se so­lo en la cría pa­ra afian­zar­se con la nue­va es­truc­tu­ra y sen­tar las ba­ses de un nue­vo cre­ci­mien­to.

El cam­po cuen­ta con lo­tes muy he­te­ro­gé­neos y suelos are­no­sos y con ba­ja can­ti­dad de ma­te­ria or­gá­ni­ca. Las pre­ci­pi­ta­cio­nes pro­me­dio de la zo­na son de 640 mi­lí­me­tros, pe­ro es­ta cam­pa­ña vino mu­cho más se­ca. Du­ran­te to­do

2013 ca­ye­ron ape­nas 400 mi­lí­me­tros, y en enero y fe­bre­ro no llo­vió ca­si na­da, por lo que se de­ci­dió atra­sar la siem­bra del maíz. “Lo ma­lo de sem­brar en di­ciem­bre es que las he­la­das tem­pra­nas pue­den gol­pear el rin­de”, ex­pli­ca Rui­val.

Ca­si la mi­tad de la su­per­fi­cie del cam­po es de­di­ca­da a los cul­ti­vos. Ha­ce al­gu­nos años se hi­zo el in­ten­to de pro­du­cir so­ja, pe­ro los rin­des no los acom­pa­ña­ron. Hoy to­da la agri­cul­tu­ra de la em­pre­sa tie­ne co­mo des­tino la ali­men­ta­ción de la ha­cien­da. Allí en­con­tra­ron un al­to po­ten­cial en la re­gión. El maíz, un re­cur­so es­tra­té­gi­co pa­ra la su­ple­men­ta­ción del ro­deo, ocu­pa gran par­te del cam­po, con un rin­de acep­ta­ble pa­ra la re­gión.

Du­ran­te la re­co­rri­da del cam­po, des­de el cos­ta­do de un lo­te, Rui­val ex­pli­ca que so­lo una par­te del maíz se­rá co­se­cha­da co­mo grano y el res­to se­rá pi­ca­do. El gru­po en­ton­ces apro­ve­cha pa­ra ha­blar de cos­tos de pi­ca­do, y los pro­duc­to­res re­mar­can que el mo­men­to en el que en­tren las pi­ca­do­ras al lo­te es fun­da­men­tal pa­ra ob­te­ner un si­lo de ca­li­dad.

La in­ten­si­fi­ca­ción, es­tá cla­ro, es uno de los te­mas que tie­nen en men­te los miem­bros de es­te CREA pun­tano.

“A ve­ces los con­tra­tis­tas te di­cen que al cul­ti­vo le fal­ta vein­te días pa­ra es­tar óp­ti­mo, pe­ro en reali­dad ese es el tiem­po que les vie­ne bien a ellos pa­ra or­ga­ni­zar­se”, coin­ci­den va­rios. Por eso, les re­co­mien­dan a las due­ñas del cam­po que ana­li­cen la po­si­bi­li­dad de com­prar al­go de ma­qui­na­ria (ac­tual­men­te ter­ce­ri­zan las la­bo­res) y no de­pen­der tan­to de los tiem­pos de los de­más.

Otros re­cur­sos fo­rra­je­ros uti­li­za­dos en La Pi­ca­za son el sor­go y el cen­teno. Pe­ro las pas­tu­ras na­tu­ra­les e im­plan­ta­das tam­bién cum­plen un rol im­por­tan­te. En un gran po­tre­ro con pas­to llo­rón, a la som­bra de un cal­dén des­can­san las va­cas re­cién des­te­ta­das. Otra pas­tu­ra que le da buenos re­sul­ta­dos a La Pi­ca­za es la di­gi­ta­ria. Se­gún Rui­val, mien­tras que el pas­to na­tu­ral da unas 50 ra­cio­nes por hec­tá­rea, es­ta es­pe­cie pue­de lle­gar a dar unas 200. Es un da­to in­tere­san­te de la zo­na.

