Mi­ran­do la in­te­gra­ción

Os­car Ko­ro­vai­chuk es un pro­duc­tor del centro-es­te cha­que­ño. Allí mis­mo, con­vier­te maíz y sor­go en car­ne bo­vi­na y por­ci­na. Ade­más, in­vir­tió en una plan­ta de fae­na de cer­dos , apun­tan­do a in­te­grar la ca­de­na y ga­nar en es­ca­la. Tec­no­lo­gía y ma­ne­jo, las cla­ves

Clarin - Rural - - TAPA - Pablo Lo­sa­da plo­sa­da@cla­rin.com

El ma­ne­jo y la tec­no­lo­gía son as­pec­tos cla­ve que ha­cen a la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria. Con la di­ver­si­fi­ca­ción de ac­ti­vi­da- des, más la in­ten­si­fi­ca­ción, to­do su­ma­do, se cons­tru­ye un mo­de­lo de al­to po­ten­cial.

Así lo en­ten­dió Os­car Ko­ro­vai­chuk, pro­duc­tor del es­te cha­que­ño, quien des­de ha­ce 14 años cre­ce a fuer­za de agri­cul­tu­ra, ga­na­de­ría, pro­duc­ción por­ci­na e in­te­gra­ción pro­duc­ti­va.

Ko­ro­vai­chuk es ingeniero quí­mi­co de pro­fe­sión y des­de sus ini­cios co­mo pro­fe­sio­nal se de­di­ca a la in­dus­tria de ju­gos y ga­seo­sas. En ese ru­bro tie­ne su em­pre­sa. Pe­ro en 1998, cuen­ta, de­ci­dió in­cli­nar­se tam­bién a la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria, “co­mo un pro­yec­to de in­ver­sión”, acla­ra. De esa for­ma, le com­pró 3.000 hec­tá­reas en el de­par­ta­men­to Bermejo, cer­ca de Re­sis­ten­cia, zo­na li­mí­tro­fe con For­mo­sa y Pa­ra­guay, a un em­pre­sa for­mo­se­ña.

“Era un cam­po muy aban­do­na­do, sin la to­ta­li­dad del alam­bra­do pe­ri­me­tral, y sin in­fra­es­truc­tu­ra in­ter­na, la que se fue mo­di­fi­can­do pa­ra ha­cer ga­na­de­ría, en un prin­ci­pio”, ex­pli­ca el due­ño de Do­ña Ma­ría, el cam­po que re­co­rrió jun­to con Cla­rín Ru­ral.

“Se com­pró la ha­cien­da y, po­co a po­co, es­tá­ba­mos ha­cien­do se­lec­ción de ani­ma­les de ra­za Bra­ford y Bran­gus, lo que fue de­ri­van­do, sin que­rer, en un pro­yec­to de ca­ba­ña ga­na­de­ra”, co­men­ta Ko­ro­vai­chuk, ac­ti­vi­dad que ac­tual­men­te ya es­tá dis­con­ti­nua­da en el es­ta­ble­ci­mien­to de­bi­do al ma­ne­jo de al­ta es­ca­la que re­quie­re.

En Do­ña Ma­ría es­tá to­da la in­fra­es­truc­tu­ra pa­ra ha­cer un ci­clo com­ple­to ga­na­de­ro con ani­ma­les de las ra­zas an­te­di­chas. Hay un stock de 5.800 ca­be­zas, so­bre las 3.000 hec­tá­reas pro­pias más 2.500 arren­da­das. Sin em­bar­go, es­te año, se ven­dió gran par­te de las ter­ne­ras, por una de­ci­sión em­pre­sa­rial.

Jus­ta­men­te, el desa­rro­llo de la ga­na­de­ría lle­vó a ha­cer mu­chos ajus­tes ge­ne­ra­les en el ma­ne­jo del cam­po, con el ob­je­ti­vo de ga­nar más efi­cien­cia.

