Que el menú sea so­lo pa­ra la ha­cien­da

El INTA brin­da con­se­jos pa­ra que las pla­gas no com­pli­quen el cre­ci­mien­to de las pas­tu­ras im­plan­ta­das.

Clarin - Rural - - FORRAJES -

La rá­pi­da y efi­cien­te im­ple­men­ta­ción de una pas­tu­ra re­sul­ta fun­da­men­tal pa­ra ase­gu­rar la pro­vi­sión de pas­to de ca­li­dad y en abun­dan­cia por los si­guien­tes cua­tro años.

Sin em­bar­go, el ob­je­ti­vo pue­de ver­se ame­na­za­do por la pre­sen­cia de ma­le­zas, in­sec­tos u hon­gos, por ha­cer las la­bo­res en una fe­cha in­co­rrec­ta, con po­ca hu­me­dad al mo­men­to de la im­plan­ta­ción o con de­fi­cien­cias en la den­si­dad de siem­bra de ca­da es­pe­cie in­te­gran­te de la mez­cla, en­tre otros mo­ti­vos.

En ese sen­ti­do, un fac­tor muy im­por­tan­te a te­ner en cuen­ta es la pre­sen­cia de in­sec­tos, ya que és­tos pue­den afec­tar las pas­tu­ras en sus pri­me­ros es­ta­díos, con da­ños que van des­de las pér­di­das de al­gu­nas plan­tas has­ta el de­te­rio­ro to­tal del cul­ti­vo.

En­tre los in­sec­tos que afec­tan es­tos fo­rra­jes, tan­to a las le­gu­mi­no­sas co­mo a las gra­mí­neas, los más im­por­tan­te son los del sue­lo en el pe­río­do de ger­mi­na­ción-emer­gen­cia.

En las pri­me­ras eta­pas, la ma­yor ame­na­za es­tá da­da por los pul­go­nes (Ver­de, Azul y Mo­tea­do), aun­que tam­bién se en­cuen­tran trips, oru­gas cor­ta­do­ras y de­fo­lia­do­ras (iso­ca de la al­fal­fa, me­di­do­ra y mi­li­tar tar­día), en­tre otros.

La me­jor for­ma de com­ba­tir­los es me­dian­te el ma­ne­jo in­te­gra­do de pla­gas, es de­cir, uti­li­zar to­das las téc­ni­cas dis­po­ni­bles pa­ra man­te­ner la ame­na­za a ni­ve­les in­fe­rio­res a aque­llos que cau­san da­ño eco­nó­mi­co al cul­ti­vo.

Pa­ra eso, hay que con­si­de­rar el Ni­vel de Da­ño Eco­nó­mi­co (NDE) y el Um­bral de Da­ño Eco­nó­mi­co (UDE). El pri­mer con­cep­to alu­de a la den­si­dad po­bla­cio­nal de la pla­ga en un cul­ti­vo, en la cual el cos­to del con­trol coin­ci­de con el be­ne­fi­cio eco­nó­mi­co es­pe­ra­do del mis­mo; y el se­gun­do se re­fie­re a la den­si­dad po­bla­cio­nal de la pla­ga don­de el pro­duc­tor de­be ini­ciar la ac­ción de con­trol pa­ra evi­tar que la po­bla­ción so­bre­pa­se el NDE.

Te­nien­do en cuen­ta el im­pac­to de las pla­gas son im­por­tan­tes al­gu­nas con­si­de­ra­cio­nes prác­ti­cas an­tes de ini­ciar la siem­bra.

El pri­mer pa­so es com­prar se­mi­llas cu­ra­das, tan­to con in­sec­ti­ci­das co­mo con fun­gi­ci­das, lo que ase­gu­ra­rá una ger­mi­na­ción ho­mo­gé­nea y rá­pi­da.

Tam­bién se de­ben rea­li­zar mues­treos pe­rió­di­cos pa­ra iden­ti­fi­car la pre­sen­cia de in­sec­tos en el lo­te. Ade­más, es im­por­tan­te ha­cer el con­teo de los in­sec­tos y co­no­cer la bio­lo­gía de las es­pe­cies en­con­tra­das y el UDE de ca­da pla­ga.

En ese sen­ti­do, es im­por­tan­te des­ta­car que los UDE va­rían se­gún la pla­ga, el es­ta­do del cul­ti­vo y la re­gión agroe­co­ló­gia, por lo que siem­pre, pa­ra ma­xi­mi­zar la efi­cien­cia y no co­rrer el ries­go de rea­li­zar apli­ca­cio­nes in­ne­ce­sa­rias, se de­be con­sul­tar a un ingeniero agró­no­mo pa­ra que in­di­que los va­lo­res co­rrec­tos en su zo­na.

En tan­to, es fun­da­men­tal rea­li­zar el con­trol quí­mi­co con in­sec­ti­ci­das con las do­sis y vo­lú­me­nes de apli­ca­ción re­co­men­da­dos en las eti­que­tas de los pro­duc­tos.

En cuan­to a los in­sec­ti­ci­das que con­tro­lan los pul­go­nes, pue­den ser Imi­da­clo­prid y Tia­me­to­xam, o los clá­si­cos pe­ro muy efi­cien­tes Di­me­toa­to, Mer­cap­to­tion, Me­ta­mi­do­fós y Me­ti­da­tion. Es­tos, co­mo cual­quier otro fi­to­sa­ni­ta­rio, de­ben ma­ne­jar­se con cui­da­do, res­pe­tan­do las in­di­ca­cio­nes del mem­bre­te en to­do mo­men­to y apli­can­do las bue­nas prác­ti­cas agrí­co­las. t

Die­ta. Las pas­tu­ras pue­den ser el prin­ci­pal re­cur­so fo­rra­je­ro y du­rar 4 años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.