Es tiem­po de ajus­tar to­das las va­ria­bles del ma­ne­jo

La re­po­si­ción de nu­trien­tes y el uso del agua, en la mira.

Clarin - Rural - - TAPA - An­drés Ma­ti­na­ta cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

El in­cre­men­to de la po­bla­ción mun­dial, que se­gún FAO as­cen­de­rá a 9.000 mi­llo­nes en 2050, obli­ga a que to­dos los ac­to­res que com­po­nen la ca­de­na de va­lor del sec­tor agroa­li­men­ta­rio se es­fuer­cen al má­xi­mo. La ten­den­cia es muy cla­ra, y el ca­mino es la má­xi­ma efi­cien­cia en agri­cul­tu­ra y ga­na­de­ría, pe­ro sin per­der de vis­ta la sus­ten­ta­bi­li­dad de los pro­ce­sos.

Pa­ra ana­li­zar cuá­les son las pre­mi­sas que per­mi­ti­rán in­cre­men­tar la pro­duc­ción de ma­ne­ra efi­cien­te y sus­ten­ta­ble, es­ta se­ma­na la Fun­da­ción Pro­du­cir Con­ser­van­do lle­vó a ca­bo un se­mi­na­rio en la ciu­dad de Buenos Aires que per­mi­tió vi­sua­li­zar el ni­vel de la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria ar­gen­ti­na en ma­te­ria de sus­ten­ta­bi­li­dad.

Gus­ta­vo Oli­ve­rio, coor­di­na­dor de la en­ti­dad or­ga­ni­za­do­ra, pre­sen­tó los re­sul­ta­dos de re­le­va­mien­tos efec­tua­dos en dos es­ta­ble­ci­mien­tos agro­pe­cua­rios de la zo­na nú­cleo ar­gen­ti­na, en don­de se mi­die­ron va­ria­bles re­la­cio­na­das con el uso del agua, fer­ti­li­zan­tes y pro­duc­tos fi­to­sa­ni­ta­rios.

Una de las prin­ci­pa­les con­clu- sio­nes fue que las tec­no­lo­gías de pro­ce­sos per­mi­ten au­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad, sin des­cui­dar el aho­rro de agua. En el ca­so de la lo­ca­li­dad bo­nae­ren­se de Tren­que Lau­quen, la prue­ba se hi­zo en un cam­po de 1.700 hec­tá­reas, y de­mos­tró que el aho­rro de agua de llu­via ge­ne­ra­do en una ro­ta­ción pro­me­dio equi­va­le al con­su­mo anual de es­ta ciu­dad de 45.000 ha­bi­tan­tes. “Pa­ra pro­du­cir una to­ne­la­da de grano, usa­mos hoy en Ar­gen­ti­na en­tre un 35 y 55% me­nos de agua de llu­via que en los años 80”, re­for­zó Oli­ve­rio.

Al mo­men­to de ana­li­zar la nu­tri­ción del sue­lo, re­mar­có un da­to que aun­que es bien co­no­ci­do no hay que pa­sar por al­to: en la ac­tua­li­dad, los pro­duc­to­res ar­gen­ti­nos con­su­men un pro­me­dio de 40 kg/ha de fer­ti­li­zan­tes, que equi­va­len a una re­po­si­ción de nu­trien­tes que os­ci­la en­tre el 35 y 50%. Y en re­la­ción al uso de fi­to­sa­ni­ta­rios, ex­pli­có que si bien se usan más pro­duc­tos por to­ne­la­da de so­ja, son de me­nor to­xi­ci­dad. En con­cre­to, en es­tos días un 77% co­rres­pon­de a pro­duc­tos ban­da ver­de y azul, con­tra un 25% en com­pa­ra­ción a la dé­ca­da del 80´.

Ade­más de la agri­cul­tu­ra sus­ten­ta­ble, hu­bo es­pa­cio pa­ra ver có­mo la le­che­ría pue­de ser muy ren­ta­ble, y al mis­mo tiem­po sus­ten­ta­ble en to­das sus fa­ses. En­tre los di­ser­tan­tes de la jor­na­da, se pu­do ver al es­ta­dou­ni­den­se Mi­ke Mc Clos­key. A mo­do de bre­ve re­se­ña, es uno de los pro­pie­ta­rios de Fair Oaks Dairy Farms, una em­pre­sa le­che­ra con ba­se en In­dia­na, que cuen­ta con un ro­deo de 15.000 va­cas Ho­lan­do dis­tri­bui­das en cin­co tam­bos es­ta­bu­la­dos. En su vas­to cu­rrí­cu­lum tam­bién se pue­de apre­ciar que es co-fun­da­dor y CEO de Se­lect Milk Pro­du­cers, la sex­ta coope­ra­ti­va le­che­ra más gran­de de Es­ta­dos Uni­dos y fun­da­dor de Fair Li­fe, en­tre otros tra­ba­jos.

En es­te ne­go­cio apro­ve­chan to­do al má­xi­mo, y de ma­ne­ra sus­ten­ta­ble. En el ca­so de la coope­ra­ti­va, pro­ce­san el es­tiér­col de los cin­co tam­bos, a tra­vés de di­ges­to­res anae­ró­bi­cos. Es­te pro­ce­so per­mi­te ge­ne­rar su­fi­cien­te ener­gía pa­ra abas­te­cer de elec­tri­ci­dad a los tam­bos, ade­más de gas me­tano. De es­ta ma­ne­ra, los 42 ca­mio­nes del es­ta­ble­ci­mien­to que trans­por­tan la pro­duc­ción de le­che re­em­pla­zan el ga­soil por gas “ela­bo­ra­do” con su pro­pio ro­deo bo­vino.

Pa­ra sos­te­ner es­tas ideas, la eco­no­mía tam­bién de­be ser sus­ten­ta­ble, y en los pró­xi­mos años de­be­rá in­te­grar­se de ma­ne­ra ca­da vez más efi­cien­te con el sec­tor agro­pe­cua­rio.

En es­te pun­to, el eco­no­mis­ta Juan Llach des­ta­có que las eco­no­mías emer­gen­tes lle­ga­ron pa­ra que­dar­se y se­ña­ló al­gu­nas de las opor­tu­ni­da­des: al­to cre­ci­mien­to de las clases me­dias en esos paí­ses, y un me­jor ac­ce­so a la tec­no­lo­gía y edu­ca­ción. “Es un gran mer­ca­do, y no hay que te­ner la mi­ra­da so­lo pues­ta en Chi­na”, ad­vir­tió. t

Agro­quí­mi­cos. Un ope­ra­rio se pre­pa­ra pa­ra la apli­ca­ción. El 77% de los pro­duc­tos usa­dos es ban­da ver­de o azul.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.