Los aco­pios sa­can pe­cho

Clarin - Rural - - LA CADENA DE LA CARNE -

El sec­tor aco­pia­dor jue­ga un pa­pel fun­da­men­tal en el ne­go­cio gra­na­rio de la Ar­gen­ti­na. Las más de 1.000 em­pre­sas aco­pia­do­ras que lo con­for­man se dis­tri­bu­yen en for­ma de red en to­das las zo­nas agrí­co­las del país, ofre­cien­do al sis­te­ma una ca­pa­ci­dad de al­ma­ce­na­mien­to por en­ci­ma de las 25 mi­llo­nes de to­ne­la­das en ins­ta­la­cio­nes fi­jas. Allí se rea­li­zan to­das las ta­reas de re­ci­bo, acon­di­cio­na­mien­to y preparación de los gra­nos pa­ra su ex­por­ta­ción e in­dus­tria­li­za­ción.

He­re­de­ros na­tu­ra­les de los vie­jos al­ma­ce­nes de ra­mos ge­ne­ra­les, los aco­pia­do­res fui­mos acom­pa­ñan­do el fe­no­me­nal pro­ce­so de trans­for­ma­ción que vi­vió el cam­po en su con­jun­to, es­pe­cial­men­te en los úl­ti­mos 30 años. Ac­tual­men­te, la in­ver­sión que im­pli­ca po­ner nues­tras fa­ci­li­da­des a dis­po­si­ción del sis­te­ma co­mer­cial es­tá en el or­den de los 5.000 mi­llo­nes de dó­la­res.

Uno de los apor­tes más re­mar­ca­bles que el aco­pio ofre­ce a la ca­de­na es ga­ran­ti­zar la trans­pa­ren­cia de los pre­cios y la co­mer­cia­li­za­ción efi­cien­te de las co­se­chas. Las em­pre­sas aco­pia­do­ras, jun­to a las coope­ra­ti­vas, for­man el pri­mer ni­vel de con­cen­tra­ción de la ofer­ta, muy ato­mi­za­da, de los pro­duc­to­res, lo que per­mi­te una ne­go­cia­ción más pa­re­ja pa­ra el des­cu­bri­mien­to de los pre­cios de mer­ca­do.

Un ejem­plo elo­cuen­te de lo que su­ce­de cuan­do el aco­pio des­apa­re­ce de la ca­de­na es la co­mer­cia­li­za­ción del gi­ra­sol: años atrás, tan­to pro­duc­to­res co­mo aco­pia­do­res op­ta­ron por en­viar es­ta olea­gi­no­sa a los com­pra­do­res -que cons­ti­tu­ye un sec­tor muy con­cen­tra­do- con la op­ción de ven­der­lo se­gún la pi­za­rra. Mo­ti­va­ba esa de­ci­sión la com­ple­ji­dad que ofre­ce el gi­ra­sol pa­ra acon­di­cio­nar­lo y al­ma­ce­nar­lo. A los po­cos años de es­ta ten­den­cia, la pi­za­rra mos­tró tan­to di­vor­cio de los pre­cios reales que el Es­ta­do de­bió prohi­bir la pu­bli­ca­ción de la mis­ma. Que­da a las cla­ras que el res­pe­to de los dis­tin­tos ac­to­res es im­pres­cin­di­ble pa­ra que eso no su­ce­da en el res­to de los gra­nos.

Por otra par­te, cons­cien­te de su res­pon­sa­bi­li­dad co­mo es­la­bón de la ca­de­na agrí­co­la, en la ac­tua­li­dad los aco­pios ofre­cen no so­la­men­te el acon­di­cio­na­mien­to de gra­nos

Más tec­no­lo­gía En los aco­pios se in­for­ma­ti­zó la ges­tión y se usan apli­ca­cio­nes mó­vi­les

(lim­pie­za, se­ca­do, al­ma­ce­na­mien­to) sino que po­nen al al­can­ce de sus clien­tes una am­plia ga­ma de ser­vi­cios, co­mo el abas­te­ci­mien­to de in­su­mos, ase­so­ra­mien­tos pro­fe­sio­na­les, lo­gís­ti­ca y el ma­ne­jo de fu­tu­ros y op­cio­nes, en­tre otros.

