Un pa­so al fren­te

Re­fe­ren­tes de la in­dus­tria de los agro­quí­mi­cos de Ar­gen­ti­na, Bra­sil, Pa­ra­guay y Uru­guay analizan el fuer­te desafío al que se en­fren­ta la agri­cul­tu­ra en es­tos paí­ses en cuan­to a sus­ten­ta­bi­li­dad. Qué hay que ha­cer, de la co­yun­tu­ra al lar­go pla­zo. Un aná­li­si

Clarin - Rural - - TAPA - QUI­TO, ECUA­DOR. Lu­cas Villamil EN­VIA­DO ES­PE­CIAL lvi­lla­mil@cla­rin.com

El mo­de­lo pro­duc­ti­vo agrí­co­la que se ex­pan­dió en el Cono Sur du­ran­te la úl­ti­ma dé­ca­da, apa­lan­ca­do en un uso in­ten­si­vo del co­no­ci­mien­to, la bio­tec­no­lo­gía y los agro­quí­mi­cos, lle­vó a la re­gión a ser la prin­ci­pal pro­duc­to­ra de so­ja del mun­do. Pe­ro esa gran pro­duc­ti­vi­dad al­can­za­da no se dio en un mar­co ade­cua­do de sus­ten­ta­bi­li­dad. La fal­ta de ca­pa­ci­ta­ción por par­te de los pro­duc­to­res, en mu­chos ca­sos, y la au­sen­cia de una le­gis­la­ción apro­pia­da, en otros, hi­cie­ron que la uti­li­za­ción in­co­rrec­ta de al­gu­nas tec­no­lo­gías de­ri­va­ran en pro­ble­mas y cues­tio­na­mien­tos que el sec­tor, le­jos de es­con­der, quie­re ayu­dar a re­sol­ver ca­da día más in­ten­sa­men­te.

Pa­ra con­ver­sar con al­gu­nos de los pro­ta­go­nis­tas de es­ta pro­ble­má­ti­ca, Cla­rín Ru­ral es­tu­vo en Qui­to, Ecua­dor, con los re­fe­ren­tes de las cá­ma­ras de agro­quí­mi­cos de Bra­sil, Uru­guay, Pa­ra­guay y Ar­gen­ti­na, quie­nes tra­za­ron una ra­dio­gra­fía de los prin­ci­pa­les de­sa­fíos agro­nó­mi­cos que en­fren­ta la re­gión y ana­li­za­ron el ori­gen y las po­si­bles so­lu­cio­nes a los cues­tio­na­mien­tos.

En es­ta be­lla ciu­dad ecua­to­ria­na se reali­zó el Fo­ro In­ter­na­cio­nal de “Cro­pLi­fe La­tin Ame­ri­ca”, la or­ga­ni­za­ción gre­mial que reúne a los prin­ci­pa­les fa­bri­can­tes de agro­quí­mi­cos del mun­do.

En Bra­sil, el prin­ci­pal ex­por­ta­dor de so­ja del mun­do, el pro­ta­go­nis­mo de la cam­pa­ña que ter­mi­na se lo lle­vó la he­li­co­ver­pa ar­mi­ge­ra, una oru­ga que ya te­nía pre­sen­cia en los lo­tes bra­si­le­ños pe­ro que se ex­pan­dió mu­cho en los úl­ti­mos años. Es­to, se­gún ex­pli­có Eduar­do Daher, de la Aso­cia­ción Na­cio­nal de De­fen­sa Ve­ge­tal de Bra­sil (An­def), hi­zo que las ven­tas de in­sec­ti­ci­das re­pre­sen­ta­ran el 42% del to­tal de los pro­duc­tos pa­ra la pro­tec­ción de los cul­ti­vos, cuan­do ha­bi­tual­men­te la dis­tri­bu­ción es un ter­cio pa­ra in­sec­ti­ci­das, un ter­cio pa­ra her­bi­ci­das y un ter­cio pa­ra fun­gi­ci­das.

“Fue una de­man­da muy gran­de y hu­bo ca­sos de ma­la uti­li­za­ción de pro­duc­tos, por­que la oru­ga no mo­ría y al­gu­nos pro­duc­to­res lo apli­ca­ban nue­va­men­te. En cier­tos ca­sos, se ol­vi­da­ron de las bue­nas prác­ti­cas agrí­co­las”, re­co­no­ció Daher.

El bra­si­le­ño re­mar­có que otro pro­ble­ma gra­ve en su país si­gue sien­do la ro­ya asiá­ti­ca, una en­fer­me­dad que ex­pli­ca el al­to gas­to que se ha­ce en fun­gi­ci­das. “En Bra­sil so­bre­pa­sa­mos los 11.000 mi­llo­nes de dó­la­res de fac­tu­ra­ción en pro­duc­tos pa­ra la pro­tec­ción de cul­ti­vos. Ya es el pri­mer mer­ca­do del mun­do, y mu­cho tie­ne que ver la ro­ya asiá­ti­ca. Ade­más, ha­ce­mos dos y has­ta tres co­se­chas por año, lo cual es muy bueno en tér­mi­nos pro­duc­ti­vos, pe­ro pé­si­mo pa­ra pla­gas y ma­le­zas que se van tor­nan­do re­sis­ten­tes con más ve­lo­ci­dad”, des­cri­bió Daher.

