El tri­go bus­ca su ca­mino

Las con­di­cio­nes de siem­bra son óp­ti­mas pa­ra la zo­na cen­tral del país. Las tác­ti­cas de ma­ne­jo ajus­ta­das agre­gan po­ten­cial de ren­di­mien­to al ce­real.

Clarin - Rural - - LA NUEVA CAMPAÑA - Juan Pablo Ioe­le Cla­rín Ru­ral

La cam­pa­ña 2014-15 es­tá co­men­zan­do y, de­pen­dien­do del am­bien­te agro­cli­má­ti­co ac­tual y la es­tra­te­gia co­mer­cial que di­se­ñe­mos, va­ria­rán las es­tra­te­gias pro­duc­ti­vas pa­ra la zo­na cen­tral del país.

Pa­ra una gran par­te de la zo­na nú­cleo no son una cons­tan­te las llu­vias in­ver­na­les, con lo cual la dis­po­ni­bi­li­dad de agua en el per­fil es cla­ve a la ho­ra de pen­sar en la via­bi­li­dad del cul­ti­vo que pla­ni­fi­ca­mos im­plan­tar.

Es­te pri­mer fac­tor es el que es­tá fa­vo­re­cien­do la in­ten­ción de siem­bra con cul­ti­vos de grano fino en la zo­na, ya que los to­dos am­bien­tes es­tán con hu­me­dad óp­ti­ma o sa­tu­ra­dos de agua.

Gran par­te de las es­tra­te­gias por las cua­les so­mos con­sul­ta­dos los téc­ni­cos en es­ta cam­pa­ña con­sis­ten en em­plear ci­clos lar­gos de tri­go en fe­chas tem­pra­nas pa­ra que és­te apro­ve­che al má­xi­mo ese per­fil hú­me­do, pu­dién­do­lo “co­piar” a me­di­da que se desa­rro­lla el ci­clo.

En los am­bien­tes que to­da­vía man­tie­nen los suelos anega­dos, la es­tra­te­gia que­da su­pe­di­ta­da a la sa­li­da del agua del lo­te. En es­tos ca­sos se es­tán pre­su­pues­tan­do ma­te­ria­les de ci­clo cor­to con fe­cha de siem­bra a par­tir de me­dia­dos del mes de ju­nio.

Las con­sul­tas so­bre ce­ba­da tam­bién se in­cre­men­ta­ron res­pec­to de la cam­pa­ña pa­sa­da. Es­te in­te­rés se ve re­no­va­do y apo­ya­do en nue­vos ne­go­cios por “fo­rra­je­ra” de al­to po­ten­cial de rin­de.

La limitante prin­ci­pal en el sud­es­te de Cór­do­ba, sur de San­ta Fe y nor­te de Buenos Aires, en re­fe­ren­cia a los ne­go­cios de ce­ba­da, se con­cen­tra­ban en la co­mer­cia­li­za­ción de la ti­po “cer­ve­ce­ra”, ya que los castigos co­mer­cia­les (in­fluen­cia­dos fuer­te­men­te por la ofer­ta oca­sio­nal) des­alien­ta a los pro­duc­to­res.

Ac­tual­men­te, gra­cias a los ex­ce­len­tes po­ten­cia­les de ren­di­mien­to que pre­sen­tan los nue­vos ma­te­ria­les que se des­ti­nan a usos fo­rra­je­ros, se pue­de pen­sar en in­tro­du­cir es­tas va­rie­da­des en­tre las po­si­bi­li­da­des in­ver­na­les.

En el ca­so de la fer­ti­li­za­ción de los cul­ti­vos, las con­sul­tas de los pro­duc­to­res son di­ver­sas y ajus­ta­das a la lo­gís­ti­ca que ca­da uno de los es­ta­ble­ci­mien­tos ma­ne­je o pue­da ac­ce­der.

Res­pec­to al mo­men­to de apli­ca­ción de los nu­trien­tes, en al­gu­nos ca­sos la tác­ti­ca es­tá sien­do in­cor­po­rar to­do el ni­tró­geno an­tes de la emer­gen­cia del cul­ti­vo, ya sea con una fuen­te só­li­da co­mo lí­qui­da, mien­tras que en otras si­tua­cio­nes la apli­ca­ción se­rá di­vi­di­da, con un pe­que­ño apor­te al ini­cio del cul­ti­vo que se com­ple­ta­rá más ade­lan­te con un re­fer­ti­li­za­ción du­ran­te ma­co­lla­je, en fun­ción de có­mo sea el desa­rro­llo del ce­real.

Res­pec­to del fós­fo­ro, to­das las con­sul­tas fue­ron rea­li­za­das so­bre apor­tes a la siem­bra.

Es muy im­por­tan­te des­ta­car el in­te­rés que los pro­duc­to­res y téc­ni­cos le es­tán dan­do al mues­treo de suelos pa­ra de­ter­mi­nar las do­sis de fer­ti­li­zan­te a apli­car.

Al res­pec­to, to­das las con­sul­tas lle­ga­das a la agen­cia del INTA se hi­cie­ron en ba­se a los re­sul­ta­dos de los aná­li­sis de suelos.

Si bien siem­pre de­fen­di­mos la in­cor­po­ra­ción de las gra­mí­neas de in­vierno por va­rias cues­tio­nes im­por­tan­tí­si­mas den­tro del sis­te­ma de pro­duc­ción de las em­pre­sas agro­pe­cua­rias, co­mo la dis­tri­bu­ción del ries­go pro­duc­ti­vo y em­pre­sa­rial, tam­bién por la abun­dan­te co­ber­tu­ra de ras­tro­jos que de­jan, por el ba­lan­ce de ma­te­ria or­gá­ni­ca, por su ras­tro­jo de len­ta des­com­po­si­ción y de al­ta ca­li­dad, por me­jo­rar la es­truc­tu­ra de los suelos, por su sis­te­ma ra­di­cu­lar en for­ma de ca­be­lle­ras, es­te año, en mu­chas zo­nas, se plan­tea­rá ha­cer tri­go o ce­ba­da con el ob­je­ti­vo de “bom­bear” agua ex­ce­den­te de los per­fi­les.

El ries­go de anega­mien­to per­ma­nen­te de mu­chas zo­nas es­tá muy pre­sen­te y la im­plan­ta­ción de es­tos cul­ti­vos es una he­rra­mien­ta vá­li­da pa­ra de­pri­mir un po­co al­gu­nas si­tua­cio­nes de na­pas al­tas. Es­ta con­di­ción hí­dri­ca atí­pi­ca pa­ra la zo­na y la épo­ca del año ori­gi­na una gran opor­tu­ni­dad pa­ra trans­for­mar el agua ex­ce­den­te en ki­los de ma­te­ria se­ca por hec­tá­rea en no­viem­bre-di­ciem­bre. t

No­ta de la re­dac­ción: El au­tor es ex­ten­sio­nis­ta de la agen­cia Co­rral de Bus­tos (Cór­do­ba) del INTA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.