Es la so­ja, es­tú­pi­do…

Clarin - Rural - - LOS TEMAS DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

El acuer­do con el Club de Pa­rís es un he­cho re­le­van­te. Sal­vo al­gu­nos aná­li­sis tan ru­di­men­ta­rios co­mo inevi­ta­bles, que cues­tio­na­ron el re­co­no­ci­mien­to de in­tere­ses en una deu­da en de­fault por más de una dé­ca­da, hu­bo un cla­ro con­sen­so fa­vo­ra­ble. Se ce­rró una de las he­ri­das abier­tas en la enor­me cri­sis del 2002.

Ha­ce ocho años, el 3 de enero del 2006, el go­bierno de Nés­tor Kirch­ner de­ci­dió can­ce­lar en un so­lo pa­go to­da la deu­da que el país man­te­nía con el FMI: 9.800 mi­llo­nes de dó­la­res.

En aque­lla opor­tu­ni­dad, tam­bién mu­chos po­lí­ti­cos y eco­no­mis­tas cues­tio­na­ron la de­ci­sión, con dis­tin­tos (y qui­zá vá­li­dos) ar­gu­men­tos.

No­so­tros sim­ple­men­te di­ji­mos: “es la so­ja, es­tú­pi­do”.

Ape­nas cua­tro años an­tes, la Ar­gen­ti­na ha­bía de­cre­ta­do el de­fault. Por en­ton­ces, la co­se­cha ve­nía cre­cien­do a un rit­mo de 4 mi­llo­nes de to­ne­la­das por año. Con 20% de re­ten­cio­nes, y un ti­po de cam­bio com­pe­ti­ti­vo, las cuen­tas da­ban bien. No só­lo cre­cía la so­ja, sino tam­bién el maíz, y el tri­go se com­por­ta­ba de ma­ne­ra ra­zo­na­ble. La ex­por­ta­ción de car­nes apor­ta­ba lo su­yo. Lle­gó la llu­via de dó­la­res. Y la can­ce­la­ción con el FMI. Ha­bía con qué, y pun­to.

Aho­ra es pa­re­ci­do. Es in­tere­san­te ver que un mi­nis­tro co­mo Axel Ki­ci­llof pue­de ofre­cer una fór­mu­la de arreglo que cla­ra­men­te es­tá re­la­cio­na­da con el in­gre­so fu­tu­ro de di­vi­sas y la re­com­po­si­ción de las re­ser­vas del Ban­co Cen­tral.

Por eso qui­zá es­te acuer­do con el Club de Pa­rís no sea la no­ti­cia de la se­ma­na, aun­que así lo in­ten­tó ins­ta­lar la pro­pia pre­si­den­ta. Hu­bo un he­cho mu­cho más re­le­van­te pe­ro con me­nos en­can­to po­pu­lar: la reunión que man­tu­vo el pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral, Juan Car­los Fá­bre­ga, con 350 em­pre­sa­rios de má­xi­mo ni­vel.

La reunión en sí mis­mo es to­do un da­to.

Has­ta ha­ce seis me­ses, los em­pre­sa­rios eran va­pu­lea­dos en fi­la in­dia por fun­cio­na­rios que no

El go­bierno sa­be que las ex­por­ta­cio­nes de gra­nos man­ten­drán las re­ser­vas en 2014

pa­sa­rán fá­cil­men­te al ol­vi­do, y la­men­ta­ble­men­te más por su ma­la pra­xis que por sus pa­ya­ses­cos mo­da­les. Aho­ra son con­vo­ca­dos pa­ra re­ci­bir una ex­pli­ca­ción so­bre el rumbo de la eco­no­mía.

Pe­ro más allá del he­cho de la reunión, lo más ju­go­so fue el con­te­ni­do.

Fá­bre­ga brin­dó un por­me­na­ri­za­do pa­no­ra­ma de la cues­tión cla­ve de las re­ser­vas. Y mos­tró que tie­ne muy cla­ro el efec­to de las li­qui­da­cio­nes de di­vi­sas agroin­dus­tria­les.

Des­de fe­bre­ro, cuan­do no ha­bía lle­ga­do la nue­va co­se­cha y se ha­bía ter­mi­na­do la an­te­rior, los ex­por­ta­do­res de gra­nos y sus pro­duc­tos de­ri­va­dos vie­nen li­qui­dan­do 2.000 mi­llo­nes de dó­la­res men­sua­les. Es­te flu­jo se va a man­te­ner du­ran­te los pró­xi­mos me­ses. El periodismo eco­nó­mi­co re­ci­ta a co­ro que es­ta­mos en el pi­co de la co­se­cha y la cues­tión es “cuan­do se ter­mi­ne la so­ja”.

Fá­bre­ga pa­re­ce se­gu­ro de que la co­sa se man­ten­drá bas­tan­te pa­re­ja has­ta fin de año. Tie­ne ra­zón: los ex­por­ta­do­res li­qui­dan dó­la­res a me­di­da que los pro­duc­to­res ven­den. Y los pro­duc­to­res van a te­ner 54/55 mi­llo­nes de to­ne­la­das de so­ja, que por sí so­las sig­ni­fi­can 25.000 mi­llo­nes de dó­la­res.

Co­ro­la­rio: la ma­cro ar­gen­ti­na es agro de­pen­dien­te. Na­da de ma­lo en ello, só­lo que por al­gu­na ig­no­ta ra­zón a bue­na par­te de la so­cie­dad le due­le re­co­no­cer­lo.

Hay más no­ti­cias pa­ra es­te bo­le­tín. Es­ta se­ma­na el Se­na­do apro­bó por una­ni­mi­dad (60 a fa­vor y 2 abs­ten­cio­nes) la exen­ción de im­pues­tos al bio­die­sel. Pe­ro ade­más le re­du­jo a la mi­tad los de­re­chos de ex­por­ta­ción.

Ra­cio­na­lis­mo pu­ro: se ex­por­ta­rá me­nos acei­te de so­ja cru­do, apun­ta­lan­do el pre­cio e in­gre­san­do más dó­la­res por em­bar­ques de bio­die­sel. Al mis­mo tiem­po, ha­brá aho­rro de di­vi­sas por me­no­res im­por­ta­cio­nes de ga­soil.

Es­tos gol­pes de ti­món lle­gan tar­de. Hay un enor­me lu­cro ce­san­te.

Qui­zá se ha­yan per­di­do 100 mi­llo­nes de to­ne­la­das de pro­duc­ción po­si­ble. Unos 40.000 mi­llo­nes de dó­la­res. El Club de Pa­rís hu­bie­ra si­do una anéc­do­ta me­nor. t

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.