La so­ja es lo de me­nos

En Cór­do­ba, Iván Lu­bat­ti ana­li­za ca­da va­ria­ble de los am­bien­tes di­ver­sos que tra­ba­ja, pa­ra me­ter a fon­do la agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión. Có­mo ha­cer una ro­ta­ción sus­ten­ta­ble in­clu­so en cam­pos al­qui­la­dos y por qué se im­pu­so un ma­ne­jo con mu­cho maíz tar­dío.

Clarin - Rural - - TAPA - JA­MES CRAIK, COR­DO­BA. ENV. ES­PE­CIAL Juan I. Mar­tí­nez Dod­da cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

La cam­pa­ña 2013/2014 tu­vo sus vai­ve­nes. Pa­ra al­gu­nas zo­nas, las llu­vias sig­ni­fi­ca­ron se­rias com­pli­ca­cio­nes, mien­tras que pa­ra otras “cal­za­ron” co­mo un tra­je a me­di­da y po­ten­cia­ron rin­des ines­pe­ra­dos. En­tre es­tas úl­ti­mas, en el centro cor­do­bés, con un pa­que­te ge­né­ti­co ade­cua­do, fer­ti­li­za­ción, ro­ta­cio­nes y agri­cul­tu­ra por am­bien­tes, Iván Lu­bat­ti lo­gró efi­cien­ti­zar la con­ver­sión de ca­da mi­lí­me­tro de agua en ki­lo de grano.

“Fue una cam­pa­ña bas­tan­te atí­pi­ca pa­ra la zo­na, con llu­vias su­pe­rio­res a lo nor­mal en ca­si to­do el verano”, con­tó Lu­bat­ti a Cla­rín Ru­ral, mien­tras, de fon­do, una co­se­cha­do­ra ter­mi­na­ba de “tra­gar­se” las úl­ti­mas hec­tá­reas de so­ja que que­da­ban en un cam­po de la lo­ca­li­dad de Ja­mes Craik. Y agre­gó: “He­mos te­ni­do ex­ce­len­tes ren­di­mien­tos en so­ja de­bi­do a esas con­di­cio­nes am­bien­ta­les y a los pa­que­tes tec­no­ló­gi­cos que es­ta­mos usan­do en fun­gi­ci­das, con­trol de ma­le­zas y ge­né­ti­ca”. To­do es­to le per­mi­tió ob­te­ner un 15% a 20% más que lo que se es­pe­ra­ba cuan­do pla­ni­fi­có la cam­pa­ña.

Ac­tual­men­te, Lu­bat­ti tra­ba­ja unas 1.500 hec­tá­reas pro­pias y, en to­tal, en aso­cia­ción con otros pro­duc­to­res, al­can­za las 4.000 en el centro de Cór­do­ba (Oli­va), Río Cuar­to y Vi­lla Ma­ría. La di­ver­si­fi­ca­ción geo­grá­fi­ca es una par­te cen­tral de la es­tra­te­gia. “Tra­ba­ja­mos en­tre un 35% y 40% de la su­per­fi­cie con maíz, un 20% o 30% es pa­ra tri­go y el res­to es so­ja”, con­tó Lu­bat­ti. El maíz tar­dío ha ido ga­nan­do su lu­gar a fuer­za de es­ta­bi­li­dad. Em­pe­za­ron a sem­brar­lo en 1998/99 con un 20% de su­per­fi­cie y hoy ocu­pa el 90%. “Al tri­go lo ha­ce­mos más co­mo un cul­ti­vo que ayu­da a la ro­ta­ción pa­ra el con­trol de ma­le­zas in­ver­na­les cuan­do el año es hú­me­do”, ex­pli­có Lu­bat­ti. Es­ta ro­ta­ción les per­mi­te es­tar tran­qui­los con las ma­le­zas, aun­que hay es­ca­pes de ch­lo­ris, tri­chlo­ris, yu­yo co­lo­ra­do, sor­go de ale­po y ra­ma ne­gra, en­tre otras. Es­te es uno de los te­mas que, a fu­tu­ro, preo­cu­pa a Lu­bat­ti y su equi­po de tra­ba­jo.

En lo que res­pec­ta a la so­ja, tra­ba­jan con va­rie­da­des de gru­po IV lar­gos y V cor­tos. Has­ta la pre­sen­te cam­pa­ña han usa­do to­dos ma­te­ria­les RR1, pe­ro en ade­lan­te no des­car­tan em­pe­zar a usar In­tac­ta y ma­te­ria­les STS.

