Re­cal­cu­lan­do

Nés­tor Eula tie­ne dos dé­ca­das co­mo ase­sor en el sur de Cór­do­ba, una re­gión cla­ve pa­ra la zo­na nú­cleo. Con esa ex­pe­rien­cia, ana­li­za có­mo cam­bió en es­te tiem­po el tra­ba­jo de los in­ge­nie­ros- ase­so­res. Y los de­sa­fíos que se vie­nen pa­ra la agri­cul­tu­ra ar­gen­tin

Clarin - Rural - - TAPA - HER­NAN­DO, COR­DO­BA. EN­VIA­DO ES­PE­CIAL Juan Mar­tí­nez Dod­da cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

“El se­cre­to es efi­cien­ti­zar la pro­duc­ción pen­san­do no só­lo en lo eco­nó­mi­co sino tam­bién en el am­bien­te”. Des­de Her­nan­do, en la pro­vin­cia de Cór­do­ba, unos 60 ki­ló­me­tros al oes­te de Vi­lla Ma­ría, Nés­tor Eula ha­ce un pa­ra­te a su ac­ti­vi­dad co­mo ase­sor ( obli­ga­do por las llu­vias) y re­pa­sa al­gu­nos con­cep­tos cla­ve de la evo­lu­ción que han te­ni­do las em­pre­sas agro­pe­cua­rias.

Ha­ce ca­si 20 años que re­co­rre los cam­pos de la zo­na y, de­fi­ni­ti­va­men­te, cree que en tiem­pos en los que los cos­tos suben, la ges­tión es de­ter­mi­nan­te, e in­clu­ye ele­gir el hí­bri­do o va­rie­dad ade­cua­dos, co­no­cer el po­ten­cial de lo­te pa­ra apli­car do­sis va­ria­bles o de­tec­tar nue­vos ne­go­cios que per­mi­tan agre­gar va­lor al grano cer­ca del cam­po.

Eula dio sus pri­me­ros pa­sos en 1996 co­mo ase­sor per­ma­nen­te de un cam­po de 270 hec­tá­reas. Ac­tual­men­te es­tá acom­pa­ña­do por tres so­cios: Cris­tian Giraudo, Die­go Pri­mo y Ma­xi­mi­li­ano Ve­rra, ade­más de pro­fe­sio­na­les tem­po­ra­rios que atien­den 27.000 hec­tá­reas en to­da la pro­vin­cia de Cór­do­ba.

“Po­ne­mos en prác­ti­ca lo que llamamos ase­so­ra­mien­to per­ma­nen­te y que re­pre­sen­ta un cam­bio de pa­ra­dig­ma - se en­tu­sias­mó Eula-, ya que se pa­só de aten­der con­sul­tas pun­tua­les co­mo en la dé­ca­da del ‘ 90 a for­mar par­te de la to­ma de de­ci­sio­nes, asis­tien­do al pro­duc­tor des­de la pla­ni­fi­ca­ción a lar­go pla­zo, el mo­ni­to­reo de pla­gas y en­fer­me­da­des, la re­co­men­da­ción de fi­to­sa­ni­ta­rios, el diag­nós­ti­co de fer­ti­li­dad y fer­ti­li­za­ción, el ase­so­ra­mien­to co­mer­cial y el aná­li­sis eco­nó­mi­co de la cam­pa­ña”.

En es­te es­que­ma, el gru­po de ase­so­res con­si­de­ra que hay dos ca­ba­llos de ba­ta­lla que nun­ca hay que aban­do­nar: la ren­ta­bi­li­dad del ne­go­cio y la sus­ten­ta­bi­li­dad. “Su­ge­ri­mos to­do lo po­si­ble, pe­ro sin aten­tar con­tra el sue­lo”, ex­pli­có Eula.

