Con ac­ti­tud ga­na­de­ra

En el centro de For­mo­sa, un am­bien­te di­fí­cil, el pro­duc­tor Os­val­do Ca­ne­sín, con tec­no­lo­gía y bue­nas prác­ti­cas de ma­ne­jo, desa­rro­lló la ga­na­de­ría en 7.800 hec­tá­reas. Con es­ta pla­ta­for­ma, va por más y apues­ta por la in­ten­si­fi­ca­ción.

Clarin - Rural - - TAPA - FOR­MO­SA. EN­VIA­DO ES­PE­CIAL Pablo Lo­sa­da plo­sa­da@cla­rin.com

En el di­fí­cil am­bien­te de Iba­rre­ta, en el centro de For­mo­sa, el pro­duc­tor Os­val­do Ca­ne­sín desa­rro­lló un exi­to­so plan­teo de cría de 3.200 ca­be­zas a ba­se de ma­ne­jo y tec­no­lo­gía. Con es­ta pla­ta­for­ma, aho­ra va por más y apues­ta por la in­ten­si­fi­ca­ción.

La ga­na­de­ría ar­gen­ti­na se es­tá con­so­li­dan­do en sus nue­vos am­bien­tes pro­duc­ti­vos, aque­llos a los que que­dó des­pla­za­da por la agri­cul­tu­ri­za­ción. La me­jo­ra ge­né­ti­ca, las bue­nas prác­ti­cas de ma­ne­jo y la adop­ción de pro­ce­sos y tec­no­lo­gías es­tán ha­cien­do a sus for­ta­le­zas.

Has­ta For­mo­sa lle­gó Cla­rín Ru­ral pa­ra co­no­cer de cer­ca la nue­va reali­dad ga­na­de­ra y la his­to­ria de la so­cie­dad fa­mi­liar “Ca­ne­sí­nWelsh”.

La em­pre­sa en­tre Mi­guel An­gel Welsh (“Pi­lo”, co­mo lo lla­man) y Os­val­do Ca­ne­sín (“Ne­co”, así lo apo­dan) co­men­zó ha­ce 32 años en un ne­go­cio aso­cia­do a los com­bus­ti­bles y los lu­bri­can­tes. Ellos son cu­ña­dos. La her­ma­na de Mi­guel An­gel es­tá ca­sa­da con Os­val­do.

Con el ob­je­ti­vo de di­ver­si­fi­car ac­ti­vi­da­des, la so­cie­dad se in­cli­nó a la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria con la com­pra del pri­mer cam­po ga­na­de­ro, “El Can­dil”, de 5.200 hec­tá­reas, a 15 ki­ló­me­tros de la lo­ca­li­dad de Iba­rre­ta, en el centro sur de For­mo­sa, y a 112 ki­ló­me­tros en lí­nea rec­ta al sur del lí­mi­te in­ter­na­cio­nal con Pa­ra­guay.

Lue­go, la fir­ma ad­qui­rió un se­gun­do es­ta­ble­ci­mien­to ga­na­de­ro en el año 1996, lla­ma­do “San Pe­dro”, de 2.600 hec­tá­reas, y que se dis­tan­cia del pri­me­ro en tres ki­ló­me­tros y se ubi­ca en los cru­ces de las ru­tas na­cio­na­les 95 y 81. De es­ta for­ma, la em­pre­sa ma­ne­ja una so­la uni­dad pro­duc­ti­va de cría de 7.800 hec­tá­reas.

La apues­ta por la di­ver­si­fi­ca­ción lle­vó a que Pi­lo y Ne­co se man­tu­vie­ran uni­dos, pe­ro ha­cien­do ca­da uno lo que me­jor sa­ben ha­cer. Así, Ne­co que­dó a car­go de la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria, mien­tras que Pi­lo ge­ren­cia el ne­go­cio de com­bus­ti­bles.

Afron­tar el desafío de “abrir tran­que­ras” y en una zo­na con ca­rac­te­rís­ti­cas par­ti­cu­la­res (Ver Una se­quía...), co­mo el nor­des­te ar­gen­tino, tu­vo sus di­fi­cul­ta­des pe­ro tam­bién do­tó a la em­pre­sa de mu­chas for­ta­le­zas.

