Pun­ta­nos de punta

Cer­ca de Vi­lla Mer­ce­des, una zo­na an­tes con­si­de­ra­da mar­gi­nal pa­ra la pro­duc­ción de car­ne, la fa­mi­lia Ni­co­la­to apos­tó a un ma­ne­jo in­te­gra­do de la agri­cul­tu­ra y la ga­na­de­ría, que hoy le per­mi­te ha­cer la his­tó­ri­ca cría pe­ro sa­car tam­bién los no­vi­llos gor­dos.

Clarin - Rural - - TAPA - Pablo Lo­sa­da plo­sa­da@cla­rin.com

El des­pla­za­mien­to de la ga­na­de­ría ha­cia zo­nas his­tó­ri­sas ca­men­te no cen­tra­les pa­ra la ac­ti­vi­dad no es un con­di­cio­nan­te pa­ra man­te­ner los buenos ín­di­ces de pro­duc­ción de car­ne a ni­vel na­cio­nal. Eso su­ce­de por­que el ma­ne­jo agro­nó­mi­co y tec­no­ló­gi­co que vie­nen adop­tan­do los pro­duc­to­res lí­de­res es­tá com­pen­san­do muy bien la me­nor ca­li­dad am­bien­tal de las nue­vas áreas.

San Luis es una de las re­gio­nes en las que pue­de desa­rro­llar­se más la ga­na­de­ría. Fue un área tra­di­cio­nal­men­te cria­do­ra, aun­que con la ges­tión de di­ver- in­no­va­cio­nes su­ma po­ten­cial co­mo pa­ra ha­cer ci­clo com­ple­to y com­bi­nar la agri­cul­tu­ra con la ga­na­de­ría.

La fa­mi­lia Ni­co­la­to co­no­ce muy bien el centro-oes­te de San Luis. Allí, Jo­sé Ma­ría Ni­co­la­to, jun­to con su es­po­sa, se ins­ta­la­ron en el cam­po Las Ta­guas en el año 1969, cuan­do Pablo, su hi­jo (quien hoy tra­ba­ja co­mo en­car­ga­do), ape­nas te­nía dos me­ses de vi­da. Las Ta­guas, en Vi­lla Mer­ce­des, es­tá a 150 ki­ló­me­tros de San Luis capital y era pro­pie­dad del sue­gro de Jo­sé Ma­ría, quien por en­ton­ces ma­ne­ja­ba el cam­po des­de Buenos Aires.

“Cuan­do nos ins­ta­la­mos aquí no ha­bía ca­mi­nos y los te­rre­nos are­no­sos y on­du­la­dos eran di­fí­ci­les de tran­si­tar. En 3.200 hec­tá­reas que tie­ne el cam­po ha­bía 500 hec­tá­reas de al­fal­fa y to­do el res­to era cam­po na­tu­ral. So­lo ha­bía 450 vien­tres de cría so­bre lo­tes de al­fal­fa”, re­cuer­da Jo­sé Ma­ría, en diá­lo­go con Cla­rín Ru­ral.

Sin em­bar­go, el cam­po mues­tra hoy una pos­tal muy di­fe­ren­te, a tono con lo que la zo­na pue­de dar. Por eso, lo eli­gió ha­ce po­cos días el Ins­ti­tu­to de Pro­mo­ción de la Car­ne Va­cu­na Ar­gen­ti­na (IPCVA) pa­ra rea­li­zar una jor­na­da de ac­tua­li­za­ción pa­ra la re­gión.

Con el apor­te de la agri­cul­tu­ra, de tec­no­lo­gías co­mo el si­lo, el alam­bra­do eléc­tri­co, la siem­bra de ver­deos de in­vierno y el ma­ne­jo es­tra­té­gi­co de la na­pa en la im­plan­ta­ción de pra­de­ras, los ín­di­ces de es­te cam­po se vie­nen mul­ti­pli­can­do. “Acá, la na­pa va­ría en­tre los tres y los cin­co me­tros en va­rias zo­nas del cam­po y jue­ga un rol muy im­por­tan­te pa­ra fa­vo­re­cer a las pra­de­ras y a los cul­ti­vos agrí­co­las. Es una he­rra­mien­ta que apor­ta es­ta­bi­li­dad a la pro­duc­ción”, di­ce Pablo Ni­co­la­to, que es ingeniero agró­no­mo.