La ali­men­ta­ción fue una de las va­ria­bles de ajus­te. “En la zo­na fui­mos de uno de los pri­me­ros cam­pos que im­ple­men­tó el uso del si­lo-bol­sa co­mo he­rra­mien­ta pa­ra la ga­na­de­ría”, di­ce el pro­duc­tor cha­que­ño. Es que el ali­men­to pa­ra la ha­cien­da, que se ba­sa en el pas­to y en los cul­ti­vos agrí­co­las, fue una de las cla­ves que le per­mi­tió a Ko­ro­vai­chuk te­ner más es­ca­la ga­na­de­ra y equi­li­brar la pro­duc­ción en una zo­na que tie­ne una mar­ca­da es­ta­cio­na­li­dad cli­má­ti­ca.

Tam­bién se ajus­tó en la ge­né­ti­ca ya que ca­si 100% del ro­deo de 2.000 ma­dres se in­se­mi­na. “Sa­le un po­co más ca­ro ha­cer es­te tra­ba­jo, pe­ro es me­jor que com­prar los to­ros. De esa for­ma, se com­pra se­men de bue­na ca­li­dad de em­pre­sas de pri­mer ni­vel”, des­ta­ca el pro­duc­tor, quien tie­ne un con­ve­nio con el re­co­no­ci­do centro de in­se­mi­na­ción Cia­le (Centro de In­se­mi­na­ción La Eli­sa) pa­ra la pro­vi­sión de ge­né­ti­ca bo­vi­na.

En Do­ña Ma­ría se in­se­mi­na pa­ra te­ner pa­ri­cio­nes to­dos los me­ses, aun­que se bus­ca evi­tar los me­ses de ju­nio y ju­lio, que es la épo­ca de ma­yor dé­fi­cit de pas­to.

De la to­ta­li­dad de la su­per­fi­cie

que ma­ne­ja la em­pre­sa, se ha­cen 1.200 hec­tá­reas agrí­co­las con do­bles cul­ti­vos de verano. En la pri­me­ra fe­cha de siem­bra, la mi­tad de la su­per­fi­cie (600 hec­tá­reas) se ha­cen con maíz y la otra mi­tad con sor­go pa­ra grano, mien­tras que en la se­gun­da fe­cha de siem­bra, las 1.200 se im­plan­tan con sor­go pa­ra pi­ca­do de plan­ta en­te­ra, de las que se ob­tie­nen en­tre 60 a 70 bol­sas de si­la­je pa­ra au­to­con­su­mo.

Res­pec­to a la in­te­gra­ción que ha­ce de ac­ti­vi­da­des, el pro­duc­tor de­ja en cla­ro su pun­to de vis­ta. In­di­ca que “no se pue­de te­ner, por ejem­plo, 10.000 hec­tá­reas de tie­rra pro­pias y 5.000 ca­be­zas de ga­na­do, por­que es tan al­ta la in­ver­sión en la tie­rra que hay que acom­pa­ñar­la con el desa­rro­llo del ne­go­cio. Por eso, pre­fie­ro in­ver­tir en ma­qui­na­ria pa­ra ge­ne­rar el ali­men­to ne­ce­sa­rio pa­ra po­der sos­te­ner más can­ti­dad de ani­ma­les y no ir com­pran­do más su­per­fi­cie”, afir­ma.