Pa­ra una em­pre­sa que re­cién se in­cor­po­ra al sis­te­ma de ase­so­ra­mien­to, el ob­je­ti­vo es ele­var o adap­tar la tec­no­lo­gía y el ma­ne­jo has­ta el pun­to en que no se con­vier­tan en li­mi­tan­tes del po­ten­cial pro­duc­ti­vo del sis­te­ma. Bajo es­te pa­ra­guas con­cep­tual, se de­fi­nen ro­ta­cio­nes, hí­bri­dos y va­rie­da­des, eco­no­mía en el uso del agua, fe­chas de siem­bra, con­trol de ma­le­zas y pla­gas, etc.

Una vez con­clui­da esa pri­me­ra eta­pa, se tra­ba­ja pa­ra dis­mi­nuir el cos­to de pro­duc­ción sin afec­tar los ren­di­mien­tos ni la sus­ten­ta­bi­li­dad del sis­te­ma, y es­ta­bi­li­zar a la em­pre­sa en una ro­ta­ción, en la cual el cul­ti­vo de maíz cu­bra el 50% de la su­per­fi­cie sem­bra­da. Co­mo re­sul­ta­do de es­ta “de­fen­sa” del maíz, en los úl­ti­mos diez años la su­per­fi­cie mai­ce­ra en cam­pos ase­so­ra­dos por es­tos so­cios pa­só de un 15% a un 38%. “Co­mo pre­mio, en el 23% de las hec­tá­reas bajo nues­tro ase­so­ra­mien­to se in­cre­men­ta­ron los ren­di­mien­tos de so­ja en 2,7 quin­ta­les por hec­tá­rea”, in­di­có Eula.

El pa­no­ra­ma ac­tual de cos­tos es com­pli­ca­do. Se­mi­llas, agro­quí­mi­cos, fer­ti­li­zan­tes y ga­soil han subido en dó­la­res y ha­cen, en al­gu­nos ca­sos, tem­blar a las agroem­pre­sas. Es­to obli­ga a ajus­tar al má­xi­mo el sis­te­ma des­de el pun­to de vis­ta pro­duc­ti­vo y de ges­tión.

“Si al­gu­na vez lo hi­cie­ron, ya no se pue­de se­guir tra­ba­jan­do a

gro­so mo­do; hay que es­tar en to­dos los de­ta­lles, no se pue­de ‘ ti­rar se­mi­lla o fer­ti­li­zan­te por ti­rar, ni pa­gar al­qui­le­res al­tos por­que sí”, con­si­de­ró Eula.

Se­mi­lla y fer­ti­li­zan­te son los dos cos­tos más al­tos que se de­be afron­tar si se de­ci­de sem­brar maíz. “El pri­mer impulso del pro­duc­tor es usar una se­mi­lla más ba­ra­ta, pe­ro no se da cuen­ta que de ese mo­do pier­de po­ten­cial de ren­di­mien­to y es­ta­bi­li­dad”, ex­pli­có Eula. Y su­gi­rió su es­tra­te­gia pa­ra momentos com­ple­jos: “En los me­jo­res am­bien­tes, tra­ba­ja­mos con se­mi­llas de me­nor desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co, y en los peo­res con se­mi­lla de punta, dis­mi­nu­yen­do a ni­ve­les crí­ti­cos la den­si­dad de siem­bra”. Bajo es­te sis­te­ma, ase­gu­ran que lo­gran dis­mi­nuir un 10% o más el cos­to de pro­duc­ción.

Pa­ra aho­rrar en fer­ti­li­zan­tes pe­ro sin per­der de­ma­sia­do po­ten­cial no tra­ba­jan con diag­nós­ti­co por ba­lan­ce nu­tri­cio­nal, sino que es­tu­dian la ca­pa­ci­dad de ca­da lo­te de li­be­rar nu­trien­tes y, apa­lan­ca­dos en ella, so­bre to­do en maí­ces de fe­cha de siem­bra tar­día, apun­tan a lo­grar muy al­tos ren­di­mien­tos con can­ti­da­des muy ba­jas y has­ta nu­las de fer­ti­li­zan­tes.

