¿An­ge­les o de­mo­nios?

El au­tor, que es­ta­rá el lu­nes pró­xi­mo en el sim­po­sio Ar­gen­ti­na y Asia 2030, con­si­de­ra que los in­ver­so­res chi­nos no son ni án­ge­les ni de­mo­nios. Y di­ce que se amol­dan a las re­glas de los paí­ses en los que des­em­bar­can.

Clarin - Rural - - GRANOS - Gui­ller­mo San­ta Cruz. ECO­NO­MIS­TA.

La in­ver­sión chi­na en el mun­do se in­cre­men­tó fuer­de te­men­te. En el 2012 Chi­na in­vir­tió US$ 84.000 mi­llo­nes, pa­san­do a ser el ter­cer ma­yor in­ver­sor in­ter­na­cio­nal, des­pués de Es­ta­dos Uni­dos (US$ 329.000 mi­llo­nes) y Ja­pón (US$ 123.000 mi­llo­nes).

Los des­em­bol­sos apun­ta­ron a re­cur­sos na­tu­ra­les (mi­ne­ría, pe­tro­quí­mi­ca), mar­cas con gran re­nom­bre y su tec­no­lo­gía (IBM, Vol­vo, Smith­field), y ga­nar par­ti­ci­pa­ción en mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les (elec­tro­do­més­ti­cos, I&T).

La ma­yor par­ti­ci­pa­ción chi­na en los ne­go­cios in­ter­na­cio­na­les tie­ne sus de­trac­to­res y pro­mo­to­res. Por un la­do, se en­cuen­tran aque­llos preo­cu­pa­dos por el des­pro­por­cio­na­do po­der del Es­ta­do chino, ma­las prác­ti­cas y es­ca­sos be­ne­fi­cios pa­ra las eco­no­mías lo­ca­les. Otros sin em­bar­go, ven las in­ver­sio­nes chi­nas co­mo una opor­tu­ni­dad pa­ra ob­te­ner capital y ac­ce­so a nue­vos mer­ca­dos.

Los eco­no­mis­tas Su­za­na Ro­dri­gues (Uni­ver­si­dad Eras­mus) y John Child (Uni­ver­si­dad de Bir­ming­ham) en­tre otros, co­men­za­ron a es­tu­dian las in­ver­sio­nes chi­nas en el ex­te­rior de acuer­do a las ca­rac­te­rís­ti­cas del país re­cep­tor. Es­tos au­to­res su­gie­ren cla­si­fi­car los paí­ses en ba­se a dos cri­te­rios: es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca y ma­du­rez ins­ti­tu­cio­nal.

Es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca se re­fie­re a un sis­te­ma de go­bierno que cuen­ta con le­gi­ti­mi­dad po­pu­lar, cuan­do los cambios son or­de­na­dos y cuan­do se mues­tra con­ti­nui­dad en las po­lí­ti­cas de los su­ce­si­vos go­bier­nos. Ma­du­rez ins­ti­tu­cio­nal es la si­tua­ción don­de las ins­ti­tu­cio­nes del país, co­mo su sis­te­ma le­gal y au­to­ri­da­des re­gu­la­to­rias, fun­cio­nan de ma­ne­ra trans­pa- ren­te, y ad­hie­ren a re­glas cla­ras que apli­can de ma­ne­ra universal a to­dos los ciu­da­da­nos.

En un país es­ta­ble y ma­du­ro los in­ver­so­res in­ter­na­cio­na­les ha­rán acuer­dos trans­pa­ren­tes, li­de­ra­dos por el sec­tor pri­va­do, y se­rán fre­cuen­tes los joint-ven­tu­res. Por el con­tra­rio, en los paí­ses ines­ta­bles e in­ma­du­ros, los in­ver­so­res in­ter­na­cio­na­les lo­gra­rán gran­des con­ce­sio­nes por par­te de las au­to­ri­da­des lo­ca­les y ha­brá po­ca in­for­ma­ción dis­po­ni­ble so­bre los acuer­dos.

To­me­mos co­mo ejem­plo dos ca­sos de in­ver­sio­nes chi­nas en el sec­tor agroin­dus­trial, en paí­ses muy di­fe­ren­tes:

En el 2007, las au­to­ri­da­des de Fi­li­pi­nas y de Chi­na fir­ma­ron un acuer­do pa­ra ex­plo­tar 1.000.000 hec­tá­reas pa­ra cul­ti­var arroz, sor­go y maíz. Cuan­do los de­ta­lles del acuer­do sa­lie­ron a la luz, fue fuer­te­men­te cri­ti­ca­do y de­bió ser can­ce­la­do.

En el 2010, la em­pre­sa lác­tea Bright Dairy com­pró el 51% del pa­que­te ac­cio­na­rio de Syn­lait, em­pre­sa neo­ce­lan­de­sa de­di­ca­da a la fa­bri­ca­ción de fór­mu­las in­fan­ti­les; se du­pli­có la pro­duc­ción y se lo­gró que la em­pre­sa co­ti­ce en la bol­sa de va­lo­res de Nue­va Ze­lan­da.

En am­bos ca­sos los in­ver­so­res eran chi­nos, pe­ro la ca­li­dad de los acuer­dos al­can­za­dos di­fi­rió enor­me­men­te.

La pre­gun­ta obli­ga­da que se des­pren­de de es­te aná­li­sis es la si­guien­te: ¿Qué ti­po de acuer­dos ten­dre­mos en la Ar­gen­ti­na? ¿Se­rán acuer­dos fir­ma­dos a puer­tas ce­rra­das o se­rán acuer­dos trans­pa­ren­tes? ¿Ha­brá que ha­cer con­ce­sio­nes irra­cio­na­les o ten­dre­mos acuer­dos win-win? ¿Los go­bier­nos se­rán pro­ta­go­nis­tas o de­ja­re­mos que el sec­tor pri­va­do pue­da des­ple­gar su po­ten­cial co­mo le­gí­ti­mo crea­dor de ri­que­za?

La res­pues­ta es du­ra: de­pen­de en­te­ra­men­te de nues­tras ins­ti­tu­cio­nes, no del in­ver­sor chino. Los in­ver­so­res chi­nos (y el aná­li­sis se pue­de ex­ten­der a in­ver­so­res de cual­quier otro país) no son per se ni án­ge­les ni de­mo­nios; es­tos se amol­dan a las re­glas del país en el cual des­em­bar­can. Di­cho de otro mo­do, di­me có­mo eres, y te di­ré qué ti­po de in­ver­sión tie­nes. t

In­ver­sio­nes. En la bol­sa de Shan­gai co­ti­zan mu­chas de las gran­des com­pa­ñías chi­nas que lue­go sa­len al mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.