Nau­fra­ga la bue­na in­ten­ción

Clarin - Rural - - LOS TEMAS DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

Un de­ta­lla­do in­for­me del Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra, pre­sen­ta­do es­ta se­ma­na, ana­li­za la evo­lu­ción del con­su­mo in­terno de maíz en los úl­ti­mos cua­tro años. El ob­je­ti­vo del es­tu­dio es echar luz so­bre los dis­tin­tos des­ti­nos de es­te ce­real, que es sin du­da el que me­jor ca­pi­ta­li­zó la nue­va ofer­ta tec­no­ló­gi­ca.

El do­cu­men­to tie­ne mu­cha mi­ga, y de­ja tam­bién bas­tan­te te­la pa­ra cor­tar. Va­le la pe­na ana­li­zar ru­bro por ru­bro, lo que ex­ce­de la in­ten­ción de es­te edi­to­rial. To­me­mos los pun­tos que con­si­de­ra­mos más in­tere­san­tes.

Pri­me­ro: el maíz ha es­ta­do so­me­ti­do, du­ran­te los úl­ti­mos cin­co o seis años, a dos res­tric­cio­nes: de­re­chos de ex­por­ta­ción del 20%, tra­bas a la ex­por­ta­ción. Es­to ge­ne­ró con­di­cio­nes fa­vo­ra­bles pa­ra el uso do­més­ti­co, so­bre to­do pa­ra las ac­ti­vi­da­des que po­dían ac­ce­der a la ex­por­ta­ción.

Pe­ro la úni­ca ca­de­na que pa­re­ce ha­ber apro­ve­cha­do la co­yun­tu­ra es la aví­co­la. El con­su­mo de maíz por par­te del sec­tor pa­rri­lle­ros se in­cre­men­tó en 900.000 to­ne­la­das en­tre 2009 y 2013, al­can­zan­do el po­dio en­tre los uti­li­za­do­res, con 3,5 mi­llo­nes de to­ne­la­das. Pe­ro ha­ce ya dos años que la avi­cul­tu­ra de­jó de cre­cer.

Em­pa­ta­do con el maíz, es­tá la pro­duc­ción de car­ne va­cu­na. El feed­lot lle­gó pa­ra que­dar­se, y ya se mas­ti­ca otras 3,5 mi­llo­nes de to­ne­la­das. Lo mis­mo que los po­llos. Ha­ce vein­te años el con­su­mo de maíz por par­te de los no­vi­llos era des­pre­cia­ble, sal­vo al­gu­na su­ple­men­ta­ción en re­cría y ter­mi­na­ción. Aho­ra el 80% de los no­vi­llos se ter­mi­nan a co­rral.

Pe­ro es­ta ac­ti­vi­dad tam­bién es­tá es­tan­ca­da, fren­te a la im­po­si­bi­li­dad de cre­cer por es­tar prác­ti­ca­men­te ce­rra­da la ex­por­ta­ción. La abun­dan­cia de car­ne en el mer­ca­do in­terno afec­ta la co­lo­ca­ción de po­llos, que tam­bién en­cuen­tran di­fi­cul­ta­des pa­ra man­te­ner el flu­jo ex­por­ta­dor por el atra­so cam­bia­rio que se fue agu­di­zan­do en el 2013.

Otro gran con­su­mi­dor es la iny

Los múl­ti­ples usos po­si­bles del maíz en­cuen­tran tra­bas en la po­lí­ti­ca ofi­cial

dus­tria lác­tea. Tam­bién es­tan­ca­da, con 1 mi­llón de to­ne­la­das en 2012 y 2013, fren­te a la de­ci­sión po­lí­ti­ca de fre­nar las ex­por­ta­cio­nes pa­ra man­te­ner a ra­ya el pre­cio en tran­que­ra de tam­bo, lo que li­mi­ta la po­si­bi­li­dad de con­ver­tir el maíz en le­che.

Sí hay un sal­to gran­de en la pro- duc­ción por­ci­na, que vie­ne cre­cien­do a los sal­tos de la mano de va­rios em­pren­di­mien­tos de gran es­ca­la y tec­no­lo­gía. Un sec­tor que pi­de a gri­tos que la car­ne va­cu­na y el po­llo le de­jen más es­pa­cio, pa­ra lo cual se re­quie­re un en­fo­que ex­por­ta­dor en esas dos ac­ti­vi­da­des.

Y el otro pro­ta­go­nis­ta fuer­te, que es el de más re­cien­te irrup­ción, es el del eta­nol. En su pri­mer año de vi­da, la úni­ca plan­ta en mar­cha con­su­mió 400.000 to­ne­la­das de maíz. Aho­ra hay otras tres en mar­cha, con lo que el con­su­mo al­can­za­rá rá­pi­da­men­te las 2 mi­llo­nes de to­ne­la­das.

Sin em­bar­go, hay al­gu­nos nu­ba­rro­nes que ame­na­zan a es­te pro­mi­so­rio sec­tor. Cuan­do aún no se ter­mi­na­ron de ajus­tar los úl­ti­mos tor­ni­llos, ya se ha­bla de un re­cor­te en los pre­cios ofi­cia­les so­bre los que se eva­lua­ron los pro­yec­tos.

Es­to im­pli­ca­ría una trans­fe­ren­cia de in­gre­sos del sec­tor agroin­dus­trial al sec­tor pe­tro­le­ro, por­que na­die es­pe­ra que las ga­so­li­ne­ras ba­jen el pre­cio de la naf­ta en fun­ción del even­tual re­cor­te del eta­nol.

Así, las bue­nas in­ten­cio­nes de los fun­cio­na­rios de Agri­cul­tu­ra nau­fra­gan en las aguas de la de­ci­sión po­lí­ti­ca, que ex­ce­de al ám­bi­to del Mi­nis­te­rio. Y de­mues­tran que las re­ten­cio­nes, por sí so­las, ja­más pue­den con­fi­gu­rar una po­lí­ti­ca de es­tí­mu­lo al va­lor agre­ga­do.

Mien­tras tan­to, so­fre­nan las po­si­bi­li­da­des de in­cor­po­rar to­do el pa­que­te tec­no­ló­gi­co dis­po­ni­ble, por­que los de­re­chos de ex­por­ta­ción im­pli­can una al­te­ra­ción de­tri­men­tal de la re­la­ción in­su­mo/ pro­duc­to: ha­cen fal­ta más ki­los de maíz por ca­da ki­lo de fer­ti­li­zan­te. Sem­bra­mos me­nos, fer­ti­li­za­mos po­co, hay me­nos vo­lu­men, me­nos ex­por­ta­ción, y lo que uti­li­za­mos pa­ra agre­gar­le va­lor fi­nal­men­te cae en el mis­mo embudo. Así, no fun­cio­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.