Es­to es así por­que el sec­tor aco­pia­dor en­tien­de que la pro­duc­ción de gra­nos en nues­tro país no es una ac­ti­vi­dad pri­ma­ria me­ra­men­te ex­trac­ti­va. Muy por el con­tra­rio, sal­ta a la vis­ta có­mo la cien­cia, la tec­no­lo­gía, la ge­né­ti­ca, la lo­gís­ti­ca, el fi­nan­cia­mien­to, los ries­gos o las vo­la­ti­li­da­des son ele­men­tos que se de­ben uti­li­zar y ma­ne­jar muy há­bil­men­te pa­ra sub­sis­tir en es­te ne­go­cio, que ne­ce­si­ta de im­por­tan­tes in­ver­sio­nes y otor­ga un re­du­ci­do por­cen­ta­je de ga­nan­cias.

La ca­de­na agroin­dus­trial ali­men­ta­ria de­be te­ner muy en cla­ro que lo per­ma­nen­te en nues­tro sec­tor son las trans­for­ma­cio­nes y, den­tro de ese con­cep­to, el aco­pio ya es­tá tra­ba­jan­do pa­ra cer­ti­fi­car ca­li­dad y bue­nas prác­ti­cas, pa­ra ga­ran­ti­zar que los gra­nos que pa­san por sus plan­tas de si­los sal­gan acon­di­cio­na­dos, ho­mo­ge­nei­za­dos, en con­di­cio­nes sa­ni­ta­rias y de inocui­dad acor­des a las exi­gen­cias y es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les.

Ello per­mi­ti­rá a la Ar­gen­ti­na po­si­cio­nar­se co­mo lí­der en la pro­vi­sión de gra­nos y ali­men­tos de ca­li­dad ap­ta pa­ra el con­su­mo, al­can­zan­do así be­ne­fi­cios pa­ra to­da la ca­de­na.

La cer­ti­fi­ca­ción de ca­li­dad y bue­nas prác­ti­cas es un te­ma al que la Fe­de­ra­ción de Aco­pia­do­res de Ce­rea­les le asig­na gran im­por­tan­cia y com­pro­me­te to­dos sus es­fuer­zos, mar­can­do un ca­mino pa­ra to­dos los aco­pios del país. Ade­más, es un ejem­plo del es­pí­ri­tu de in­no­va­ción que per­sis­te de­trás de es­tas tra­di­cio­na­les em­pre­sas.

El di­na­mis­mo de las em­pre­sas aco­pia­do­ras tam­bién se ha vis­to re­fle­ja­do en la ra­pi­dez con la que ha in­for­ma­ti­za­do sus sis­te­mas, ajus­tán­do­se a los nue­vos re­que­ri­mien­tos de los or­ga­nis­mos de con­trol. In­clu­so, es des­ta­ca­ble có­mo han adop­ta­do me­ca­nis­mos de ges­tión in­for­ma­ti­za­dos que in­clu­yen apli­ca­cio­nes pa­ra dis­po­si­ti­vos mó­vi­les.

Con es­tos ejem­plos que­da cla­ra­men­te de­mos­tra­do que las cen­te­na­rias em­pre­sas aco­pia­do­ras del país no só­lo con­ti­núan sien­do ac­to­res fun­da­men­ta­les pa­ra el equi­li­brio de la co­mer­cia­li­za­ción de gra­nos sino que, ade­más, si­guen prio­ri­zan­do la cer­ca­nía con los pro­duc­to­res y el com­pro­mi­so con la in­no­va­ción, tan ne­ce­sa­rios pa­ra el cre­ci­mien­to del cam­po ar­gen­tino. t

In­fra­es­truc­tu­ra. En la Ar­gen­ti­na hay 1.000 aco­pios, con ca­pa­ci­dad pa­ra al­ma­ce­nar 25 mi­llo­nes de to­ne­la­das de gra­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.