La ho­ra del sin­ce­ra­mien­to

Clarin - Rural - - LOS TEMAS DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

¿Y si en lu­gar de tan­ta gam­be­ta, tan­ta bi­ci­cle­ta, tan­tas pa­la­bras, pen­sa­mos en có­mo pa­gar?

Por­que, es­tá vis­to, la tác­ti­ca del aves­truz tie­ne, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, pa­tas cor­tas. Ya nos vie­ron. Y Grie­sa nos di­ce que tam­po­co fun­cio­na más la del te­ro, que pro­te­ge sus hue­vos (me re­fie­ro al te­ro hem­bra) con graz­ni­dos le­jos del ni­do. Lle­gó la ho­ra de sin­ce­rar­se.

Em­pie­zo por mí. Sin­ce­ra­men­te, me lla­mó la aten­ción que un pe­rio­dis­ta de la ta­lla de Ho­ra­cio Ver­bitzky me de­di­ca­ra ge­ne­ro­sos pá­rra­fos en su edi­to­rial del do­min­go pa­sa­do en Pá­gi­na 12. Allí re­co­gió lo su­ce­di­do en el im­po­nen­te en­cuen­tro or­ga­ni­za­do por Cla­rín en el Mal­ba, el pri­me­ro de un ci­clo des­ti­na­do a repensar la Ar­gen­ti­na, don­de el agro ocu­pó el centro del ta­ble­ro. Allí con­cu­rrie­ron las prin­ci­pa­les fi­gu­ras de la eco­no­mía, la po­lí­ti­ca y la in­te­lec­tua­li­dad.

Ver­bitzky sos­tu­vo que quien es­cri­be es­tas lí­neas es el ideó­lo­go de un mo­de­lo de desa­rro­llo que pro­me­te pros­pe­ri­dad a par­tir de la agroin­dus­tria. Le agra­dez­co. No creo ser el ideó­lo­go prin­ci­pal de es­te mo­de­lo con­cep­tual, pe­ro sí es­toy se­gu­ro de te­ner ra­zón. Y, pa­ra se­guir sin­ce­rán­do­me, pien­so que él mis­mo se es­tá dan­do cuen­ta que mu­chos de sus plan­teos han si­do fru­to de pre­jui­cios. Por ejem­plo, cuan­do des­cu­brió que en­tre las prin­ci­pa­les ex­por­ta­do­ras agroin­dus­tria­les se cuen­tan coope­ra­ti­vas y em­pre­sas de capital na­cio­nal, pa­ra col­mo fa­mi­lia­res.

Pe­ro yen­do a las efec­ti­vi­da­des con­du­cen­tes, el sal­do con­cre­to del even­to fue el aflo­ra­mien­to de la uni­dad en torno a una idea: el cam­po y la agroin­dus­tria cons­ti­tu­yen la pa­lan­ca del desa­rro­llis­mo del si­glo XXI.

Bueno, la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia de los Es­ta­dos Uni­dos nos pu­so 17 amo­nes­ta­cio­nes y nos apla­zó en to­das las ma­te­rias. Qui­zá ellos se­pan, me­jor que no­so­tros mis­mos, de las enor­mes po­si­bi­li­da­des que tie­ne nues­tro país.

A pe­sar de to­do, ha na­ci­do una nue­va agroin­dus­tria ex­por­ta­do­ra

Así co­mo ca­li­fi­ca­mos de “bui­tres” a los acree­do­res, ca­li­fi­ca­ría­mos de “yu­yo” a lo que per­mi­tió pa­gar de un sa­que los 10.000 mi­llo­nes de dó­la­res que se de­bían al FMI. Fue en el 2006, ape­nas cua­tro años des­pués del de­fault. En aquel mo­men­to, la co­se­cha ha­bía cre­ci­do de 60 a 80 mi­llo­nes de to­ne­la­das, y los pre­cios no eran na­da del otro mun­do.

Ahí, nos en­go­lo­si­na­mos. Los pre­cios agrí­co­las se dis­pa­ra­ron, pe­ro la vo­ra­ci­dad lle­vó a cap­tar la ma­yor par­te del ex­ce­den­te con el fa­ci­lis­mo de las re­ten­cio­nes. El mie­do al mer­ca­do lle­vó a res­trin­gir las ex­por­ta­cio­nes. El cam­po se es­tan­có y fue per­dien­do rit­mo la acu­mu­la­ción de re­ser­vas.

El go­bierno in­ten­tó la re­cu­pe­ra­ción ele­van­do a ran­go de Mi­nis­te­rio la Se­cre­ta­ría de Agri­cul­tu­ra. Co­lo­có allí a un político, Ju­lián Do­mín­guez, quien ela­bo­ró el PEA (Plan Es­tra­té­gi­co Agroa­li­men­ta­rio). Sus me­tas fue­ron tan am­bi­cio­sas co­mo via­bles.

Pe­ro pri­mó la to­zu­dez. Se man­tu­vie­ron las re­ten­cio­nes, se tra­ba­ron ca­da vez más las ex­por­ta­cio­nes, se cas­ti­gó el va­lor agre­ga­do de la no­vel in­dus­tria del bio­die­sel. Re­sul­ta­do: se­gún el PEA, es­te año ha­bría que ha­ber co­se­cha­do 120 mi­llo­nes de to­ne­la­das. Ape­nas se ro­zan las 100. Es­ta di­fe­ren­cia de 20 mi­llo­nes equi­va­le a unos 7.000 mi­llo­nes de dó­la­res.

Pa­ra el 2020, la me­ta del PEA plan­tea 156 mi­llo­nes, tam­bién ab­so­lu­ta­men­te via­bles. Son 15.000 mi­llo­nes más, por año en ex­por­ta­cio­nes. Que ade­más es­tán ase­gu­ra­das: no es ca­sual que el pro­pio es­ta­do Chino ha­ya to­ma­do po­si­ción ad­qui­rien­do par­ti­ci­pa­ción de­ci­si­va en em­pre­sas de pro­ce­so y con puer­tos so­bre el Pa­ra­ná.

Con­fiar en “la pros­pe­ri­dad de la agroin­dus­tria” no es un sim­ple ac­to de fe ni una pro­me­sa abs­trac­ta. Bas­ta recorrer el país des­de el Goo­gle Earth pa­ra co­rro­bo­rar que en al­go tie­ne ra­zón el mi­nis­tro Ki­ci­llof: el país “se rein­dus­tria­li­zó”. Es cier­to. A pe­sar de la in­só­li­ta exac­ción, ha na­ci­do una nue­va es­truc­tu­ra agroin­dus­trial ex­por­ta­do­ra.

Los bui­tres pue­den es­tar tran­qui­los. Hay so­ja, hay maíz, hay fá­bri­cas. Y hay vo­lun­tad. t

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.