A la me­sa de los ar­gen­ti­nos

El au­tor plan­tea que to­da­vía no se plas­ma­ron las me­tas del Plan Es­tra­té­gi­co Ali­men­ta­rio y Agroin­dus­trial por­que el Go­bierno par­te de una pre­mi­sa equi­vo­ca­da: pen­sar que el es­tí­mu­lo a las ex­por­ta­cio­nes de ali­men­tos jue­ga en con­tra del abas­te­ci­mien­to del mer

Clarin - Rural - - DESDE HOY, EN TODOS LOS QUIOSCOS - Lo­ren­zo R. Bas­so EX SE­CRE­TA­RIO DE AGRI­CUL­TU­RA. PRE­SI­DEN­TE DE UBATEC

El Plan Es­tra­té­gi­co Agroa­li­men­ta­rio y Agroin­dus­trial 2010-2020, im­pul­sa­do por el ex­mi­nis­tro del área Ju­lián Do­mín­guez, fue una ta­rea real­men­te ex­tra­or­di­na­ria; prin­ci­pal­men­te por­que pu­di­mos crear con­sen­so, al sen­tar a to­das las uni­ver­si­da­des, a las em­pre­sas, a los go­bier­nos pro­vin­cia­les y a las dis­tin­tas or­ga­ni­za­cio­nes del sec­tor a pen­sar nues­tro fu­tu­ro co­mún co­mo pro­duc­to­res de agroa­li­men­tos.

De esos en­cuen­tros se plas­ma­ron mu­chas me­tas, de las que se de­ri­va­ron ins­tru­men­tos de po­lí­ti­ca. Sin em­bar­go, al día de hoy ese gran es­fuer­zo aún no se con­cre­tó. Y esa si­tua­ción es preo­cu­pan­te. Mu­chos son los fac­to­res, pe­ro el prin­ci­pal es el si­guien­te: aún no se com­pren­de que el sec­tor agroin­dus­trial es el gran mo­tor de la eco­no­mía ar­gen­ti­na.

Y es­ta si­tua­ción ocu­rre por­que se par­te de una pre­mi­sa equi­vo­ca­da: el pen­sar que una po­lí­ti­ca ac­ti­va de po­si­cio­na­mien­to en el ex­te­rior, a par­tir de la venta de nues­tros pro­duc­tos agroa­li­men­ta­rio, con va­lor agre­ga­do, jue­ga en con­tra del abas­te­ci­mien­to del mer­ca­do lo­cal. Na­da más le­jano a la reali­dad, ya que la me­sa de los ar­gen­ti­nos es­tá más que ase­gu­ra­da.

Hoy los pre­cios de los co­mo­di­ties no tie­nen por qué im­pac­tar so­bre ella. Pa­ra de­mos­trar es­ta afir­ma­ción, un da­to: en el cos­to del pan, el pre­cio del tri­go es ape­nas un 15 por cien­to del to­tal; es de­cir, no tie­ne ma­yor in­ci­den­cia.

Los des­en­cuen­tros que tu­vi­mos en­tre el Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra y la con­duc­ción de la Se­cre­ta­ría de Co­mer­cio de ese en­ton­ces se de­bie­ron a que nun­ca se al­can­zó a en­ten­der la cues­tión plan­tea­da.

El pro­ble­ma que vi­vi­mos es el de ad­mi­nis­trar mi­se­ria cuan­do de­be­ría­mos ha­ber ad­mi­nis­tra­do abun­dan­cia de pro­duc­ción, cum­plien­do con los com­pro­mi­sos de com­pra­do­res co­mo Bra­sil, que tu­vie­ron que re­cu­rrir a im­por­tar tri­go de otros mer­ca­dos. En esa di­rec­ción, hoy ten­dría­mos que es­tar pro­du­cien­do en­tre 15 y 20 mi­llo­nes de to­ne­la­das de tri­go. Y, co­mo to­dos sa­be­mos, es­ta ci­fra es­tá le­jos de lo­grar­se.

