La so­ja, un cul­ti­vo ver­sá­til que sir­ve pa­ra la in­dus­tria y la sa­lud hu­ma­na

El po­ro­to se usa pa­ra fa­bri­car bu­ta­cas de au­to­mó­vi­les, en­tre otras co­sas.

Clarin - Rural - - TAPA -

La so­ja si­gue su­man­do usos po­si­bles, y de esa ma­ne­ra si­so­ja gue au­men­tan­do su de­man­da y los pre­cios se man­tie­nen en las nu­bes. Eso fue lo que se de­du­jo del pa­nel so­bre nue­vos usos de la so­ja que tu­vo lu­gar la se­ma­na pa­sa­da en el se­mi­na­rio de la Aso­cia­ción de la Ca­de­na de la So­ja Ar­gen­ti­na (Ac­so­ja).

Du­ran­te el pa­nel se reali­zó una vi­deo con­fe­ren­cia con la Dra. Dé­bo­rah Mie­lews­ki, lí­der téc­ni­ca del gru­po de in­ves­ti­ga­cio­nes en plás­ti­co del Centro de In­no­va­ción e In­ves­ti­ga­ción de Ford Mo­tor Com­pany en Dear­born, Mi­chi­gan, en la que con­ver­só so­bre el uso de los po­lio­les en la in­dus­tria au­to­mo­triz y la re­vo­lu­ción que han ge­ne­ra­do los de­ri­va­dos de la en esa em­pre­sa.

Mie­lews­ki co­men­tó que la es­pu­ma de so­ja cum­ple con to­dos los re­qui­si­tos es­ta­ble­ci­dos pa­ra ser usa­da en los asien­tos de au­to­mó­vi­les, y que Ford em­pe­zó a usar es­pu­ma de so­ja en el mo­de­lo Mus­tang a par­tir del año 2008.

Las me­di­cio­nes de la em­pre­sa in­di­can que la uti­li­za­ción de es­te nue­vo ma­te­rial ha lo­gra­do re­du­cir la con­ta­mi­na­ción (CO2) y ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro en un por­cen­tual su­pe­rior a los 25 mi­llo­nes de li­bras al año. Es­to de­ter­mi­nó que ac­tual­men­te to­dos los vehícu­los de Ford North Amé­ri­ca in­gre­sen al sis­te­ma de ter­mi­na­ción con bio­ma­te­ria­les. Hoy, el 100% de los res­pal­dos y asien­tos más el 75% de los apo­ya ca­be­zas en los Es­ta­dos Uni­dos es­tán he­chos con es­pu­ma de so­ja. “Las bio es­pu­mas re­du­cen la de­pen­den­cia al pe­tró­leo en más de 5 mi­llo­nes de li­bras por año”, di­jo Mie­lews­ki. Pa­ra el 2015, la em­pre­sa ya ha se­lec­cio­na­do una se­rie de bio­ma­te­ria­les que uti­li­za­rá pa­ra sus pro­duc­tos, co­mo la pa­ja de tri­go, con lino y cás­ca­ra de arroz que al mez­clar­se con plás­ti­cos se trans­for­man en ex­ce­len­tes ais­lan­tes eléc­tri­cos.

Otra de las di­ser­ta­cio­nes que pu­so a la luz los nue­vos usos de la so­ja fue la del Dr. Mark Mes­si­na, es­pe­cia­lis­ta en te­mas de nu­tri­ción, quien di­jo que los ali­men­tos de so­ja pa­re­cen ser es­pe­cial­men­te buenos pa­ra las mu­je­res me­no­páu­si­cas.

El in­te­rés en la so­ja, se­gún in­di­có, se de­be a que es una fuen­te muy ri­ca de iso­fla­vo­nas. “Se ase­gu­ra que las iso­fla­vo­nas re­du­cen el ries­go de va­rias en­fer­me­da­des cró­ni­cas si bien sus efec­tos es­tro­gé­ni­cos tam­bién han ge­ne­ra­do preo­cu­pa­ción por la po­si­bi­li­dad de que em­peo­ren el pro­nós­ti­co de pa­cien­tes con cán­cer de ma­ma. Es­ta preo­cu­pa­ción es in­fun­da­da por­que los da­tos clí­ni­cos mues­tran que la ex­po­si­ción a iso­fla­vo­nas no afec­ta de ma­ne­ra ne­ga­ti­va los mar­ca­do­res del ries­go del cán­cer de ma­ma. Ade­más, es­tu­dios pros­pec­ti­vos epi­de­mio­ló­gi­cos in­di­can que la in­ges­ta de so­ja post diag­nós­ti­co re­du­ce la re­cu­rren­cia del cán­cer y me­jo­ra la so­bre­vi­da”, afir­mó Mes­si­na, y agre­gó que hay da­tos que su­gie­ren que un con­su­mo mo­de­ra­do de so­ja du­ran­te la ni­ñez y la ado­les­cen­cia re­du­ce sus­tan­cial­men­te el ries­go de cán­cer de ma­ma en la vi­da adul­ta.

La con­fe­ren­cia de cie­rre del pa­nel es­tu­vo a car­go del Ingeniero en Acui­cul­tu­ra Lu­cas Ma­glio, quien pre­sen­tó a la ac­ti­vi­dad co­mo la pró­xi­ma re­vo­lu­ción en la pro­duc­ción de ali­men­tos y re­la­cio­nó a la so­ja co­mo un ali­men­to fun­da­men­tal pa­ra la cría de pe­ces. “La acui­cul­tu­ra es la ma­ne­ra más efi­cien­te de con­ver­tir la so­ja en pro­teí­na ani­mal”, ase­gu­ró. t

Mul­ti­uso. La olea­gi­no­sa no es so­lo pa­ra los cer­dos. Ya se usa has­ta pa­ra fa­bri­car asien­tos de au­to­mó­vi­les (arri­ba).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.