En am­bas es­tan­cias de la so­cie­dad “Ca­ne­sín-Welsh” to­do se ini­ció des­de aba­jo. El Can­dil ya te­nía un me­jor desa­rro­llo agro­pe­cua­rio cuan­do se ad­qui­rió, di­ce Ne­co, en cam­bio, en San Pe­dro, “no ha­bía na­da, ni ha­cien­da, ni alam­bra­do, ni co­rra­les” re­cuer­da el pro­duc­tor. De es­ta for­ma, se fue­ron ha­cien­do las in­ver­sio­nes en ins­ta­la­cio­nes y co­men­za­ron a po­blar el cam­po con ha­cien­da de la ra­za Bra­ford. “Nos de­di­ca­mos por es­ta ra­za por su man­se­dum­bre y do­ci­li­dad”, se­ña­la Ca­ne­sín, en diá­lo­go con

Cla­rín Ru­ral.

Du­ran­te es­tos ca­si vein­te años en am­bos cam­pos se hi­zo desa­rro­llo ga­na­de­ro pa­ra, a par­tir de

aho­ra, apos­tar a la in­ten­si­fi­ca­ción (Ver In­ten­si­fi­car).

To­do co­men­zó con la lim­pie­za del bajo mon­te, man­te­nien­do las es­pe­cies gran­des y año­sas de que­bra­cho, al­ga­rro­bo e itín, se sem­bra­ron pas­tu­ras den­tro y fue­ra de los mon­tes, se in­vir­tió en ins­ta­la­cio­nes (alam­bra­dos, bo­ye­ros eléc­tri­cos, agua­das y co­rra­les) y se ajus­tó el ma­ne­jo del ro­deo. To­das es­tas tec­no­lo­gías que en otras zo­nas de tra­di­ción ga­na­de­ra ya es­tán con­so­li­da­das ha­ce tiem­po, desa­rro­llar­las en es­tos am­bien­tes sig­ni­fi­có gran­des pa­sos.

En­tre am­bos cam­pos se ma­ne­ja un pre­su­pues­to fo­rra­je­ro a ba­se de 2.500 hec­tá­reas de cam­po na­tu­ral y la siem­bra de dos es­pe­cies me­ga­tér­mi­cas: 600 hec­tá­reas de gat­ton pa­nic, una es­pe­cie muy pre­fe­ri­da en el no­res­te ar­gen­tino por su to­le­ran­cia a am­bien­tes se­mi­ári­dos, y 800 hec­tá­reas de pas­to es­tre­lla, una gra­mí­nea que re­quie­re un ma­ne­jo ar­te­sa­nal ya que sus es­to­lo­nes de­ben sem­brar­se de for­ma ma­nual.

Pa­ra el pro­duc­tor, la to­le­ran­cia al ma­ne­jo rús­ti­co de es­tas es­pe­cies es cla­ve, tal es así que Ne­co afir­ma que tie­ne lo­tes de pas­to es­tre­lla sem­bra­dos des­de el año 1996. Ade­más se adap­tan bien a la es­ta­cio­na­li­dad del cli­ma de la re­gión, es de­cir, que pro­du­cen un ex­ce­den­te de fo­rra­je en la pri­ma- ve­ra-verano, en con­tra­po­si­ción con el es­ca­so o nu­lo cre­ci­mien­to du­ran­te la es­ta­ción fría.

De es­ta for­ma, du­ran­te el in­vierno en los es­ta­ble­ci­mien­tos de­ben re­cu­rrir al apor­te de un ver­deo (ave­na) o la su­ple­men­ta­ción con se­mi­lla de al­go­dón, ro­llo de al­fal­fa y grano de maíz, la cual se uti­li­za pa­ra la man­ten­ción de las hem­bras o la re­cría de va­qui­llo­nas. Con es­ta tác­ti­ca de ma­ne­jo y, en par­ti­cu­lar con las va­qui­llas, el pro­duc­tor lo­gra que las ma­dres se pre­ñen con 15 a 18 me­ses de edad, un no­ta­ble desa­rro­llo pa­ra una zo­na di­fí­cil. Las hem­bras son to­das in­se­mi­na­das y lue­go se ha­ce un “repaso” con mon­ta na­tu­ral con los to­ros, ex­pli­ca el pro­duc­tor.