“He­mos te­ni­do rin­des de has­ta 45 qq/ha, al­go anor­mal pa­ra la zo­na, en so­jas sem­bra­das en no­viem­bre so­bre lo­tes bien ro­ta­dos, con bue­na his­to­ria de fer­ti­li­za­ción y ma­te­ria or­gá­ni­ca”, ex­pli­có el pro­duc­tor cor­do­bés.

Así co­mo fue una cam­pa­ña ex­plo­si­va pa­ra la so­ja, la cues­tión es­tu­vo me­nos sen­ci­lla pa­ra el maíz. “Fue muy com­pli­ca­da la siem­bra de sep­tiem­bre y oc­tu­bre por­que fal­ta­ba agua y mu­chas hec­tá­reas se pa­sa­ron a di­ciem­bre”, di­jo Lu­bat­ti, quien ad­vir­tió que con los ex­ce­sos de hu­me­dad de fe­bre­ro y mar­zo hu­bo hí­bri­dos con pro­ble­ma de ti­zón. To­dos los ma­te­ria­les que siem­bran son BT.

“He­mos no­ta­do que el pi­so de rin­de de un maíz tar­dío sembrado en di­ciem­bre es mu­cho más al­to que el de uno de agos­to o sep­tiem­bre, por­que evi­ta­mos el ca­lor y la fal­ta de agua de enero”, ex­pli­có Lu­bat­ti. Y agre­gó: “Los úl­ti­mos años es­ta­mos pro­me­dian­do 9.000 ki­los en los maí­ces tar­díos con­tra un maíz tem­prano que pue­de dar no más de 10.000, y son más los años en los que se ve afec­ta­do por la se­quía y ahí los ren­di­mien­tos se de­rrum­ban”.

Cuan­do los años son buenos, las di­fe­ren­cias en­tre ha­cer bien o mal las co­sas no se no­ta, pe­ro cuan­do vie­nen años ajus­ta­dos, ca­da de­ta­lle se vuel­ve im­por­tan­te. “La ro­ta­ción nos da es­ta­bi­li­dad pe­ro te­ne­mos que te­ner en cla­ro al mo­men­to de ne­go­ciar el arren­da­mien­to có­mo in­flu­ye en los cos­tos la in­clu­sión del maíz”.

Lu­bat­ti le ha en­con­tra­do al ce­real la vuel­ta pa­ra in­cluir­lo en la ro­ta­ción. Por sus fe­chas di­fe­ren­cia­les con la so­ja, com­ple­men­ta muy bien por­que se co­se­cha en un pe­río­do dis­tin­to y per­mi­te ha­cer un apro­ve­cha­mien­to com­ple­to de las ma­qui­na­rias. Los tiem­pos de tri­lla se al­ter­nan bien.

La di­ver­si­fi­ca­ción de am­bien­tes y ac­ti­vi­da­des, así co­mo la aso­cia­cia­ción, le han per­mi­ti­do au­men­tar es­ca­la y cre­cer en efi­cien­cia.

Re­fle­xio­nan­do so­bre los de­sa­fíos del fu­tu­ro, Lu­bat­ti cree que “sa­ber uti­li­zar se­mi­llas con va­rios ge­nes api­la­dos” se­rá cla­ve. “No hay que ol­vi­dar­se de ca­pa­ci­tar­se y es­tar en el lo­te pa­ra sa­ber qué pa­sa en pri­me­ra per­so­na. Eso no va a cam­biar”, re­su­mió.

Ce­rran­do la tri­lla. Lu­bat­ti, en un lo­te de so­ja cer­ca de Ja­mes Craik, Cór­do­ba. Al

fon­do, la co­se­cha­do­ra.

De­trás de las chau­chas. Lu­bat­ti en un lo­te de so­ja de la lo­ca­li­dad de Ja­mes Craik, en el centro cor­do­bés. Con con­di­cio­nes am­bien­ta­les fa­vo­ra­bles, co­mo las que tu­vo en la úl­ti­ma cam­pa­ña, y apli­can­do to­da la tec­no­lo­gía, ob­tu­vo has­ta 45 quin­ta­les por hec­tá­rea.

Ple­na co­se­cha. El maíz (iz­quier­da) ocu­pa el 40% de la su­per­fi­cie, y el 90% es tar­dío, por­que le brin­da ma­yor es­ta­bi­li­dad. El tri­go (de­re­cha) ocu­pa de 20% a 30% y ayu­da a con­tro­lar el cre­ci­mien­to de las ma­le­zas.

La pa­ta ga­na­de­ra. En San­tia­go del Es­te­ro ya cuen­tan con 200 vien­tres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.