An­te el día del me­dio am­bien­te

Clarin - Rural - - LOS TEMAS DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

La ce­le­bra­ción, el jue­ves pa­sa­do, del día del me­dio am­bien­te, en­con­tró al agro bajo la me­tra­lla de los “eco­lo­gis­tas”, que azu­zan a la so­cie­dad con año­sas y re­ma­ni­das mu­le­ti­llas. Des­fi­lan los trans­gé­ni­cos, el gli­fo­sa­to, las “fu­mi­ga­cio­nes”, los “agro­tó­xi­cos” y otras ca­la­mi­da­des ator­ni­lla­das al ca­rrou­sel tec­no­fó­bi­co.

La úni­ca ver­dad es la reali­dad. La nue­va agri­cul­tu­ra ar­gen­ti­na le es­tá dan­do una lec­ción fe­no­me­nal a la hu­ma­ni­dad. El cam­po de­be pa­sar a la ofen­si­va, con el or­gu­llo de es­tar li­de­ran­do una re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca que tie­ne un cla­rí­si­mo ses­go fa­vo­ra­ble en lo que es la ma­yor ame­na­za am­bien­tal que ace­cha al pla­ne­ta: el ca­len­ta­mien­to glo­bal.

En to­do el mun­do, se re­mar­ca que la agri­cul­tu­ra es una de las fuen­tes de emi­sio­nes de CO2 más im­por­tan­te. Y es cier­to. Pe­ro no se pue­de me­dir con la mis­ma va­ra a la for­ma de pro­du­cir en la Se­gun­da Re­vo­lu­ción de las Pam­pas.

Has­ta ha­ce me­nos de trein­ta años, pa­ra sem­brar una hec­tá­rea de cual­quier cul­ti­vo ha­bía que pa­sar múl­ti­ples im­ple­men­tos: ara­do de rejas (lue­go cinceles), ras­tra de dis­cos, ras­tra de dien­tes, al­gu­nos más de una vez. Y re­cién cuan­do es­ta­ba bien pre­pa­ra­da la ca­ma de siem­bra, en­tra­ba la sem­bra­do­ra. A las ma­le­zas se las com­ba­tía con otras he­rra­mien­tas me­cá­ni­cas, co­mo los es­car­di­llos y apor­ca­do­ras. Y ade­más ha­bía que apli­car her­bi­ci­das (de los vie­jos) por­que el con­trol me­cá­ni­co era par­cial.

En es­te pro­ce­so se con­su­mían 300 li­tros de ga­soil por hec­tá­rea. No im­por­ta­ba, el ga­soil era ba­ra­to. Lo mis­mo pa­sa­ba en to­do el mun­do, em­pe­zan­do por los paí­ses desa­rro­lla­dos.

La con­se­cuen­cia de es­ta for­ma de cul­ti­vo fue la con­ti­nua de­gra­da­ción de los suelos, un fe­nó­meno glo­bal que se acen­tuó en es­tas pam­pas con el arri­bo de la so­ja, en los años 70.

Has­ta que lle­gó la idea de la siem­bra di­rec­ta.

No fue un in­ven­to lo­cal, pe­ro na­die lo adap­tó me­jor, y la adop-

La siem­bra di­rec­ta no fue un in­ven­to lo­cal, pe­ro na­die lo adop­tó me­jor

ción fue ver­ti­gi­no­sa. So­bre to­do cuan­do lle­gó la so­ja to­le­ran­te a gli­fo­sa­to (RR), un her­bi­ci­da ex­tra­or­di­na­ria­men­te efi­caz y mu­cho más ami­ga­ble. El gli­fo se apli­ca so­bre las plan­tas y no so­bre el sue­lo, no tie­ne nin­gu­na re­si­dua­li­dad, y en po­cas ho­ras se de­gra­da to­tal­men­te.

El pa­que­te de la so­ja RR en siem­bra di­rec­ta, con el efi­caz con­trol de ma­le­zas im­po­si­bles de com­ba­tir con los mé­to­dos tra­di­cio­na­les, per­mi­tió una ex­pan­sión fe­no­me­nal de la pro­duc­ción. El con­su­mo de ga­soil se re­du­jo a la quin­ta par­te. Las la­bo­res me­cá­ni­cas se sus­ti­tuían con la apli­ca­ción de un her­bi­ci­da por me­dio de pul­ve­ri­za­do­ras (no “fu­mi­ga­do­ras”, por­que es as­per­sión de un lí­qui­do en fi­nas go­tas, no una nu­be tó­xi­ca que vue­la a cual­quier la­do).

Pe­ro al mis­mo tiem­po, es­te sis­te­ma de cul­ti­vo bajo la cu­bier­ta del re­si­duo del an­te­ce­sor, dio lu­gar a la re­cu­pe­ra­ción de los suelos, que fue­ron in­cre­men­tan­do los te­no­res de ma­te­ria or­gá­ni­ca.

La ma­te­ria or­gá­ni­ca ha­ce a los suelos más es­pon­jo­sos, con ma­yor ca­pa­ci­dad de re­ten­ción del agua de llu­via. La pre­sen­cia de ras­tro­jos abun­dan­tes eli­mi­na el im­pac­to de la go­ta de agua, que “plan­cha” los suelos y pro­du­ce es­co­rren­tía en lu­gar de pe­ne­tra­ción en pro­fun­di­dad.

Con­se­cuen­cia: gra­cias a la me­jo­ra de los suelos, hoy la agri­cul­tu­ra ar­gen­ti­na no so­lo ob­tie­ne más to­ne­la­das de pro­duc­to por li­tro de ga­soil con­su­mi­do. Tam­bién ob­tie­ne más to­ne­la­das que na­die por mi­lí­me­tro de agua caí­do du­ran­te el ci­clo del cul­ti­vo. Es­to es efi­cien­cia am­bien­tal: enor­me re­duc­ción de emi­sio­nes de CO2 pa­ra pro­du­cir ali­men­tos.

Cuan­do uno va a las ex­po­si­cio­nes de la vie­ja Eu­ro­pa, se an­gus­tia por la pa­ra­fer­na­lia de má­qui­nas des­ti­na­das a des­truir los suelos. Pe­ro cuan­do va­mos a Su­dá­fri­ca, don­de emerge la nue­va agri­cul­tu­ra, se lle­na de sa­tis­fac­ción al ver el in­te­rés por la tec­no­lo­gía ar­gen­ti­na. En la re­cien­te NANPO se ven­die­ron de­ce­nas de sem­bra­do­ras, pul­ve­ri­za­do­ras y equi­pos pa­ra al­ma­ce­na­je en bol­sas, que tam­bién im­pli­ca efi­cien­cia y re­duc­ción de emi­sio­nes. Creer o re­ven­tar. t

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.