La se­gun­da in­dus­tria ar­gen­ti­na

Clarin - Rural - - LOS TEMAS DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

La ca­de­na del maíz es la se­gun­da in­dus­tria ar­gen­ti­na, tan só­lo su­pe­ra­da por el fe­no­me­nal com­ple­jo so­je­ro. Si se con­si­de­ran los es­la­bo­na­mien­tos co­rrien­te arri­ba y co­rrien­te aba­jo, con la enor­me cas­ca­da de agre­ga­ción de va­lor, fac­tu­ra más que la tan mi­ma­da in­dus­tria au­to­mo­triz.

Pe­ro ade­más, hay una di­fe­ren­cia cua­li­ta­ti­va, que pa­sa a te­ner una im­por­tan­cia enor­me en es­tos tiem­pos de pe­nu­rias ex­ter­nas: un ba­lan­ce de di­vi­sas ab­so­lu­ta­men­te fa­vo­ra­ble. Des­de la se­mi­lla has­ta la co­se­cha se rea­li­zan con com­po­nen­tes na­cio­na­les, con in­ter­ven­ción prác­ti­ca­men­te mar­gi­nal de in­su­mos im­por­ta­dos. Lo mis­mo su­ce­de con la so­ja, el tri­go, el gi­ra­sol y to­dos sus de­ri­va­dos.

Y va a más. El maíz y la so­ja son los pro­duc­tos agrí­co­las que ma­yor di­na­mis­mo han ex­hi­bi­do en la es­ce­na in­ter­na­cio­nal. La tran­si­ción die­té­ti­ca en los paí­ses más po­bla­dos de la tie­rra, que por “efec­to ri­que­za” me­jo­ran día a día la in­ges­ta de pro­teí­nas de ori­gen ani­mal, ex­pli­ca una par­te del fe­nó­meno. La otra par­te tie­ne la mis­ma raíz: tam­bién por efec­to ri­que­za, au­men­ta el con­su­mo de ener­gía. Es­to arras­tró al pre­cio del pe­tró­leo, que se quin­tu­pli­có des­de que des­pun­tó el si­glo XXI. Ha­ce quin­ce años va­lía 20 dó­la­res, hoy va­le más de 100.

El maíz es ali­men­to y ener­gía. A par­tir de los 50 dó­la­res el ba­rril, el pe­tró­leo arras­tra li­neal­men­te al pre­cio del ce­real tra­di­cio­nal­men­te con­si­de­ra­do “fo­rra­je­ro”. En los Es­ta­dos Uni­dos, can­sa­dos de la in­se­gu­ri­dad que les ge­ne­ra­ba la de­pen­den­cia del oro ne­gro, im­pul­sa­ron fuer­te­men­te el cor­te de la naf­ta con eta­nol.

En diez años, le­van­ta­ron más de 200 des­ti­le­rías que hoy ela­bo­ran 125 mi­llo­nes de to­ne­la­das de maíz, un ter­cio de la co­se­cha. Ello les per­mi­te sus­ti­tuir el 10% de la naf­ta.

Lo que con­vie­ne te­ner en cuen­ta es que es­tas 125 mi­llo­nes de to­ne­la­das son exac­ta­men­te el cre­ci­mien­to que ha te­ni­do la pro­duc­ción de maíz en el mis-

El maíz es la se­gun­da in­dus­tria del país, tan so­lo su­pe­ra­da por el com­ple­jo so­ja

mo pe­río­do. Ha­bría que pen­sar qué hu­bie­ra si­do de los pre­cios agrí­co­las (que es co­mo de­cir qué hu­bie­ra su­ce­di­do con la eco­no­mía ar­gen­ti­na) sin es­te nue­vo des­tino pa­ra el maíz.

Tam­bién po­dría­mos pen­sar cuál se­ría hoy el cos­to del pe­tró­leo si no hu­bie­ra exis­ti­do es­ta al­ter­na- ti­va de sus­ti­tu­ción.

Y tam­bién de­be­ría­mos pen­sar qué hu­bie­ra su­ce­di­do si se su­cum­bía an­te la pre­sión tec­no­fó­bi­ca de los mal au­to­de­no­mi­na­dos “eco­lo­gis­tas”. En los 90, cuan­do des­pun­ta­ba la bio­tec­no­lo­gía, la on­da ver­de fus­ti­gó irra­cio­nal­men­te a los trans­gé­ni­cos, que fue­ron cla­ve en el au­men­to de los rin­des y la ca­li­dad del maíz.

El miér­co­les pró­xi­mo se rea­li­za el en­cuen­tro anual de Mai­zar, la or­ga­ni­za­ción que coor­di­na a la ca­de­na ar­gen­ti­na del maíz. Con ex­ce­len­tes re­fle­jos, la en­ti­dad que hoy con­du­ce Gas­tón Fer­nán­dez Pal­ma (ex pre­si­den­te de Aa­pre­sid) in­vi­tó a Mark Ly­nas, el pe­rio­dis­ta in­glés que des­de Green­pea­ce li­de­ró el mo­vi­mien­to an­ti trans­gé­ni­cos. El año pa­sa­do Ly­nas con­mo­vió al mun­do con un va­lien­te arre­pen­ti­mien­to. Re­co­no­ció que sus emo­cio­nes pre­va­le­cie­ron por so­bre el co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co. Hoy se de­di­ca a pro­mo­cio­nar su uti­li­za­ción en paí­ses del nor­te de Afri­ca don­de cam­pean el ham­bre y la po­bre­za.

El eje del even­to de Mai­zar es la co­mu­ni­ca­ción. En el cam­po creen que han fra­ca­sa­do en el in­ten­to de es­ta­ble­cer las ba­ses de un nue­vo con­tra­to so­cial con la co­mu­ni­dad. Es una vi­sión un tan­to pe­si­mis­ta: ha­ce quin­ce días Cla­rín con­vo­có a po­lí­ti­cos, in­te­lec­tua­les y for­ma­do­res de opi­nión a un en­cuen­tro en el Mal­ba con el agro en el centro del ta­ble­ro. Des­fi­la­ron to­dos, por al­go se­rá.

Es aho­ra in­tere­san­te que sea la ca­de­na del maíz la que se plan­ta de ca­ra a la so­cie­dad. La cas­ca­da de va­lor cre­ce en op­cio­nes. Tam­bién en la Ar­gen­ti­na se abre pa­so a bor­bo­to­nes la pro­duc­ción de eta­nol, con­tri­bu­yen­do a ate­nuar la cri­sis ener­gé­ti­ca. Y yo, si­guien­do al poe­ta pun­tano An­to­nio Es­te­ban Agüe­ro, ben­di­go las ma­nos del In­ca Vi­ra­co­cha, “que in­ven­tó el maíz y en­se­ñó su cul­ti­vo”. t

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.