Co­sas ve­re­des, Sancho…

Clarin - Rural - - LOS TEMAS DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

Dos he­chos sig­ni­fi­ca­ti­vos ja­lo­na­ron la se­ma­na. Am­bos tie­nen un de­no­mi­na­dor co­mún: im­pli­can un sor­pre­si­vo gi­ro en la es­tra­te­gia ofi­cial ha­cia el sec­tor. El tiem­po di­rá si se tra­ta de una co­rrec­ción del rumbo o sim­ple­men­te un gol­pe de ti­món pa­ra elu­dir al­guno de los tan­tos pe­li­gros que ace­chan en la sin­gla­du­ra fi­nal del ci­clo K.

El pri­mer he­cho tie­ne que ver con la reapertura de la plan­ta fri­go­rí­fi­ca de Hug­hes de Mar­frig Ar­gen­ti­na, fi­lial lo­cal de Mar­frig Glo­bal Foods, una gi­gan­tes­ca em­pre­sa bra­si­le­ña es­pe­cia­li­za­da en pro­teí­nas ani­ma­les. MGF tie­ne 45.000 em­plea­dos en to­do el mun­do, ope­ra en 140 paí­ses y ha­bía des­em­bar­ca­do en el país ha- ce sie­te años, pre­ci­sa­men­te con la com­pra de es­te fri­go­rí­fi­co.

La plan­ta, por en­ton­ces de AB&P, era la per­la de la in­dus­tria ex­por­ta­do­ra. De ta­ma­ño me­diano, muy efi­cien­te y com­pac­ta, y con la lí­nea de des­pos­ta­do (tro­ceo y em­pa­que­ta­do de los cor­tes anató­mi­cos al va­cío) más so­fis­ti­ca­da del país. Fue la pri­me­ra en ela­bo­rar cor­tes por­cio­na­dos en at­mós­fe­ra con­tro­la­da, una tec­no­lo­gía ideal pa­ra aten­der la gas­tro­no­mía fi­na en los me­jo­res mer­ca­dos.

Pe­ro lle­gó la cri­sis. No va­mos a des­cri­bir las cau­sas, por­que son su­fi­cien­te­men­te co­no­ci­das. La ten­ta­ción del bien en­con­tró cau­ce en eso de ase­gu­rar “la me­sa de los ar­gen­ti­nos”. El fa­ci­lis­mo de tra­bar las ex­por­ta­cio­nes só­lo sir­vió pa­ra que­brar la me­jor in­dus­tria, tan­to des­de el pun­to de vis­ta téc­ni­co co­mo sa­ni­ta­rio, más el en­tre­la­za­mien­to co­mer­cial de la mano de vie­jos y nue­vos ac­to­res glo­ba­les en el ne­go­cio.

En­tre otras ca­la­mi­da­des, a la car­ne se la cas­ti­gó con al­tí­si­mos de­re­chos de ex­por­ta­ción, y has­ta con la prohi­bi­ción de ex­por­tar en al­gu­nos momentos. Se lle­gó has­ta el dis­pa­ra­te de des­car­gar con­tai­ners que ya es­ta­ban abor­do y par­tien­do.

A eso ha­bía que su­mar la re­ti­cen­cia en el otor­ga­mien­to de per­mi­sos de ex­por­ta­ción, la de­mo­ra

La reapertura de la plan­ta de Mar­frig es sín­to­ma de un gi­ro en la po­lí­ti­ca ofi­cial

en asig­nar la cuo­ta Hil­ton, y la per­sis­ten­te de­mo­ra en la de­vo­lu­ción de los sal­dos de IVA, una pe­sa­da mochila pa­ra to­dos los ex­por­ta­do­res.

Ha­ce cua­tro me­ses, es­te cóc­tel eclo­sio­nó. Lle­ga­ron los cie­rres de plan­tas, no só­lo es­ta de Mar­frig. Se per­die­ron 8.000 pues­tos de tra- bajo en la in­dus­tria, los de ma­yor ca­li­dad y re­mu­ne­ra­ción. Fe­bri­les ges­tio­nes de fun­cio­na­rios mu­ni­ci­pa­les, pro­vin­cia­les, po­lí­ti­cos del ofi­cia­lis­mo y la opo­si­ción, jun­to con los em­pre­sa­rios, en­con­tra­ron una ven­ta­ni­ta abier­ta y fil­tra­ron ideas pa­ra re­en­cau­zar la his­to­ria. Un plan de pa­gos pa­ra de­vol­ver el IVA y la pro­me­sa de ROEs fue­ron to­ma­dos por la em­pre­sa co­mo un signo de nue­vos tiem­pos.

Com­par­ti­mos en Hug­hes la ale­gría de las 500 fa­mi­lias que aplau­die­ron al je­fe de Ga­bi­ne­te Jor­ge Ca­pi­ta­nich, al res­pon­sa­ble de la ope­ra­ción de Mar­frig Ar­gen­ti­na Alain Mar­ti­net y al po­pe del sin­di­ca­to de la car­ne Jo­sé Al­ber­to Fan­ti­ni. Ca­pi­ta­nich in­vo­có a San­ta Ri­ta, re­cor­dan­do que se ce­le­bra­ba su día: pa­tro­na de las cau­sas im­po­si­bles. El hu­mo vuel­ve a sa­lir de las cal­de­ras de Hug­hes.

Pe­ro más allá de es­to, que es de jus­ti­cia ele­men­tal, la cues­tión de fon­do no es­tá re­suel­ta. El stock bo­vino ca­yó y la re­cu­pe­ra­ción es len­ta, y ya no se pue­de cul­par a la so­ji­za­ción, por­que has­ta el yu­yo es­tá fre­na­do.

Una idea co­mo pa­ra me­ter en un pro­gra­ma: eli­mi­nar las re­ten­cio­nes y co­lo­car en su lu­gar un “afo­ro” fijo y su­fi­cien­te­men­te al­to co­mo pa­ra des­es­ti­mu­lar las ex­por­ta­cio­nes de los cor­tes de me­nor va­lor. Co­sa de que só­lo sea in­tere­san­te ven­der los cor­tes ca­ros. Se­ría un es­tí­mu­lo fe­no­me­nal pa­ra au­men­tar el pe­so de fae­na y se ase­gu­ra­ría al mis­mo tiem­po con mu­cha más ge­ne­ro­si­dad la me­sa de los ar­gen­ti­nos con car­ne ba­ra­ta.

La se­gun­da no­ti­cia que tam­bién im­pli­ca un gi­ro co­per­ni­cano en la po­lí­ti­ca ofi­cial, fue el avan­ce en el Se­na­do de la des­gra­va­ción del bio­die­sel. A lo que se su­mó más tar­de la no­ti­fi­ca­ción de una re­duc­ción a la mi­tad de los de­re­chos de ex­por­ta­ción.

Co­sas ve­re­des, Sancho…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.