Pen­san­do en el fu­tu­ro

El au­tor sos­tie­ne que las inun­da­cio­nes se re­pe­ti­rán pro­ba­ble­men­te con ma­yor fre­cuen­cia e in­ten­si­dad que an­tes y que no pue­den ser aten­di­das con ac­cio­nes pun­tua­les, sino que exi­gen pro­gra­mas de lar­go pla­zo en los que se in­vo­lu­cren múl­ti­ples or­ga­nis­mos.

Clarin - Rural - - PRIME NIVEL/EN LA RURAL - Eu­ge­nio F. Co­rra­di­ni INGENIERO AGRONOMO

En 1886, en “Las se­cas y las inun­da­cio­nes en la pro­vin­cia de Buenos Aires”, Flo­ren­tino Ameg­hino se re­fi­rió a las obras hi­dráu­li­cas en desa­rro­llo di­cien­do: “Aun­que el en­tu­sias­mo es con­ta­gio­so, he per­ma­ne­ci­do frío y pen­sa­ti­vo re­fle­xio­nan­do so­bre las ven­ta­jas y des­ven­ta­jas que re­pre­sen­tan los ca­na­les de desagües y me he con­fir­ma­do más en mi opi­nión de que si ellos no son el com­ple­men­to de obras más efi­ca­ces y de ma­yor con­si­de­ra­ción, re­por­ta­rán pro­ba­ble­men­te más per­jui­cio que be­ne­fi­cios. La pro­vin­cia ne­ce­si­ta de obras de re­ten­ción de las aguas y no de desagüe”.

Ameg­hino pre­co­ni­za­ba la ne­ce­si­dad de regular los mo­vi­mien­tos del agua en el sue­lo y sub­sue­lo pa­ra ate­nuar es­tos pro­ble­mas. Even­tos ex­tre­mos, co­mo las pre­ci­pi­ta­cio­nes de abril de 2013, di­fí­cil­men­te sean con­tro­la­bles. Hoy día, an­te la nue­va con­tin­gen­cia, se re­cla­ma pun­tual­men­te por fal­ta de obras, sin ver que el pro­ble­ma es in­te­gral y que re­quie­re un con­jun­to de ac­cio­nes de lar­go pla­zo.

En las ciu­da­des, las obras de pa­vi­men­to de pla­zas se­cas y desa­rro­llo de vi­vien­das li­mi­tan la ca­pa­ci­dad de ab­sor­ción del agua por el te­rreno y acre­cien­tan el ver­ti­do de aguas su­per­fi­cia­les so­bre ellas.

Hoy, en un ra­dio de 25 ki­ló­me­tros de La Pla­ta y unos 50 ki­ló­me­tros de la ciu­dad de Buenos Aires, las tie­rras agrí­co­las ge­ne­ra­ron asen­ta­mien­tos in­dus­tria­les y ba­rrios ce­rra­dos que re­quie­ren pa­vi­men­tos y cons­truc­cio­nes, y en más de un ca­so se han ubi­ca­do en áreas ba­jas, que ori­gi­nal­men­te acu­mu­la­ban aguas pe­ro que hoy se han con­ver­ti­do en áreas ele­va- das ex­pul­so­ras de aguas plu­via­les. Así, áreas ori­gi­nal­men­te no inun­da­bles hoy han co­lap­sa­do, y pro­ba­ble­men­te en un fu­tu­ro cer­cano las áreas hoy pro­te­gi­das por obras de dre­na­je vuel­van a ser inun­da­das.

Es­ta pro­ble­má­ti­ca no es aje­na al res­to del país. Ahí se han con­cre­ta­do obras hi­dráu­li­cas que lue­go no se con­ser­van ni lim­pian ade­cua­da­men­te (di­ques y cursos de agua em­ban­ca­dos), ge­ne­ran­do me­nor ca­pa­ci­dad de al­ma­ce­na­mien­to y trans­por­te, que an­te un ex­ce­so de pre­ci­pi­ta­cio­nes des­bor­dan y cau­san estragos ma­te­ria­les y/o sen­si­bles pér­di­das hu­ma­nas. El me­ro he­cho de ge­ne­rar vías de eva­cua­ción de las aguas su­per­fi­cia­les no es su­fi­cien­te ga­ran­tía pa­ra ate­nuar el pro­ble­ma: ello re­quie­re ac­cio­nes de cor­to, me­diano y lar­go pla­zo si­mul­tá­neas.

En re­su­men, lo que hay que plan­tear es: ge­ne­rar las ne­ce­sa­rias au­to­ri­da­des de cuen­ca in­ter­pro­vin­cia­les que re­gu­len el em­pleo del agua; ate­nuar los es­cu­rri­mien­tos de aguas vía fo­res­ta­ción y ma­ne­jo ade­cua­do de los suelos agro­pe­cua­rios; ca­na­li­zar y am­pliar los sis­te­mas de desagüe, ca­na­les, ríos y arro­yos; y la crea­ción de un or­ga­nis­mo rec­tor que nu­clee a las ins­ti­tu­cio­nes que de­ben in­ter­ve­nir en es­te ti­po de con­tin­gen­cias.

A su vez, la lim­pie­za de las ciu­da­des; la mo­di­fi­ca­ción de los có­di­gos de edi­fi­ca­ción ten­dien­do a desa­rro­llar re­ser­vo­rios de aguas plu­via­les, par­qui­za­ción de te­rra­zas y crea­ción de es­pa­cios ver­des; y la con­ten­ción de aguas pro­ve­nien­tes de sud­es­ta­das, de­ben ser prio­ri­dad.

Las con­tin­gen­cias cli­má­ti­cas se re­pe­ti­rán pro­ba­ble­men­te con ma­yor fre­cuen­cia e in­ten­si­dad y no pue­den ser aten­di­das con ac­cio­nes pun­tua­les, sino con pro­gra­mas in­te­gra­dos de lar­go pla­zo. t

FER­NAN­DO DE LA OR­DEN

Bajo el agua. Las obras pa­ra mo­ri­ge­rar el im­pac­to de las inun­da­cio­nes de­ben for­mar par­te de un plan in­te­gral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.