La ta­sa de des­te­te ac­tual del es­ta­ble­ci­mien­to es del 85%, y el pe­so pro­me­dio de los ter­ne­ros al ser se­pa­ra­dos de sus ma­dres es de 140 ki­los. Tras una bre­ve re­cría que in­clu­ye el pas­to­reo de sor­go y la su­ple­men­ta­ción con maíz, son ven­di­dos con 190 ki­los. “La pro­duc­ción de car­ne de la cría ron­da los 126 ki­los por ca­be­za”, di­ce Rui­val, mien­tras las ca­mio­ne­tas atra­vie­san un lo­te de sor­go en bus­ca de los ter­ne­ros.

En el CREA sur­ge en­ton­ces la pre­gun­ta: ¿Có­mo pro­du­cir más ki­los? ¿Se po­dría au­men­tar la car­ga, que ac­tual­men­te es de 0,65 ca­be­zas por hec­tá­rea? “No hay que ti­rar tan­to de la cuer­da por­que un au­men­to de la car­ga po­dría ir en con­tra de la pro­duc­ti­vi­dad por ca­be­za”, di­ce uno de los miem­bros del gru­po. “Por otro la­do, el au­men­to de la car­ga ayu­da a di­luir los gas­tos fi­jos”, res­pon­de Rui­val.

A las pas­tu­ras na­tu­ra­les se les su­man el pas­to llo­rón y la di­gi­ta­ria

Es­tá cla­ro que en la re­gión hay po­ten­cial pa­ra más, pe­ro quie­ren ir de a po­co.

Tras la re­co­rri­da, el gru­po com­par­te al­gu­nas con­clu­sio­nes que ayu­da­rán a las due­ñas de La Pi­ca­za a ajus­tar su ma­ne­jo y ha­cer la di­fe­ren­cia en las pró­xi­mas cam­pa­ñas. A pe­sar de tra­tar­se de una em­pre­sa esen­cial­men­te ga­na­de­ra, la agri­cul­tu­ra es­tá en el pri­mer plano. Los pro­duc­to­res re­co­mien­dan ha­cer una bue­na pro­duc­ción de gra­nos y fo­rra­jes en 450 hec­tá­reas sin des­cui­dar la ca­li­dad de las la­bo­res. “La siem­bra, la pul­ve­ri­za­ción y el pi­ca­do tie­nen que ser rea­li­za­dos en tiem­po y for­ma”, re­mar­can. En el fu­tu­ro, si las re­ser­vas lo per­mi­ten, el es­que­ma po­dría vol­ver a in­cluír el en­gor­de y ter­mi­na­ción de los ter­ne­ros, ade­más de me­jo­rar to­dos los ín­di­ces pro­duc­ti­vos.

De es­ta ma­ne­ra, apo­ya­das en el co­no­ci­mien­to co­lec­ti­vo y en un apro­ve­cha­mien­to efi­cien­te de los re­cur­sos, las due­ñas de La Pi­ca­za se ani­man a apos­tar por la pro­duc­ción de car­ne en una zo­na que ofre­ce un gran po­ten­cial.

¡Ojo atrás!. Gui­ller­mo Rui­val, ase­sor del cam­po, sonríe. Lo mira el ro­deo de cría An­gus.

Atrás, sor­go fo­rra­je­ro. Es uno de los re­cur­sos en los que se apo­yan pa­ra la ha­cien­da el ase­sor Gui­ller­mo Rui­val y una de las due­ñas del cam­po, Pau­la Cep­pa­ro. Los ter­ne­ros se des­te­tan con 140 ki­los.

Co­no­ci­mien­to co­lec­ti­vo. El gru­po CREA jun­to a un lo­te de maíz que se­rá pi­ca­do pa­ra su­ple­men­tar a la ha­cien­da. El ce­real es un re­cur­so es­tra­té­gi­co.

Clá­si­co. Las va­cas des­te­ta­das des­can­san a la som­bra de un cal­dén, un ár­bol tí­pi­co de la zo­na. Al­re­de­dor, pas­to llo­rón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.