Lo im­por­tan­te, des­ta­ca Ca­ne­sín, es el se­gui­mien­to de la va­ca lue­go de la pa­ri­ción, pa­ra que no cai­ga su con­di­ción y que pue­da pre­ñar­se en el tiem­po ade­cua­do, de lo con­tra­rio, se pier­de un año con la hem­bra sin ter­ne­ro. La ter­ne­ra­da que va a la venta sa­le con 220 ki­los. “No me gus­ta ven­der muy li­viano ya que hay pas­to pa­ra que el ter­ne­ro ga­ne unos ki­los más”, di­ce Ne­co.

Por su par­te, la es­ta­cio­na­li­dad del pas­to tam­bién re­gu­la la car­ga ani­mal de los cam­pos, otra ca­rac­te­rís­ti­ca que Ca­ne­sín trans­for­mó en for­ta­le­za del sis­te­ma, y le da sus­ten­ta­bi­li­dad.

“Por la ofer­ta fo­rra­je­ra del verano, el cam­po tie­ne un po­ten­cial pa­ra que pas­to­ree una ca­be­za por hec­tá­rea, aun­que la car­ga se man­tie­ne en 0,3 ca­be­zas, en pro­me­dio, to­do el año ya que a la sa­li­da del verano la pro­duc­ción del pas­to cae mu­cho. Con la su­ple­men­ta­ción in­ver­nal la car­ga se man­tie­ne ca­si es­ta­ble con 0,25 ani­ma­les/ha”, apor­ta Fer­nan­do La­mue­dra, ingeniero agró­no­mo, so­brino de Ca­ne­sín, y quien se es­tá in­vo­lu­cran­do de a po­co en el ma­ne­jo téc­ni­co del cam­po. El ro­deo to­tal tie­ne ac­tual­men­te 3.200 ca­be­zas.

Ade­más, con la elec­ción de la bue­na ge­né­ti­ca que hi­cie­ron por mu­chos años, la em­pre­sa tie­ne en trá­mi­te la apro­ba­ción de la ca­ba­ña. La ges­tión co­men­zó ha­ce tiem­po y ya de­bió es­tar fi­na­li­za­da, ex­pli­ca La­mue­dra, pe­ro la se­quía de los úl­ti­mos años obli­gó a mez­clar to­do el ro­deo.

Las bue­nas prác­ti­cas de ma­ne­jo y las ideas sus­ten­ta­bles mar­can el rumbo allá, en el nor­te ar­gen­tino, don­de se es­tá ar­man­do la nue­va his­to­ria ga­na­de­ra del país.

En El Can­dil y San Pe­dro, el ma­ne­jo de la car­ga y el fo­rra­je son cla­ve

Nor­te­ño. Ca­ne­sín, jun­to a un lo­te de ha­cien­da Bra­ford, en For­mo­sa.

En el co­rral. Os­val­do Ca­ne­sín, al pie del ca­ba­llo que mon­ta su nie­to. De­trás, su so­brino, Fer­nan­do La­mue­dra, ase­sor téc­ni­co de los es­ta­ble­ci­mien­tos San Pe­dro y El Can­dil. Más atrás un lo­te de va­qui­llo­nas que fue in­se­mi­na­da re­cien­te­men­te. To­do el ro­deo de ma­dres se in­se­mi­na y lue­go se ha­ce un repaso, con mon­ta na­tu­ral, con los to­ros.

Bue­na ge­né­ti­ca. A la izq., un to­ro Bra­ford. En San Pe­dro eli­gie­ron la ra­za por la do­ci­li­dad en el ma­ne­jo. A la de­re­cha, un ope­ra­rio in­se­mi­na a una hem­bra.

Su­ple­men­ta­ción. La re­cría, a pun­to de co­mer se­mi­lla de al­go­dón y maíz.

Cul­ti­vo. El sor­go de au­to­con­su­mo es una de las al­ter­na­ti­vas del fu­tu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.