La nue­va era del eta­nol

Aho­ra, se co­men­za­rá a ela­bo­rar en ba­se a los ras­tro­jos. En Es­ta­dos Uni­dos es­tá por ini­ciar su pro­duc­ción la pri­me­ra plan­ta que uti­li­za los re­si­duos de la co­se­cha de maíz pa­ra ela­bo­rar el bio­com­bus­ti­ble. Un nue­vo pa­ra­dig­ma pa­ra es­ta in­dus­tria trans­for­ma­dor

Clarin - Rural - - TAPA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

Shan­non, una jo­ven bri­tá­ni­ca, con­mo­vió a la pla­tea cuan­do ex­hi­bió por TV su adic­ción a la naf­ta. Be­be do­ce ta­pi­tas de bi­dón por día. Na­da, al la­do de los mi­llo­nes de au­to­mo­vi­lis­tas que se to­man el bi­dón en­te­ro.

Ha­ce ape­nas quin­ce años, cuan­do des­pun­ta­ba el si­glo XXI, el pe­tró­leo va­lía 20 dó­la­res el ba­rril. En los surtidores de las es­ta­cio­nes de ser­vi­cio, los es­ta­dou­ni­den­ses po­dían lle­nar el tan­que con ape­nas 10 dó­la­res. Así, se hi­cie­ron adic­tos a la naf­ta, co­mo les es­pe­tó el ex pre­si­den­te Geor­ge W. Bush.

Pe­ro hoy, con el pe­tró­leo a 106 dó­la­res, la naf­ta va­le cin­co ve­ces más. Los es­ta­dou­ni­den­ses sin­tie­ron no só­lo que el pe­tró­leo es­ca­sea­ba, sino que ade­más, el abas­te­ci­mien­to no era se­gu­ro.

“El re­me­dio pa­ra los al­tos pre­cios son… los al­tos pre­cios”, ri­ge un vie­jo ada­gio de la eco­no­mía real. Cuan­do el pe­tró­leo lle­gó a 50 dó­la­res el ba­rril, ha­bi­li­tó la al­ter­na­ti­va de con­ver­tir el maíz en eta­nol, un sus­ti­tu­to de la naf­ta que pue­de mez­clar­se en al­tas pro­por­cio­nes sin mo­di­fi­car na­da en los au­tos. Y que, con mo­to­res es­pe­cia­les, pue­de lle­gar a usar­se pu­ro, co­mo su­ce­de en Bra­sil

El go­bierno nor­te­ame­ri­cano im­pul­só la sus­ti­tu­ción de naf­ta por eta­nol, co­lo­can­do una me­ta del 10%. Bro­ta­ron por to­do el “corn belt”, el por­ten­to­so cin­tu­rón mai­ce­ro del Me­dio Oes­te, de­ce­nas de des­ti­le­rías que con­ver­tían en bio­com­bus­ti­ble al rey de los ce­rea­les des­ti­na­dos al con­su­mo ani­mal, a las be­bi­das co­la, la cer­ve­za, las be­bi­das es­pi­ri­tuo­sas, o a la pro­duc­ción de al­mi­do­nes in­dus­tria­les. En ape­nas diez años, las nue­vas des­ti­le­rías le em­par­da­ron la par­ti­da a to­dos los de­más con­su­mos jun­tos. El maíz, que va­lía 100 dó­la­res la to­ne­la­da ha­ce diez años, aho­ra ron­da los 200.

Pe­ro los con­tra­rios tam­bién jue­gan. El lobby de “los que es­ta­ban an­tes” pu­so el gri­to en el cie­lo, por­que el pre­cio del ce­real era aho­ra arras­tra­do por el del pe­tró­leo. In­fla­ción, di­cen allá, es ex­ce­so de de­man­da. Bueno, ha­bía ex­ce­so de de­man­da de maíz, a pe­sar del con­ti­nuo cre­ci­mien­to de la pro­duc­ción fru­to del arri­bo de nue­va tec­no­lo­gía.

