Con nue­vas ideas so­bre las ma­le­zas y la en­fer­me­da­des

Las desa­rro­lla­ron a cam­po dos téc­ni­cos de la zo­na nú­cleo.

Clarin - Rural - - TAPA - Pablo Lo­sa­da plo­sa­da@cla­rin.com

La pro­duc­ción agrí­co­la siem­pre se re­nue­va, con el sur­gi­mien­to de nue­vas y me­jo­res tec­no­lo­gías, pe­ro al mis­mo tiem­po se re­nue­van sus pro­ble­má­ti­cas. Eso im­pul­sa a que los pro­duc­to­res y los téc­ni­cos ajus­ten los ma­ne­jos agro­nó­mi­cos y, tam­bién, a ad­qui­rir más co­no­ci­mien­to.

Héc­tor Al­ca­raz es cha­que­ño y tra­ba­ja en la coope­ra­ti­va agrí­co­la Unión Ave­lla­ne­da, de Vi­lla Ocam­po, en el no­roes­te de San­ta Fe. Es una zo­na mix­ta, con ga­na­de­ría de cría y agri­cul­tu­ra, apo­ya­da cen­tral­men­te en cul­ti­vos de verano. Allí, co­mo en ca­si to­do el país, las ma­le­zas son un pro­ble­ma, con­tó a

Cla­rín Ru­ral. Y una de ellas, muy du­ra, es Ch­lo­ris.

Nor­mal­men­te -ex­pli­có- la es­pe­cie se con­tro­la en eta­pas tem­pra­nas, lue­go de la co­se­cha de gi­ra­sol (el cul­ti­vo que más tem­prano se tri­lla), con una mez­cla de gra­mi­ni­ci­da más gli­fo­sa­to, en un bar­be­cho cor­to an­tes de la siem­bra de tri­go. Pe­ro el año pa­sa­do, Al­ca­raz en­con­tró, en el cam­po de un so­cio de la coope­ra­ti­va, que, an­te la in­mi­nen­cia de la siem­bra de so­ja, Ch­lo­ris es­ta­ba flo­re­ci­da y con al­ta in­fes­ta­ción. En­ton­ces, le pro­pu­so al pro­duc­tor en­sa­yar dis­tin­tos tra­ta­mien­tos me­cá­ni­cos de con­trol (con y sin des­ma­le­za­do) más uno quí­mi­co pos­te­rior (con ima­za­pir so­lo, o más Cle­to­dín), co­mo po­si­bles so­lu­cio­nes pa­ra po­der sem­brar la so­ja.

Su idea, que dio buen re­sul­ta­do, ga­nó es­te año el con­cur­so Top Cien­cia, que or­ga­ni­za Basf, en la ca­te­go­ría “Es­tra­te­gias pa­ra el ma­ne­jo de ma­le­zas de di­fí­cil con­trol”. El cer­ta­men, en el que par­ti­ci­pa­ron 129 tra­ba­jos de va­rios paí­ses del Cono Sur, bus­ca trans­fe­rir co­no­ci­mien­to pa­ra au­men­tar la pro­duc­ción y la ren­ta­bi­li­dad de los cul­ti­vos.

“Ha­lla­mos otra op­ción quí­mi­ca a los gra­mi­ni­ci­das tra­di­cio­na­les y eso sir­ve pa­ra evi­tar fu­tu­ros pro­ble­mas de re­sis­ten­cia”, di­jo.

En bus­ca de me­jo­rar la pro­duc­ti­vi­dad, la ge­né­ti­ca tam­bién tie­ne un rol cen­tral. En es­te ru­bro, Ra­fael Boie­ro, de Arro­yo Ca­bral, a 15 ki­ló­me­tros de Vi­lla Ma­ría, Cór­do­ba, tam­bién fue pre­mia­do, por un tra­ba­jo vin­cu­la­do a es­te as­pec­to. Con su her­ma­na Ma­ría Lau­ra, que es mi­cro­bió­lo­ga, en­con­tra­ron un ma­yor ren­di­mien­to de la so­ja cuan­do la se­mi­lla se tra­tó con una mez­cla “pre­mium” de ino­cu­lan­te más un fun­gi­ci­da a ba­se de es­tro­bi­ru­li­na y ben­ci­mi­da­zol. “Lo­gra­mos dos quin­ta­les más de so­ja (43 qq/ha) ver­sus el tra­ta­mien­to tra­di­cio­nal de car­ben­da­zim más ti­ram (41 qq/ha) y cua­tro quin­ta­les res­pec­to del tes­ti­go, sin tra­ta­mien­to fun­gi­ci­da”, ex­pli­có. De­tec­ta­ron un me­jor stand de plan­tas y es­ta­do ge­ne­ral del cul­ti­vo en las eta­pas ini­cia­les, pe­ro tam­bién ma­yor no­du­la­ción en raí­ces prin­ci­pa­les y ad­ven­ti­cias, re­su­mió Boie­ro. t

Al­ca­raz. De Vi­lla Ocam­po, San­ta Fe.

Boie­ro. De Arro­yo Ca­bral, Cór­do­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.