Por su par­te, Jor­ge Pa­riz­zia, pre­si­den­te de la Cá­ma­ra Ar­gen­ti­na de Sa­ni­dad Agro­pe­cua­ria y Fer­ti­li­zan­tes (Ca­sa­fe), ha­bló con la vi­sión de lo que pa­sa en el otro gran­de del Cono sur. Uno de los pro­ble­mas que des­ta­có es el au­tar­los

“El pro­ble­ma de las ma­le­zas au­men­tó el uso de her­bi­ci­das”, des­cri­bió Pa­riz­zia

men­to de la pre­sen­cia de ma­le­zas re­sis­ten­tes o to­le­ran­tes. “Es­to hi­zo que au­men­te mu­cho las do­sis de her­bi­ci­das y hoy se es­tá vien­do có­mo con­tro­lar las ma­le­zas más a par­tir de prác­ti­cas de ma­ne­jo y her­bi­ci­das con mo­dos de ac­ción di­ver­sos. Cla­ra­men­te, hay que ro- pa­ra que no vuel­va a pa­sar lo que pa­só con el gli­fo­sa­to y la re­sis­ten­cia que ge­ne­ró en va­rias es­pe­cies”, ex­pli­có.

En Ar­gen­ti­na, el 60% del mer­ca­do de agro­quí­mi­cos es­tá cons­ti­tuí­do por her­bi­ci­das y, den­tro de ese 60%, el 70% era gli­fo­sa­to. Pe­ro aho­ra vie­nen cre­cien­do pro­duc­tos con otros prin­ci­pios ac­ti­vos. Por su par­te, los fun­gi­ci­das e in­sec­ti­ci­das re­pre­sen­tan un 15% del mer­ca­do ca­da uno.

Ri­car­do Bo­se­lli es pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Fi­to­sa­ni­ta­rios y Fer­ti­li­zan­tes de Pa­ra­guay (Cafyf). Di­jo que en su país, el cuar­to pro­duc­tor de so­ja del mun­do, hu­bo re­cien­te­men­te una aler­ta por la pla­ga he­li­co­ver­pa ar­mi­ge­ra que dis­pa­ró la venta de in­sec­ti­ci­das en for­ma pre­ven­ti­va. Sos­tu­vo que tam­bién es­tá pre­sen­te la ro­ya asiá­ti­ca. “Es­te año fue muy llu­vio­so y en al­gu­nas zo­nas se hi­cie­ron cua­tro o más apli­ca­cio­nes de fun­gi­ci­das. Ade­más, la apa­ri­ción de ma­le­zas re­sis­ten­tes es una reali­dad que ha dis­pa­ra­do el uso de her­bi­ci­das al­ter­na­ti­vos al gli­fo­sa­to”, des­cri­bió.

Ade­más, el pa­ra­gua­yo re­mar­có que el pro­duc­tor de su país es­tá muy ávi­do de tec­no­lo­gía y la adop­ta muy rá­pi­da­men­te. “En las úl­ti­mas dos cam­pa­ñas se ace­le­ró la apro­ba­ción de even­tos trans­gé­ni­cos, lo cual hi­zo cre­cer la pro­duc­ti­vi­dad”, di­jo Bo­se­lli.

Fi­nal­men­te, Mar­tín Pi­riz, pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de Pro­duc­tos Agro­quí­mi­cos del Uru­guay (Ca­ma­gro), des­cri­bió la si­tua­ción del ve­cino rio­pla­ten­se, don­de el prin­ci­pal pro­ble­ma tam­bién vie­ne en for­ma de ma­le­zas. “Apa­re­ce mu­cho la ra­ma ne­gra en to­da el área so­je­ra, y pa­ra re­sol­ver­lo se va por el la­do de ade­cuar los sis­te­mas de apli­ca­cio­nes. Uno no

se hu­bie­se ima­gi­na­do una apa­ri­ción tan rá­pi­da de un pro­ble­ma cuan­do el gli­fo­sa­to po­co me­nos que so­lu­cio­na­ba to­do. Pe­ro aho­ra es­tán sur­gien­do nue­vos her­bi­ci­das se­lec­ti­vos y no se­lec­ti­vos y cre­cen tam­bién en nues­tro mer­ca­do”, afir­mó.

Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, mu­chos de los pro­ble­mas que se evi­den­cian en los lo­tes de la re­gión fue­ron ge­ne­ra­dos por un uso ex­ce­si­vo o in­co­rrec­to de pro­duc­tos, y a su vez ge­ne­ran una de­man­da aun ma­yor de pro­duc­tos. Por eso, los en­tre­vis­ta­dos coin­ci­die­ron en que la apli­ca­ción de tec­no­lo­gía de­be ser acom­pa­ña­da de me­jo­res prác­ti­cas de ma­ne­jo.

