Ma­le­zas, co­mo en el res­to del país

Clarin - Rural - - IN­TE­GRA­CIÓN AGRI­CUL­TU­RA-GA­NA­DE­RÍA>>> -

El lo­te en el que pas­to­rean las va­cas des­te­ta­das del es­ta­ble­ci­mien­to La Pi­ca­za, en San Luis, luce al­go des­pa­re­jo. “Acá va­mos a te­ner que re­sem­brar pas­to llo­rón por­que hay mu­chos bro­tes que ya no cre­cen y ade­más hay mu­cha ro­se­ta”, co­men­ta Gui­ller­mo Rui­val, ase­sor de la em­pre­sa. Otro pro­ble­ma que se ve cla­ra­men­te en esos lo­tes son los re­no­va­les de cha­ñar. “El mon­te es muy in­va­si­vo, pe­ro por una ley de la pro­vin­cia no lo po­de­mos to­car y hay que res­pe­tar­lo”, di­ce el ase­sor. Des­pués co­men­ta que otra es­pe­cie pro­ble­má­ti­ca en la zo­na es el pal­que, tam­bién co­no­ci­do co­mo du­raz­ni­llo, una plan­ta que es tó­xi­ca pa­ra las va­cas. En los lo­tes agrí­co­las, al cos­ta­do del maíz y del sor­go, apa­re­cen vi­go­ro­sos man­cho­nes de bo­rre­ria y ejem­pla­res de ama­rant­hus pal­me­ri con gran­des es­truc­tu­ras re­pro­duc­ti­vas. Esa ma­le­za preo­cu­pa a los pro­duc­to­res de San Luis al igual que a los del sur de Cór­do­ba y mu­chas otras zo­nas de la Ar­gen­ti­na. En los lo­tes en bar­be­cho lla­ma la aten­ción un clá­si­co de la zo­na: el car­do ru­so. An­te las cre­cien­tes di­fi­cul­ta­des de los her­bi­ci­das pa­ra el con­trol, los cul­ti­vos de co­ber­tu­ra apa­re­cen co­mo la me­jor op­ción pa­ra pro­te­ger tam­bién a los sue­los pun­ta­nos de la pro­li­fe­ra­ción de ma­le­zas, pe­ro pa­ra su im­plan­ta­ción se ne­ce­si­tan unos 200 pe­sos más por hec­tá­rea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.