“Ape­nas lle­ga­mos al cam­po, las na­pas es­ta­ban más allá de los do­ce me­tros -di­ce Jo­sé Ma­ría-, pe­ro lue­go del te­rro­mo­to de Cau­ce­te (San Juan) en 1977 al­go cam­bió en la zo­na. Las na­pas se ele­va­ron

y tam­bién apa­re­cie­ron en la geo­gra­fía la­gu­nas que an­tes no exis­tían”, re­cuer­da.

Las tres ac­ti­vi­da­des del es­ta­ble­ci­mien­to son la cría, la in­ver­na­da (con co­rral de ter­mi­na­ción) y la agri­cul­tu­ra, pe­ro el ob­je­ti­vo prin­ci­pal de es­ta úl­ti­ma ac­ti­vi­dad es el apor­te de grano a la ha­cien­da.

La su­per­fi­cie del cam­po es de 3.127 hec­tá­reas, con 1.730 hec­tá­reas en ro­ta­ción agrí­co­la ga­na­de­ra (pas­to llo­rón, al­fal­fa, cen­teno, maíz, so­ja y sor­go si­le­ro y de pas­to­reo) y 1.250 hec­tá­reas de mon­te de cal­de­nes y cam­po na­tu­ral.

El ro­deo se com­po­ne de 1.900 ani­ma­les An­gus co­lo­ra­dos en­tre to­das las ca­te­go­rías, pe­ro tam­bién hay una pe­que­ña frac­ción de An­gus ne­gros.

En la his­to­ria pro­duc­ti­va que re­la­ta Pablo, la adop­ción de va­rias tec­no­lo­gías fue de al­to im­pac­to pa­ra la ga­na­de­ría. A par­tir del año 2000, con la prác­ti­ca de des­te­te an­ti­ci­pa­do se au­men­tó la can­ti­dad de vien­tres y la pro­duc­ción de car­ne por hec­tá­rea cre­ció do­ce ki­los (de 63 ki­los a 75 ki­los).

Des­de el 2004, con la in­cor­po­ra­ción del si­lo de au­to­con­su­mo, el co­rral de ter­mi­na­ción, la su­ple­men­ta­ción y la in­ver­na­da de com­pra, la pro­duc­ción de car­ne cre­ció a 116 ki­los por hec­tá­rea y es­tá el ob­je­ti­vo de lle­gar a 125 ki­los, apun­ta Pablo.

Uno de los de­ta­lles téc­ni­cos cla­ve en el ma­ne­jo de es­te es­ta­ble­ci­mien­to es que la bue­na ge­né­ti­ca del ro­deo y la ca­li­dad de la ali­men­ta­ción que re­ci­be el ter­ne­ro en la re­cría me­jo­ran la efi­cien­cia glo­bal de to­do el ci­clo.

El cir­cui­to se ini­cia con el des­te­te de la va­ca en­tre los me­ses de enero y fe­bre­ro, se­gún la con­di­ción cor­po­ral del ani­mal, ex­pli­ca el téc­ni­co. Lue­go de pas­to­rear pas­to llo­rón y al­fal­fa, la hem­bra

pre­ña­da pa­sa al sor­go di­fe­ri­do bajo un sis­te­ma de al­muer­zo, que es una tác­ti­ca de ma­ne­jo que se em­pe­zó a im­ple­men­tar ha­ce dos años en es­te cam­po. Con es­te sis­te­ma, la va­ca co­me cin­co ho­ras en par­ce­las de 12 a 15 hec­tá­reas de sor­go, con al­ta car­ga (300/600 va­cas) y el res­to del día se la en­cie­rra.

Fi­nal­men­te, lue­go de pas­to­rear el sor­go, en ju­lio, la va­ca pa­sa al mon­te na­tu­ral.

En el ca­so del cir­cui­to de la in­ver­na­da, el ter­ne­ro es en­ce­rra­do por quin­ce días pa­ra su­mi­nis­trar­le un nú­cleo ba­lan­cea­do des­pués de la se­pa­ra­ción de la ma­dre, co­men­ta Pablo y re­su­me el res­to de la re­cría: “Lue­go pa­san a una pra­de­ra de al­fal­fa más un ki­lo de maíz en­tre los me­ses de mar­zo y abril. Des­de la pas­tu­ra in­gre­san a los ver­deos de in­vierno (cen­teno) más el si­lo de au­to­con­su­mo con su­ple­men­ta­ción. Cuan­do el cen­teno ter­mi­na el ci­clo, pas­to­rean nue­va­men­te las pra­de­ras de llo­rón y al­fal­fa, y los úl­ti­mos 50 ki­los de ter­mi­na­ción se ha­cen en un co­rral con una die­ta se­ca de 82% de maíz y 16% ex­pe­ller de gi­ra­sol por 50 a 70 días”.

