Aa­pre­sid plan­tea una nue­va mi­sión pa­ra la pro­duc­ción

Im­pli­ca pen­sar lo am­bien­tal ju jun­to a lo eco­nó­mi­co y so­cial.

Clarin - Rural - - TAPA -

La siem­bra di­rec­ta re­vo­lu­cio­nó la agri­cul­tu­ra, des­te­rran­que do a las la­bran­zas co­mo prác­ti­cas pro­duc­ti­vas. De­jar de re­mo­ver el sue­lo y cu­brir­lo con ras­tro­jos ge­ne­ra un cam­bio en el am­bien­te edá­fi­co: me­jo­ra su es­truc­tu­ra, au­men­ta la dis­po­ni­bi­li­dad de agua pa­ra los cul­ti­vos, in­cre­men­ta la ma­te­ria or­gá­ni­ca, mo­di­fi­ca la di­ná­mi­ca de nu­trien­tes y la ac­ti­vi­dad bio­ló­gi­ca. Sin em­bar­go, no al­can­za só­lo con de­jar de arar.

El ver­da­de­ro cam­bio de pa­ra­dig­ma con­sis­te en ser sus­ten­ta­bles. Es­to es, pro­du­cir más sin de­te­rio­rar el am­bien­te y ha­cién­do­lo bajo un es­que­ma in­clu­si­vo en tér­mi­nos so­cia­les.

Con esa me­ta, es­te año, el con­gre­so anual de Aa­pre­sid, que se desa­rro­lla­rá del 6 al 8 de agos­to en Ro­sa­rio bajo el le­ma “La Mi­sión”, pon­drá so­bre el ta­pe­te el desafío ac­tual de la hu­ma­ni­dad: du­pli­car la pro­duc­ción de ali­men­tos, fi­bras y ener­gías en los pró­xi­mos trein­ta años, de ma­ne­ra ami­ga­ble con el am­bien­te y en ar­mo­nía so­cial.

La cla­ve pa­ra al­can­zar ese ob­je­ti­vo es­ta­rá en el plan­teo pro­duc­ti­vo se adop­te y en la tec­no­lo­gía que se apli­que. Por eso, el co­no­ci­mien­to es un pun­to cru­cial en el abor­da­je y con­cre­ción del desafío. Y la cien­cia, la lla­ve pa­ra en­con­trar las al­ter­na­ti­vas pro­duc­ti­vas y tec­no­ló­gi­cas.

El fu­tu­ro de la hu­ma­ni­dad es in­com­pa­ti­ble con el mo­do ac­tual de ex­trac­ción de re­cur­sos y pa­tro­nes de con­su­mo -so­bre to­do en los paí­ses más ri­cos-; por lo tan­to, la pro­ble­má­ti­ca am­bien­tal se tor­na com­ple­ja, ya que ade­más de es­tar com­pues­ta por los me­dios fí­si­cos, bio­ló­gi­cos, so­cia­les y cul­tu­ra­les, exis­ten fuer­tes com­po­nen­tes de in­tere­ses.

En es­te con­tex­to, Ar­gen­ti­na tie­ne una gran opor­tu­ni­dad, por en­con­trar­se en una de las dos re­gio­nes del pla­ne­ta con más bio­ca­pa­ci­dad que hue­lla eco­ló­gi­ca; es de­cir, que su am­bien­te y sis­te­ma pro­duc­ti­vo pro­du­ce más que su de­man­da. Así, se po­si­cio­na co­mo ofe­ren­te de ali­men­tos y ener­gía sus­ten­ta­bles con una gran ven­ta­na al fu­tu­ro. Pa­ra apro­ve­char la opor­tu­ni­dad que se pre­sen­ta, se de­ben ana­li­zar y po­ner en mar­cha es­tra­te­gias in­te­gra­do­ras, so­cial, am­bien­tal y eco­nó­mi­ca­men­te.

En cuan­to a lo agro­nó­mi­co, el ni­vel cien­tí­fi­co y tec­no­ló­gi­co al­can­za­do en Ar­gen­ti­na, y la ca­pa­ci­dad de in­no­va­ción de sus pro­duc­to­res, son una mar­ca re­gis­tra­da. Pe­ro aún, no se lo­gra un desa­rro­llo in­te­gral ni in­clu­si­vo. La pro­duc­ción agro­pe­cua­ria pue­de y de­be ser par­te de la so­lu­ción, brin­dan­do opor­tu­ni­da­des de vin­cu­la­ción y ge­ne­ra­ción de tra­ba­jo ge­nuino. Pe­ro am­bien­tal­men­te aun hay mu­cho ca­mino por recorrer. Si bien exis­ten co­no­ci­mien­tos tra­du­ci­bles en bue­nas prác­ti­cas agrí­co­las, po­cas de ellas se uti­li­zan. Y el or­de­na­mien­to te­rri­to­rial pa­ra ase­gu­rar un ma­ne­jo sus­ten­ta­ble tam­bién es ma­te­ria pen­dien­te en los cam­pos ar­gen­ti­nos.

Dis­cu­tir, pe­ro prin­ci­pal­men­te ha­cer, es el gran desafío. El XXII con­gre­so anual de Aa­pre­sid se­rá una nue­va opor­tu­ni­dad pa­ra re­va­li­dar y cons­truir co­lec­ti­va­men­te “La Mi­sión”: pro­du­cir ali­men­tos, ener­gías y fi­bras de ma­ne­ra sus­ten­ta­ble tan­to so­cial co­mo am­bien­tal­men­te, y con via­bi­li­dad eco­nó­mi­ca, jus­to lo que el mun­do de­man­da y ne­ce­si­ta. t

Ro­ta­cio­nes. Aquí, maíz so­bre tri­go. Son par­te de un es­que­ma más am­plio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.