Pa­ra­le­la­men­te al desa­rro­llo de la ac­ti­vi­dad agrí­co­la-ga­na­de­ra, ha­ce diez años, Ko­ro­vai­chuk co­men­zó con la pro­duc­ción por­ci­na. “Lo que em­pe­zó co­mo un en­tre­te­ni­mien­to ter­mi­nó sien­do un pro­yec­to in­te­gral de cría por­ci­na”, di­ce el pro­duc­tor. Al­gu­nos de sus pro­vee­do­res de ma­dres, en su mo­men­to, le ofre­cie­ron via­jar a Es­pa­ña pa­ra co­no­cer de qué se tra­ta­ba la pro­duc­ción de cer­dos a gran es­ca­la. En ese país, Ko­ro­vai­chuk re­co­rrió una fe­ria téc­ni­ca y se in­terio­ri­zó so­bre la ac­ti­vi­dad. Ya de re­gre­so a la Ar­gen­ti­na con­si­de­ró que ha­bía una opor­tu­ni­dad pa­ra el desa­rro­llo del ne­go­cio en el país, por­que “aquí es bajo el con­su­mo y tam­bién ba­ja la pro­duc­ción. Hoy, el es­ce­na­rio cam­bió, pe­ro aún no nos au­to­abas­te­ce­mos con car­ne de cer­do”, se­ña­la.

De es­ta for­ma, ini­ció la cons­truc­ción de una gran­ja de cer­dos (gal­po­nes de ges­ta­ción, de pa­ri­ción y de re­cría y ter­mi­na­ción) pa­ra 250 ma­dres. “Año tras año, el ne­go­cio cre­cía y el pro­yec­to ga­na­ba es­ca­la, lo que per­mi­tía rein­ver­tir en él -di­ce el pro­duc­tor-, has­ta que lle­gó la pro­pues­ta del go­bierno pro­vin­cial, ha­ce cin­co años, de in­te­grar la pro­duc­ción del cria­de­ro con la cons­truc­ción de un fri­go­rí­fi­co”. El hom­bre no du­dó y acep­tó el desafío.

Así, co­men­zó la cons­truc­ción, en el año 2010, de lo que hoy es Fri­go­porc, el fri­go­rí­fi­co que se inau­gu­ró el año pa­sa­do y reali­zó las pri­me­ras fae­nas du­ran­te el úl­ti­mo no­viem­bre.

“To­dos los pro­yec­tos que va­mos ha­cien­do en la em­pre­sa los pen­sa­mos pa­ra que siem­pre ten­gan po­ten­cial de cre­ci­mien­to”, afir­ma el pro­duc­tor. Por eso, en es­te mo­men­to, con un plan­tel de 1.500 ma­dres en pro­duc­ción de le­cho­nes, el fri­go­rí­fi­co fun­cio­na a un 25% de su ca­pa­ci­dad. “Pa­ra que es­té al 100% y fae­nan­do to­dos los días, de­be­mos te­ner 6.000 ma­dres”, co­men­ta. Es­te mes, con la fi­na­li­za­ción de dos nue­vos gal­po­nes de ter­mi­na­ción de ca­be­zas, el plan­tel de ma­dres re­cién as­cen­de­rá a las 2.000 ma­dres. Fal­ta to­da­vía. Pe­ro es­tá cla­ro que el nor­te cre­ce y el ma­yor co­no­ci­mien­to por hec­tá­rea ha­ce pie. Su ex­pan­sión ya no es so­lo ho­ri­zon­tal. Tam­bién es ver­ti­cal, con un al­to va­lor agre­ga­do lo­cal.

Pa­sa­do por agua. Ko­ro­vai­chuk, con la ha­cien­da, en Do­ña

Ma­ría, su cam­po.

En el co­rral. Ko­ro­vai­chuk en uno de los gal­po­nes don­de se ter­mi­na a los cer­dos. Los ani­ma­les en­tran con 60 días de vi­da y sa­len a los 120.

Maíz. Ca­da verano se siem­bran 600 hec­tá­reas pa­ra grano.

Sor­go. Se ha­cen 1.800 hec­tá­reas pa­ra grano y si­lo.

De arri­ba. La es­tan­cia Do­ña Ma­ría, a la iz­quier­da, y el fri­go­rí­fi­co, ade­lan­te y a la de­re­cha.

Mix­to. El cam­po ma­ne­ja un ro­deo Bran­gus y otro Bra­ford.

Fri­gi­rí­fi­co. Las re­ses, lue­go de la fae­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.