A la ho­ra de ana­li­zar por qué no se al­can­za­ron esas ci­fras, con­si­de­ro que la pro­ble­má­ti­ca

La po­lí­ti­ca, en fo­co El prin­ci­pal de los pro­ble­mas es la pé­si­ma re­gu­la­ción de los mer­ca­dos

no es­tá da­da por las re­ten­cio­nes a las ex­por­ta­cio­nes, sino por la pé­si­ma re­gu­la­ción del mer­ca­do. Esa po­lí­ti­ca fue lo que más nos per­ju­di­có. Hoy las re­ten­cio­nes exis­ten y es un te­ma que hay que ana­li­zar en pro­fun­di­dad, cul­ti­vo por cul­ti­vo. No es lo mis­mo el tri­go que la so­ja o el gi­ra­sol y to­do de­be res­pon­der a una po­lí­ti­ca glo­bal que con­tem­ple la sus­ten­ta­bi­li­dad de los re­cur­sos na­tu­ra­les. No obs­tan­te, de­bo re­co­no­cer que la in­ter­ven­ción en los mer­ca­dos ge­ne­ró un efec­to in­de­sea­do, que es la ma­yor con­cen­tra­ción en la co­mer­cia­li­za­ción.

En de­fi­ni­ti­va, se ten­dió a un efec­to real­men­te ale­ja­do de una po­lí­ti­ca na­cio­nal y po­pu­lar. Pe­ro no to­do es “de­be”. En el “ha­ber” de­be­mos des­ta­car otros as­pec­tos, co­mo el no­ta­ble pro­gre­so que tu­vie­ron las coope­ra­ti­vas. Cuan­do uno ana­li­za los dis­tin­tos sec­to­res -un cla­ro ejem­plo es el me­tal­me­cá­ni­co-, ob­ser­va que se ha da­do un sal­to que nos ha per­mi­ti­do po­si­cio­nar­nos muy bien en el mun­do. Tam­bién en el mer­ca­do de los bio­com­bus­ti­bles, un sec­tor que vino pa­ra que­dar­se. Es una in­dus­tria fun­da­men­tal pa­ra la Ar­gen­ti­na, que per­mi­te di­ver­si­fi­car la ma­triz ener­gé­ti­ca y se vin­cu­la con as­pec­tos me­dioam­bien­ta­les, en los que el país que­da muy bien po­si­cio­na­do al in­cluir­los en los cor­tes de naf­ta o dié­sel.

Te­ne­mos una gran pers­pec­ti­va des­de el pun­to de vis­ta de to­das las ener­gías y de­be­mos apro­ve­char es­te seg­men­to pa­ra agre­gar va­lor a par­te de nues­tros gra­nos.

Por eso, to­dos los ac­to­res del sec­tor de­be­mos pro­mo­cio­nar en el ex­te­rior las vir­tu­des del mo­de­lo de pro­duc­ción ar­gen­tino. Te­ne­mos que tra­ba­jar to­dos jun­tos pa­ra, des­de la cien­cia y la tec­no­lo­gía, dar­le un aval só­li­do al sec­tor agroin­dus­trial. Es­te es el ma­yor desafío de la Ar­gen­ti­na pa­ra el si­glo XXI.

En UBATEC, una so­cie­dad anó­ni­ma con­for­ma­da por la Uni­ver­si­dad de Buenos Aires (UBA), el Go­bierno de la Ciu­dad de Buenos Aires, la Unión In­dus­trial Ar­gen­ti­na y la Con­fe­de­ra­ción Ge­ne­ral de la In­dus­tria, tra­ba­ja­mos día a día con un ob­je­ti­vo cla­ro: vin­cu­lar a la uni­ver­si­dad, a las em­pre­sas y al Es­ta­do pa­ra lo­grar una si­ner­gia po­si­ti­va en in­no­va­ción y trans­fe­ren­cia tec­no­ló­gi­ca pa­ra las pe­que­ñas, me­dia­nas y gran­des com­pa­ñías del país.

Te­ne­mos una gran opor­tu­ni­dad de vol­ver a ser un ju­ga­dor trans­cen­den­tal en el mer­ca­do mun­dial, y esa res­pon­sa­bi­li­dad pa­ra al­can­zar cre­ci­mien­to con desa­rro­llo so­cial nos ca­be a to­dos. No de­be­mos des­apro­ve­char­la. t

Co­se­cha tri­gue­ra. Las in­ter­ven­cio­nes del Go­bierno de­rrum­ba­ron la pro­duc­ción de tri­go y las ex­por­ta­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.