Cuan­do los sis­te­mas es­tán es­ta­bi­li­za­dos en ro­ta­ción y cos­tos, se in­cor­po­ran cul­ti­vos de opor­tu­ni­dad, co­mo gar­ban­zo, vi­cia, ce­ba­da cer­ve­ce­ra y, el más usa­do, el ma­ní. “Son cul­ti­vos que en­tran al sis­te­ma cuan­do los pre­cios in­ter­na­cio­na­les per­mi­ten una ren­ta­bi­li­dad de más de un 100% que el cul­ti­vo de so­ja”, ad­vir­tió Eula.

En ese ca­so, y pu­dien­do fir­mar con­tra­tos a fu­tu­ro, se uti­li­zan los me­jo­res lo­tes, por­que el ma­ní es un cul­ti­vo que se arran­ca, no de­ja co­ber­tu­ra y es com­pli­ca­do des­de el pun­to de vis­ta de la sus­ten­ta­bi­li­dad. Por eso, lo siem­bran en los lo­tes que tie­nen más ca­pa­ci­dad de re­cu­pe­ra­ción, en lo po­si­ble con ras­tro­jo de maíz.

Co­mo ob­je­ti­vo fi­nal, den­tro del pro­ce­so evo­lu­ti­vo de las em­pre­sas agro­pe­cua­rias ase­so­ra­das, se tra­ta de desa­rro­llar pro­yec­tos en con­jun­to que per­mi­tan ge­ne­rar una dis­mi­nu­ción de cos­tos extra a la lo­gra­da en ca­da em­pre­sa, e in­gre­sar a mer­ca­dos di­fe­ren­tes tra­tan­do de in­cor­po­rar va­lor agre­ga­do en ori­gen ( Ver Del ba­lan­cea­do...).

En es­te sen­ti­do, ha­ce ya seis años que es­tán tra­ba­jan­do con un pro­yec­to de apor­tes so­li­da­rios an­te ad­ver­si­da­des cli­má­ti­cas.

“Si una em­pre­sa del gru­po es afec­ta­da y su­fre pér­di­das, el res­to de las em­pre­sas par­ti­ci­pan­tes ha­cen un apor­te, pro­por­cio­nal a la can­ti­dad de hec­tá­reas de ca­da em­pre­sa, pa­ra con­tra­rres­tar las pér­di­das de la si­nies­tra­da”, ex­pli­có Eula.

En de­fi­ni­ti­va, se apun­ta a lo­grar cre­ci­mien­to y desa­rro­llo de me­nor a ma­yor, que tie­ne por ob­je­ti­vo es­ta­bi­li­zar el ne­go­cio agro­pe­cua­rio, in­clu­so con la ayu­da de la in­dus­tria­li­za­ción, pe­ro al ni­vel de los pro­duc­to­res. t

En su sal­sa. Eula, en un lo­te de so­ja, es­ta cam­pa­ña cer­ca de la cor­do­be­sa Her­nan­do.

De aquí y de allá. A la izq., un lo­te de ma­ní sembrado so­bre ras­tro­jo de maíz. Es una de las for­mas que tie­ne Eula de cui­dar el sue­lo en los cam­pos en los que ase­so­ra y que se vuel­can al pri­me­ro de esos cul­ti­vos. Arri­ba, el ingeniero en un lo­te de so­ja cer­ca de Her­nan­do.

Jun­tos. Pa­ra Eula, hoy el ase­sor de­be tra­ba­jar en to­dos los te­mas con el due­ño del cam­po. An­tes, su rol era más aco­ta­do.

A mi­rar 2. Tam­bién un am­plio com­ple­jo de pla­gas obli­ga a bus­car nue­vas so­lu­cio­nes y a es­tar bien en­ci­ma de los lo­tes, sos­tie­ne Eula. A la izq., iso­ca me­di­do­ra.

A mi­rar 1. Las ma­le­zas cons­ti­tu­yen, sin du­das, un desafío in­me­dia­to, en­tre ellas la ra­ma ne­gra ( a la iz­quier­da).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.