En­ton­ces, se em­pe­zó a ha­blar de los bio­com­bus­ti­bles de “se­gun­da ge­ne­ra­ción”. Son los que uti­li­zan otra fuen­te de ma­te­ria pri­ma. El fo­co se pu­so en el uso de re­si­duos de co­se­cha, y en par­ti­cu­lar el ras­tro­jo de maíz. Cal­cu­la­ron que por ca­da to­ne­la­da de maíz que se co­se­cha, que­da un vo­lu­men si­mi­lar en el cam­po. Es­te re­si­duo es fun­da­men­tal pa­ra

man­te­ner la es­truc­tu­ra del sue­lo. Sin em­bar­go, los in­ves­ti­ga­do­res de dis­tin­tas uni­ver­si­da­des de­ter­mi­na­ron que re­ti­rar una par­te (25%) de ese ras­tro­jo no só­lo no afec­ta la sus­ten­ta­bi­li­dad, sino que me­jo­ra la im­plan­ta­ción del cul­ti­vo sub­si­guien­te.

La pri­me­ra plan­ta de es­te ti­po se inau­gu­ra el pró­xi­mo 3 de se­tiem­bre. Es el Pro­ject Li­berty en Em­mets­burg, Io­wa, y tu­ve la opor­tu­ni­dad de vi­si­tar­la la se­ma­na pa­sa­da jun­to con la gen­te de Bio4 en­ca­be­za­dos por su ti­tu­lar, Ma­nuel Ron, y los ac­cio­nis­tas Mar­ce­lo Ote­ro y Juan Mi­guel So­bre­ro.

Li­berty es el fru­to de un joint ven­tu­re en­tre Poet, la ma­yor pro­duc­to­ra de eta­nol de los EEUU (con 25 plan­tas) y DSM, una em­pre­sa ho­lan­de­sa es­pe­cia­li­za­da en la pro­duc­ción de las en­zi­mas que de­gra­dan la ce­lu­lo­sa del ras­tro­jo pa­ra que pue­da ser ata­ca­da por los fer­men­tos que la con­vier­ten en al­cohol. El re­si­duo fi­nal, la “lig­ni­na”, va a la cal­de­ra pa­ra ge­ne­rar va­por y elec­tri­ci­dad.

La in­ver­sión fue de 250 mi­llo­nes de dó­la­res, la mi­tad en “grants” (sub­si­dios) de Was­hing­ton y Io­wa. Es tres ve­ces más ca­ra que una plan­ta con­ven­cio­nal, don­de se fer­men­ta só­lo el al­mi­dón del grano de maíz. Es­te da 350 li­tros de al­cohol por to­ne­la­da de grano y que­da otro tan­to pa­ra ali­men­to ani­mal.

La plan­ta de eta­nol ce­lu­ló­si­co re­quie­re cin­co to­ne­la­das de ras­tro­jo por to­ne­la­da de al­cohol pro­du­ci­do. La ma­te­ria pri­ma no tie­ne cos­to, pe­ro la lo­gís­ti­ca de co­se­cha, trans­por­te y al­ma­ce­na­je cons­ti­tu­yen un enor­me desafío. A los far­mers no les que­da mu­cho tiem­po en­tre la co­se­cha y el en­far­da­do del ras­tro­jo, por­que en­se­gui­da lle­ga la nie­ve.

La plan­ta se mas­ti­ca un ro­llo de 700 ki­los por mi­nu­to, 1.500 por día, me­dio mi­llón por año…pa­ra pro­du­cir 100.000 mi­llo­nes de li­tros de eta­nol ce­lu­ló­si­co.

El Pro­ject Li­berty no es­tá so­lo. Es­te año tam­bién inau­gu­ran plan­tas si­mi­la­res otros dos gi­gan­tes, co­mo Du­pont y Aben­goa. Las tres, bajo el res­plan­dor de una trans­mu­ta­ción mi­la­gro­sa: con­ver­tir la pa­ja en una al­ter­na­ti­va al vie­jo oro ne­gro.

En su sal­sa. La má­qui­na, ha­cien­do ro­llos con el ras­tro­jo,

en pleno Io­wa.

El co­mien­zo. Los ro­llos ya es­tán lis­tos en es­te lo­te mai­ce­ro en el es­ta­do de Io­wa, pleno “corn belt”, lue­go de que la má­qui­na le­van­ta­ra par­te de lo que que­dó en el sue­lo tras el pa­so de la co­se­cha­do­ra.

Ca­si lis­ta. La plan­ta del Pro­ject Li­berty, en Em­mets­burg, Io­wa, con­tó con una in­ver­sión de 250 mi­llo­nes de dó­la­res.

Aco­pia

Mi­les de ro­llos lle­gan del cam­po y es­pe­ran pa­ra en­trar a la plan­ta.

De­ta­lle. La pa­ja, los mar­los... to­do se con­vier­te en eta­nol.

Un pio­ne­ro. Eric Wood­ford es con­tra­tis­ta es­pe­cia­li­za­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.