El eje en la “co­mu­ni­ca­ción”

Clarin - Rural - - LOS TEMAS DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

La “co­mu­ni­ca­ción” se con­vir­tió ha­ce ya tiem­po en una de las tri­bu­la­cio­nes re­cu­rren­tes del sec­tor agro­pe­cua­rio. Mai­zar, que reali­zó su con­gre­so anual es­ta se­ma­na, pu­so la cues­tión en el centro del ta­ble­ro.

Es­tá ge­ne­ra­li­za­da la idea de que la so­cie­dad “no com­pren­de” al cam­po y sus ac­to­res, ni con­si­de­ra a la agroin­dus­tria co­mo la lo­co­mo­to­ra de la eco­no­mía y la so­cie­dad.

Es­ta sen­sa­ción vie­ne des­de ha­ce mu­chí­si­mos años. Y aun­que en el pro­pio sec­tor qui­zá no se ten­ga una no­ción ca­bal de la ex­pec­ta­ti­va fa­vo­ra­ble que des­pier­ta el cam­po en la ciu­dad, lo con­cre­to es que hay sec­to­res que, con un cua­tro de co­pas, tie­nen mu­cha más pe­ne­tra- ción en el imaginario co­lec­ti­vo.

La en­fer­me­dad mor­tal de las em­pre­sas es echar­le la cul­pa al mer­ca­do cuan­do el pro­duc­to no se ven­de. El sa­yo le ca­be al agro. Ha­bría que pre­gun­tar­se si el mar­ke­ting ha si­do el ade­cua­do. La tre­men­da ba­ta­lla por la 125 ge­ne­ró la opor­tu­ni­dad de ins­ta­lar la te­má­ti­ca del sec­tor. Hoy la sen­sa­ción tér­mi­ca es que se la de­jó pa­sar sin pe­na ni glo­ria. No es así.

To­do el mun­do sa­be que en el 2008 se re­vir­tió la cur­va as­cen­den­te de “el mo­de­lo” y el kirch­ne­ris­mo ini­ció la cuen­ta re­gre­si­va. En la cre­cien­te de­ses­pe­ra­ción por re­en­cau­zar el ci­clo, se fue en­re­dan­do en su pro­pia épi­ca.

La bulla só­lo sub­ra­ya, con grue­sos tra­zos de evi­den­cias, que los so­ja­dó­la­res ya no flu­yen con la ge­ne­ro­si­dad de los pri­me­ros años. La arro­gan­cia de aquél pa­go de ca­si 10 mil mi­llo­nes de dó­la­res al FMI en el 2006 con­tras­ta con la ima­gen del jo­ven Ki­ci­llof men- di­gan­do so­li­da­ri­dad en los fo­ros in­ter­na­cio­na­les.

Pe­ro el cam­po no pu­do “sa­car pe­cho”. Mien­te el go­bierno cuan­do ha­bla de “rein­dus­tria­li­za­ción”. Lo que bro­tó en la Ar­gen­ti­na de la dé­ca­da ga­na­da es una nue­va y po­de­ro­sa agroin­dus­tria, con el enor­me mé­ri­to de ha­ber­la le­van­ta­do a pe­sar de la enor­me exac­ción de in­gre­sos por par­te del Es­ta­do

Bri­git­te Bar­dot re­co­men­da­ba ser bo­ni­ta, mos­trar­lo y ca­llar­se la bo­ca

na­cio­nal. En la era K, el cam­po y la agroin­dus­tria trans­fi­rie­ron a la Nación más de 100.000 mi­llo­nes de dó­la­res.

A pe­sar de ello, la pro­duc­ción pa­só de 70 a 100 mi­llo­nes de to­ne­la­das. Pa­ra ha­cer­lo, se ne­ce­si­ta­ron se­mi­llas, fer­ti­li­zan­tes, sem­bra­do­ras, co­se­cha­do­ras, ca­rros tol­va, aco­pla­dos. Bri­git­te Bar­dot re­co­men­da­ba ser bo­ni­ta, mos­trar­lo y ca­llar­se la bo­ca.

Yo mos­tré, en mi pre­sen­ta­ción en Mai­zar, có­mo cre­cie­ron los par­ques in­dus­tria­les de Arms­trong, Ve­na­do Tuer­to y tan­tas otras ciu­da­des de la pam­pa grin­ga. Be­lle­za que el cam­po, dis­traí­do en su pro­tes­ta, re­ta­cea ex­hi­bir a la so­cie­dad.

Va­le la pe­na que ca­da uno re­pi­ta el ejer­ci­cio de via­jar con el Goo­gle Earth. Po­drá des­cu­brir las nue­vas plan­tas de crus­hing so­bre el Pa­ra­ná, las plan­tas de se­mi­llas, de fá­bri­cas de ma­qui­na­ria.

Hay una fun­ción que per­mi­te mi­rar có­mo era es­to diez años atrás. Va­le la pe­na mos­trar­lo: to­do es­to se hi­zo con un go­bierno que ex­hi­bió, eso sí, una ex­tra­or­di­na­ria efi­cien­cia a la ho­ra de cap­tu­rar la ren­ta ob­te­ni­da con in­ver­sión, com­pe­ti­ti­vi­dad, ries­go.

El cam­po po­dría de­cir, con fun­da­men­to: “si hi­ci­mos to­do es­to bajo la mu­ni­ción grue­sa de un enemigo ex­plí­ci­to, qué hu­bié­ra­mos he­cho si sim­ple­men­te ce­sa­ba el bom­bar­deo”.

Pe­ro en lu­gar de es­tar pen­san­do en có­mo co­mu­ni­car es­te men­sa­je po­si­ti­vo, el agro y sus ca­de­nas es­tán in­mer­sas en su pro­pia in­ter­na.

Hay de­ce­nas de or­ga­ni­za­cio­nes que re­pre­sen­tan a los sec­to­res de la pro­duc­ción, del co­mer­cio, la ex­por­ta­ción, los in­su­mos, la ma­qui­na­ria. La ma­yo­ría, en­fren­ta­das en­tre sí. Y hay pe­leas, al­gu­nas con fun­da­men­tos só­li­dos, en el seno de mu­chas de ellas. En es­tas con­di­cio­nes es muy di­fí­cil ha­blar de “co­mu­ni­ca­ción”. ¿Co­mu­ni­car qué?

Mien­tras tan­to, los con­tra­rios tam­bién jue­gan. Y, co­mo bien mos­tró Mark Ly­nas en Mai­zar (ver Pá­gi­na 4), el cam­po en­fren­ta, más allá de los K que ya se van, ame­na­zas de­ma­sia­do im­por­tan­tes co­mo pa­ra se­guir dis­traí­dos. t

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.