De­bi­do a que el ver­deo tie­ne una pro­duc­ción es­ta­cio­nal, co­men­ta el téc­ni­co, el si­lo cu­bre los ba­ches, brin­dan­do es­ta­bi­li­dad a la ca­de­na fo­rra­je­ra. De es­ta for­ma, du­ran­te la re­cría y el en­gor­de, en Las Ta­guas lo­gran un buen desa­rro­llo del ani­mal, ex­plo­tan­do el po­ten­cial de cre­ci­mien­to del no­vi­lli­to. Así, se al­can­za más efi­cien­cia en la ter­mi­na­ción y una in­ver­na­da cor­ta, cum­plien­do con los pe­sos de fae­na ob­je­ti­vos.

En el ma­ne­jo agrí­co­la se es­tán bus­can­do los ma­yo­res ajus­tes, co­men­ta Mar­tín Gi­nart, ase­sor téc­ni­co del CREA So­ven, al que per­te­ne­ce es­te cam­po. El maíz de se­gun­da es el prin­ci­pal cul­ti­vo y el que me­jor se com­por­ta, con 50/60 qq/ha de rin­de pro­me­dio, apun­ta el téc­ni­co de CREA.

“Siem­pre bus­ca­mos po­si­cio­nar el pe­río­do crí­ti­co del ce­real en el lap­so en el que se con­cen­tran las ma­yo­res pre­ci­pi­ta­cio­nes de to­do el año. Por eso son to­das siem­bras tar­días de di­ciem­bre”, di­ce.

La so­ja es­tá en eta­pa de prue­ba, agre­ga,a ya que es­tá re­em­pla­zan­do al gi­ra­sol. Es­te úl­ti­mo se de­jó de sem­brar por los im­por­tan­tes pro­ble­mas con las pa­lo­mas. Los rin­des de la so­ja son ba­jos, pe­ro se es­tá tra­ba­jan­do con fe­cha de siem­bra y di­ver­sos ci­clos pa­ra me­jo­rar­los,m de­ta­lla Gi­nart.

Con es­tra­te­gias pro­duc­ti­vas bien pen­sa­das, ma­ne­jo agro­nó­mi­co y tec­no­lo­gía, el es­ce­na­rio pro­duc­ti­vod de un cam­po se re­vier­te. De es­ta for­ma, en Las Ta­guas, en pleno San Luis, una vez más que­dó de­mos­tra­do.

Pai­sa­je del oes­te.

Pablo Ni­co­la­to, ha­ce po­cos días, en un maíz tar­dío que es cla­ve en la die­ta

de la ha­cien­da.

A la luz del atar­de­cer. Pablo (iz­quier­da) y Jo­sé Ma­ría Ni­co­la­to en un lo­te de cen­teno que es­tá sien­do pas­to­rea­do por ter­ne­ros des­te­ta­dos ha­ce po­cos me­ses.

El úl­ti­mo ter­cio. Hem­bras en ges­ta­ción que em­pe­za­rán a pa­rir a par­tir de agos­to, mien­tras con­su­men un sor­go di­fe­ri­do. Lo ha­cen bajo un un sis­te­ma de al­muer­zos, que con­sis­te en ali­men­tar­las por cin­co ho­ras con es­te re­cur­so y al­ta car­ga, y el res­to del día se en­cie­rran.

Gi­nart. Ase­sor del CREA So­ven.

Abri­ga­di­to. Jo­sé Ma­ría Ni­co­la­to, en un lo­te de maíz. To­do el ce­real que se siem­bra en el cam­po es tar­dío y se des­ti­na a la ga­na­de­ría. El cul­ti­vo se ha­ce en am­bien­tes que tie­nen in­fluen­cia de na­pa.

El si­la­je de maíz for­ma par­te de la re­cría de los ter­ne­ros.

Ca­li­dad. Si­lo de maíz, bien com­pac­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.