En aler­ta con­tra un desafío que se e ex­pan­de: el de las ma­le­zas

El “pas­to amar­go” ya es una fuer­te e preo­cu­pa­ción en la zo­na nú­cleo.

Clarin - Rural - - TAPA - Pablo Lo­sa­da plo­sa­da@cla­rin.com

Las ma­le­zas son es­pe­cies ca­pa­ces de evo­lu­cio­nar y adap­tar­se a di­ver­sos am­bien­tes na­tu­ra­les. Pe­ro no so­la­men­te eso. Tam­bién se adap­tan muy bien a los am­bien­tes ge­ne­ra­dos por el hom­bre y des­ti­na­dos a su con­trol. Bajo las ac­tua­les prác­ti­cas de pro- duc­ción, en ge­ne­ral pen­sa­das más sim­ples, ren­ta­bles y de cor­to pla­zo, se ge­ne­ró que cier­tas es­pe­cies de ma­le­zas se ex­pan­die­ran co­mo pro­ble­mas de di­fí­cil con­trol.

Has­ta aquí, lo co­no­ci­do. Aho­ra, un ca­so que es­tá pre­sen­tan­do di­fi­cul­ta­des pa­ra el con­trol y que se ex­pan­de por dis­tin­tas zo­nas es el de Di­gi­ta­ria in­su­la­ris, tam­bién co­no­ci­da co­mo “pas­to amar­go”, del que aler­tan Juan Car­los Pa­pa, es­pe­cia­lis­ta en ma­le­zas del INTA Oli­ve­ros (San­ta Fe), y Da­niel Tues­ca, ex­per­to de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Ro­sa­rio.

En Ar­gen­ti­na, es­ta es­pe­cie ya era con­si­de­ra­da co­mo ma­le­za sos­pe­cho­sa de pre­sen­tar di­fi­cul­ta­des pa­ra con­tro­lar­la con gli­fo­sa­to en las pro­vin­cias de Cha­co, San­tia­go del Es­te­ro y Tu­cu­mán. Pe­ro, en los úl­ti­mos me­ses, fue de­tec­ta­da en el sur de San­ta Fe, pun­tual­men­te en las lo­ca­li­da­des de Irion­do y San Lo­ren­zo, al­go que es­tá preo­cu­pan­do a los pro­duc­to­res en la zo­na nú­cleo.

Los es­pe­cia­lis­tas ad­vier­ten que por ser una es­pe­cie de re­cien­te di­fu­sión co­mo ma­le­za pro­ble­ma, la ex­pe­rien­cia so­bre su ma­ne­jo aun sea es­ca­sa y las al­ter­na­ti­vas quí­mi­cas pa­ra tra­tar­la tam­bién.

Por eso, sos­tie­nen que, de acuer­do a los re­sul­ta­dos de una bre­ve re­vi­sión de tra­ta­mien­tos he­chos en Bra­sil, país en el que el pas­to amar­go es­tá muy di­fun­di­do, los lo­tes afec­ta­dos po­drían ser tra­ta­dos con her­bi­ci­das se­lec­ti­vos post-emer­gen­tes, así co­mo por al­gún her­bi­ci­da de la fa­mi­lia de las imi­da­zo­li­no­nas y de las sul­fo­ni­lu­reas. En el ca­so del pas­to amar­go, ex­pli­can los es­pe­cia­lis­tas san­ta­fe­si­nos, el “do­ble gol­pe” di­ri­gi­do a gra­mí­neas po­dría ser una al­ter­na­ti­va pa­ra plan­tas avan­za­das en su ci­clo. Pa­pa y Tues­ca se­ña­la­ron que hay sa­tis­fac­to­rios re­sul­ta­dos de com­bi­na­cio­nes de gli­fo­sa­to más cle­to­dim, se­gui­do de un se-

gun­do tra­ta­mien­to a la se­ma­na con una com­bi­na­ción de pa­ra­quat y diu­rón o con glu­fo­si­na­to de amo­nio.

Tam­bién se re­fi­rie­ron a que los biotipos con ba­ja sus­cep­ti­bi­li­dad al gli­fo­sa­to pue­den ser con­tro­la­dos con efi­ca­cia por tra­ta­mien­tos se­lec­ti­vos post-emer­gen­tes. En es­te ca­so, re­co­men­da­ron op­tar por prin­ci­pios ac­ti­vos co­mo cle­to­dim, lua­zi­fop-p-bu­til, fe­no­xa­prop-p-me­til y ha­lo­xi­fop me­til, has­ta el mo­men­to en el que la ma­le­za tie­ne un desa­rro­llo de diez cen­tí­me­tros de al­tu­ra, pre­sen­ta cua­tro ho­jas y dos ma­co­llos.

Amar­gu­ra. La ma­le­za en un lo­te de so­ja en la lo­ca­li­dad de Irion­do, en el sur de San­ta Fe, ple­na re­gión cen­tral del país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.