Una nue­va ca­de­na que se va ar­man­do

Clarin - Rural - - EL CAMPO Y LAS ENERGÍAS RENOVABLES -

Eric Wood­ford es un far­mer del centro de Min­ne­so­ta, don­de la cru­de­za del in­vierno en­se­ñó, ha­ce mu­chos años, que no hay ga­na­de­ría po­si­ble sin es­ta­blo ni fo­rra­jes con­ser­va­dos. Nos cuen­ta que con el tiem­po, le fue to­man­do el gus­ti­to a eso de ha­cer far­dos, y se con­vir­tió en un con­tra­tis­ta es­pe­cia­li­za­do. Te­nía ro­toen­far­da­do­ras pro­du­ci­das por la crea­do­ra del far­do re­don­do, Ver­meer de Pe­lla, Io­wa, con las que ha­cía ro­llos de al­fal­fa en verano pa­ra abas­te­cer a los tam­bos de la re­gión. Un día, em­pe­zó a en­ro­llar la co­la del maíz, tam­bién pa­ra des­tino fo­rra­je­ro. En­con­tró que la má­qui­na re­que­ría al­gu­nas adap­ta­cio­nes. Las hi­zo, las pa­ten­tó y le ce­dió los de­re­chos a Ver­meer, que ya “veía” que lle­ga­ba la era del eta­nol de se­gun­da ge­ne­ra­ción y orien­ta­ba la em­pre­sa a to­da la ga­ma de equi­pos ne­ce­sa­rios pa­ra la nue­va lo­gís­ti­ca, des­de la co­se­cha has­ta el trans­por­te y el pro­ce­sa­mien­to en des­tino fi­nal. Eric no de­jó su tra­ba­jo de con­tra­tis­ta, pe­ro se ins­ta­ló en Em­mets­burg, don­de se eri­gió la plan­ta de Poe­tDSM, co­mo dis­tri­bui­dor de Ver­meer. Ven­dió más de 100 ro­toen­far­da­do­ras mo­di­fi­ca­das con sus dis­po­si­ti­vos: dien­tes re­co­lec­to­res po­de­ro­sos, y un ac­ce­so­rio ro­ta­ti­vo arri­ba del em­bo­ca­dor que ayu­da en el in­gre­so del ras­tro­jo. Otra mo­di­fi­ca­ción es un de­flec­tor que ha­ce gi­rar el ro­llo 90 gra­dos, lo que fa­ci­li­ta la re­co­lec­ción por me­dio del car­ga­dor que aho­ra pue­de avan­zar en lí­nea rec­ta, en­con­tran­do to­dos los ro­llos en la mis­ma lí­nea. Aho­rra un 30% de tiem­po y pi­so­tea me­nos el lo­te. El en­far­da­do del ras­tro­jo re­ti­ra del lo­te en­tre el 25% y el 50% de la bio­ma­sa, to­do un te­ma en de­ba­te. En el nor­te del es­ta­do de Io­wa los in­ves­ti­ga­do­res sos­tie­nen que re­ti­rar un 25% del ras­tro­jo no só­lo no afec­ta la sus­ten­ta­bi­li­dad, sino que la me­jo­ra gra­cias a que per­mi­te un más rá­pi­do ca­len­ta­mien­to del sue­lo en pri­ma­ve­ra, fa­ci­li­tan­do la siem­bra di­rec­ta. La mis­ma em­pre­sa desa­rro­lló otra lo­gís­ti­ca pa­ra la co­se­cha del ras­tro­jo, en es­te ca­so cir­cuns­crip­ta a los mar­los. Se tra­ta de un ca­rro que se en­gan­cha atrás de la co­se­cha­do­ra, que re­co­ge lo que la má­qui­na ti­ra por la co­la, fun­da­men­tal­men­te mar­los y cha­la. Con un ven­ti­la­dor se­pa­ra la cha­la, si la plan­ta só­lo re­quie­re mar­los. En es­te ca­so, se re­ti­ra ape­nas el 10% del ras­tro­jo. Es lo que vi­mos en una plan­ta de eta­nol cer­ca­na, Chip­pe­wa Va­lley. Allí se ga­si­fi­can los mar­los, ge­ne­ran­do el va­por que re­quie­re la plan­ta pa­ra el se­ca­do de los DGS, el co-pro­duc­to de la fer­men­ta­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.