Al res­pec­to, el bra­si­le­ño Daher fue con­tun­den­te: “Cuan­do el mer­ca­do de Chica­go mar­ca más de 500 dó­la­res por to­ne­la­da, en Bra­sil ha­cen so­ja, so­ja y so­ja. No hay ro­ta­ción de cul­ti­vos, no hay ma­ne­jo in­te­gra­do de pla­gas, no hay ro­ta­ción de in­gre­dien­tes ac­ti­vos. Es muy di­fí­cil con­tro­lar 33,5 mi­llo­nes de hec­tá­reas de so­ja pa­ra que se ha­ga tam­bién maíz y tri­go. Es­te es el pro­ble­ma de pro­du­cir mi­ran­do de­ma­sia­do los pre­cios”.

Lue­go, Pa­riz­zia aña­dió: “Hay mo­de­los pro­duc­ti­vos co­yun­tu­ra­les y otros es­truc­tu­ra­les. La Ar­gen­ti­na, cuan­do arran­có el mo­de­lo de so­ja RR en el 96, se mo­vió a un mo­de­lo co­yun­tu­ral. Si va­le la so­ja, apues­to por la so­ja, se pen­sa­ba. En ese mo­de­lo pro­duc­ti­vo, el que pro­du­cía ya no era el pro­duc­tor ge­nuino sino gru­pos o aso­cia­cio­nes que mi­ra­ban la co­yun­tu­ra de Chica­go. Pe­ro vol­vien­do al mo­de­lo es­truc­tu­ral, hay que ver có­mo ha­cer sus­ten­ta­ble el sis­te­ma. En Ar­gen­ti­na hay 20 mi­llo­nes de hec­tá­reas de so­ja y 4 mi­llo­nes de maíz, un ra­tio de 5 a 1 que ge­ne­ra pro­ble­mas im­por­tan­tes. En al­gún mo­men­to, to­dos los que es­ta­mos in­vo­lu­cra­dos en es­te ne­go­cio de­be­re­mos jun­tar­nos y plan­tear­nos qué es­pe­ra­mos de la Ar­gen­ti­na co­mo mo­de­lo pro­duc­ti­vo”.

Pa­riz­zia pun­tua­li­zó que, en el ac­tual con­tex­to, las tra­bas a la ex­por­ta­ción de maíz o tri­go jue­gan un rol fun­da­men­tal, y que son una de las ra­zo­nes por las que la Ar­gen­ti­na, que lle­gó a te­ner 7 mi­llo­nes de hec­tá­reas de tri­go, aho­ra so­lo tie­ne 3,4.

En es­te sen­ti­do, el plan de uso de suelos que se es­tá apli­can­do en Uru­guay apa­re­ce co­mo una op­ción pa­ra coor­di­nar la ac­ción del Es­ta­do, las em­pre­sas pro­vee­do­ras de in­su­mos y los pro­duc­to­res, al me­nos en la co­yun­tu­ra de ese país. Se tra­ta de una obli­ga­ción pa­ra el pro­duc­tor se­gún la cual tie­ne que pre­sen­tar an­te las au­to­ri­da­des un plan de uso de sue­lo a lar­go pla­zo que cum­pla con una ecua­ción bá­si­ca de cui­da­do de sue­lo. “La ecua­ción es­tá da­da por las pen­dien­tes, por los cul­ti­vos que se pon­ga, por el tiem­po que es­té des­cu­bier­to el sue­lo… Se aprue­ba en la me­di­da en que sea sus­ten­ta­ble. Eso ha­ce que en Uru­guay, don­de se es­ta­ba ha­cien­do so­ja/tri­go per­ma­nen­te­men­te, aho­ra se ten­gan que im­ple­men­tar sis­te­mas que in­cor­po­ran las gra­mí­neas de verano, o de­jan un ver­deo en el in­vierno, etc...”, ex­pli­có Pi­riz.

Lo que es­tá cla­ro es que, con vis­ta a una enor­me de­man­da fu­tu­ra de los ali­men­tos que pro­du­ce Su­da­mé­ri­ca, el de la sus­ten­ta­bi­li­dad es un de­ba­te cen­tral, que to­da­vía tie­ne mu­chos ca­pí­tu­los por de­lan­te en la re­gión.

En Ecua­dor. De izq. a der., Pi­riz (Pa­ra­guay.), Pa­riz­zia (Ar­gen­ti­na), Daher (Bra­sil) y Bos­se­lli (Uru­guay), ha­bla­ron

con Cla­rín Ru­ral en Qui­to.

Apli­ca­cio­nes. Las pul­ve­ri­za­cio­nes de­ben ha­cer­se, en mu­chos ca­sos, con ma­yor ca­pa­ci­ta­ción, sos­tu­vie­ron los es­pe­cia­lis­tas que dia­lo­ga­ron con Cla­rín Ru­ral.

Jun­tos. De izq. a der., Bo­se­lli (Uru­guay), Pa­riz­zia (Ar­gen­ti­na), Daher (Bra­sil) y Pi­riz (Pa­ra­guay), reuni­dos en Qui­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.