Ga­na­de­ría: a cui­dar el agua en las re­gio­nes se­mi­ári­das

La ac­ti­vi­dad es­tá cre­cien­do allí y es un ele­men­to cla­ve.

Clarin - Rural - - TAPA - VI­LLA MER­CE­DES, SAN LUIS. ENV. ES­PE­CIAL Pablo Lo­sa­da plo­sa­da@cla­rin.com

En los úl­ti­mos años, co­rri­da por la agri­cul­tu­ra, la ga­na­de­ría si­gue ga­nan­do nue­vas zo­nas, co­mo la sub-hú­me­da o se­mi­ári­da al oes­te de la Pam­pa Hú­me­da. Allí, de­ter­mi­nar có­mo usar lo­tes con me­nor ca­pa­ci­dad de re­ten­ción hí­dri­ca es un da­to cen­tral pa­ra lo­grar una bue­na pro­duc­ción de pas­to y te­ner un buen ne­go­cio.

Al­ber­to Qui­ro­ga, téc­ni­co de INTA An­guil (La Pam­pa), sos­tie­ne que, en suelos muy are­no­sos, en los que el cre­ci­mien­to del pas­to in­ver­nal es de­fi­cien­te de­bi­do a la es­ta­cio­na­li­dad de las llu­vias, con­cen­tra­das en el verano, es cla­ve “ges­tio­nar la ga­na­de­ría des­de la pro­duc­ción de fo­rra­je”.

Jus­ta­men­te en uno de esos am­bien­tes, en Vi­lla Mer­ce­des, en el centro-oes­te de San Luis, se lle­vó a ca­bo una jor­na­da de ac­tua­li­za­ción téc­ni­ca del IPCVA en la que par­ti­ci­pó el ex­per­to, quien ex­pli­có que en las zo­nas se­mi­ári­das hay que mo­ni­to­rear per­ma­nen­te­men­te la dis­po­ni­bi­li­dad de agua pa­ra to­mar la de­ci­sión de sem­brar un ver­deo o una pas­tu­ra con­so­cia­da.

Cuan­to ma­yor sea el agua dis­po­ni­ble a la siem­bra, hay me­nos de­pen­den­cia de las re­car­gas pos­te­rio­res. “El ma­ne­jo pre­vio in­flu­ye mu­cho”, se­ña­ló. Así, un bar­be­cho lar­go, que su­po­ne más acu­mu­la­ción de agua en el per­fil, au­men­ta el po­ten­cial. Tras ello, agre­gó que, con más po­ten­cial, la fer­ti­li­za­ción del ver­deo o la pas­tu­ra, con ni­tró­geno y fós­fo­ro, es muy via­ble.

Ge­ne­rar los re­cur­sos ali­men­ti­cios pa­ra pa­sar el in­vierno es un gran desafío pa­ra una zo­na co­mo es­ta, ya que ca­si no se re­gis­tran pre­ci­pi­ta­cio­nes en el in­vierno. De con­tar con un buen re­cur­so en esa es­ta­ción, mu­chos plan­teos de la zo­na po­drían apos­tar, ade­más, por la re­cría de los ter­ne­ros.

A la re­cría, jus­ta­men­te, se re­fi­rió Aní­bal Po­rdo­min­go, tam­bién de INTA An­guil. Di­jo que pue­de me­jo­rar la efi­cien­cia glo­bal de to­do el pro­ce­so, des­de que se deste­ta has­ta que se ter­mi­na. La cla­ve es “ma­ne­jar más efi­cien­te­men­te la fi­bra”, di­jo. “En die­tas con al­ta can­ti­dad de fi­bra, la uti­li­za­ción de en­si­la­jes en al­ta pro­por­ción (por en­ci­ma del 60% de la die­ta), per­mi­ten re­criar sin so­bre-en­gra­sar”, apun­tó Po­rdo­min­go. De es­ta for­ma, se trans­for­ma en un plan­teo con ma­yor ca­pa­ci­dad de en­gor­de pa­ra pa­sar me­nos tiem­po en el co­rral des­pués.

Pe­ro el ex­per­to des­ta­có que es muy im­por­tan­te tam­bién el apor­te de pro­teí­na pa­ra el desa­rro­llo del ani­mal. “Hay que ofre­cer­la co­mo su­ple­men­to en co­me­de­ros, en ofer­tas dia­rias o en días al­ter­na­dos, y con el apor­te de un re­cur­so que me­jo­re su pa­la­ta­bi­li­dad”, ex­pli­có Po­rdo­min­go.

Si se pien­sa en la fi­bra con­ser­va­da (si­la­je), su di­ges­ti­bi­li­dad afectará a la in­ges­ta o a la in­cor­po­ra­ción de nu­trien­tes y, con­se­cuen­te­men­te, al po­ten­cial pro­duc­ti­vo del sis­te­ma, ma­ni­fes­tó Pablo Cat­ta­ni, ase­sor pri­va­do.

Por eso, agre­gó que, cuan­do se pla­ni­fi­ca ha­cer un si­lo, hay que ver bien el mo­men­to del pi­ca­do, la al­tu­ra de cor­te, ta­ma­ño y uni­for­mi­dad de cor­te, com­pac­ta­ción y su di­men­sio­na­mien­to. t

En su ca­sa. El lo­te de va­cas, en un ras­tro­jo de sor­go, cer­ca de Vi­lla Mer­ce­des.

Po­rdo­min­go. El fu­tu­ro de la re­cría.

Qui­ro­ga. Mi­rar el agua acu­mu­la­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.