Ca­ba­llos de Tro­ya al tro­te

Clarin - Rural - - LOS TEMAS DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

El ex­pe­ri­men­to K, al que le que­dan 15 di­fí­ci­les me­ses por de­lan­te, ve de­rre­tir­se im­pia­do­sa­men­te su re­la­to. Y aflo­ran sus con­se­cuen­cias. La cues­tión aho­ra es mi­ni­mi­zar el da­ño. So­bre to­do, el da­ño so­bre el apa­ra­to pro­duc­ti­vo. En par­ti­cu­lar, la agroin­dus­tria: a es­ta al­tu­ra, to­dos sa­be­mos por qué. Y se­gu­ra­men­te es­ta tar­de se en­car­ga­rá de re­pa­sar­lo el pre­si­den­te de la Ru­ral, Luis Miguel Eche­vehe­re, cuan­do ha­ble en el atril de Pa­ler­mo.

Da­ño. So­bre el mis­mo ini­cio de la tra­di­cio­nal ex­po­si­ción, el jue­ves de la se­ma­na an­te­rior, el go­bierno lan­zó dos me­di­das que van pre­ci­sa­men­te en la di­rec­ción con­tra­ria de lo que ha­ce fal­ta. Una tie­ne que ver con los gra­nos. La otra, con la car­ne. Dos ver­da­de­ros ca­ba­llos de Tro­ya.

La Co­mi­sión Na­cio­nal de Va­lo­res, en nom­bre de la trans­pa­ren­cia, in­ten­ta so­me­ter a la co­mer­cia­li­za­ción de gra­nos a la Ley del Mer­ca­do de Ca­pi­ta­les. Lo pa­ra­dó­ji­co es que la pro­pia AFIP le sa­lió a mos­trar que la trans­pa­ren­cia ya es­tá vi­gen­te…

El or­ga­nis­mo re­cau­da­to­rio pu­so a dis­po­si­ción en su pá­gi­na web el “Ma­pa de Pre­cios de Gra­nos”, en el cual se pue­de ac­ce­der a to­da la in­for­ma­ción com­ple­ta de las ope­ra­cio­nes de los prin­ci­pa­les com­mo­di­ties ope­ra­dos en los puer­tos a ni­vel na­cio­nal.

Se­gún cons­ta se tra­ta de una “nue­va he­rra­mien­ta pa­ra la to­ma de de­ci­sio­nes”. En ella se pue­de ob­ser­var el mo­vi­mien­to dia­rio de ven­ta de so­ja, maíz, tri­go, gi­ra­sol y sor­go por vo­lu­men, lu­gar de co­mer­cia­li­za­ción y pre­cio pro­me­dio pa­ga­do por la de­man­da.

Es ob­vio que el ob­je­ti­vo de la “trans­pa­ren­cia” es un clá­si­co graz­ni­do de te­ro. Los hue­vos es­tán le­jos del gri­to.

Aquí, el ca­ba­llo de Tro­ya es el ar­tícu­lo 20, que de­ter­mi­na que ese or­ga­nis­mo pue­de dis­po­ner de un vee­dor con po­der de ve­to en los di­rec­to­rios de to­das las em­pre­sas que ac­túen ba­jo su pa­ra­guas. Ya sa­be­mos, por ex­pe­rien­cia pro­pia, lo que sig­ni­fi­can es­tos “vee­do­res”

El Go­bierno lan­zó dos me­di­das con el ob­je­ti­vo ocul­to de te­ner ma­yor con­trol

me­ti­dos en las em­pre­sas.

El cam­po ha si­do muy in­ge­nuo (o tor­pe) y fa­ci­li­tó el ca­mino a al­gu­nas ini­cia­ti­vas que se le vol­vie­ron en con­tra. Es­te es un in­ten­to más. Las cui­tas en­tre seg­men­tos de la ca­de­na de­ben di­ri­mir­se en los pro­pios ór­ga­nos in­ter­nos, que el sec­tor ha edi­fi­ca­do en 150 años de co­mer­cio de gra­nos.

Ja­más la in­ter­ven­ción del Es­ta­do con­tri­bu­yó a re­sol­ver con­flic­to al­guno. El gran des­pe­gue se ini­ció, jus­ta­men­te, cuan­do se ini­ció la des­re­gu­la­ción por­tua­ria y fi­nal­men­te se di­sol­vió, sin trau­ma al­guno, la Jun­ta Na­cio­nal de Gra­nos.

El se­gun­do in­ten­to del Es­ta­do es el de im­ple­men­tar un chip pa­ra la iden­ti­fi­ca­ción in­di­vi­dual del ga­na­do. La nor­ma sa­lió de la Afip, que pre­ten­de que to­da la ha­cien­da va­cu­na cuen­te con él a par­tir de enero pron­to. Un tan­to apu­ra­do pa­ra un te­ma que en la Argentina ya es­tá re­suel­to con la ca­ra­va­na in­di­vi­dual obli­ga­to­ria des­de ha­ce años.

Es una nor­ma ab­so­lu­ta­men­te ge­ne­ra­li­za­da en to­do el ro­deo na­cio­nal, y que fue el re­sul­ta­do del de­ba­te so­bre la tra­za­bi­li­dad ini­cia­do ha­ce dos dé­ca­das.

Con es­to, la Argentina se pu­so en lí­nea con la de­man­da de los prin­ci­pa­les mer­ca­dos, que exi­gie­ron tra­za­bi­li­dad pa­ra ga­ran­ti­zar ca­li­dad y sa­ni­dad. Por eso el te­ma siem­pre es­tu­vo en ma­nos del Se­na­sa.

Ha­ce tres años, se reali­zó en la Argentina el pri­mer con­gre­so glo­bal so­bre Tra­za­bi­li­dad. Allí, la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal de Epi­zoo­tias es­ta­ble­ció un cri­te­rio muy cla­ro y de­fi­ni­to­rio: los sis­te­mas de iden­ti­fi­ca­ción in­di­vi­dual se­rán es­tric­ta­men­te orien­ta­dos a ob­je­ti­vos de ca­li­dad y sa­ni­dad, y nun­ca vin­cu­la­dos con con­tro­les fis­ca­les.

“Las in­quie­tu­des que sus­ci­tan son que los pro­gra­mas de iden­ti­fi­ca­ción y de tra­za­bi­li­dad de los ani­ma­les pue­dan uti­li­zar­se pa­ra un pro­pó­si­to fis­cal de re­cau­do o au­men­to de los im­pues­tos, ya que de es­ta for­ma pon­drían un freno a la adop­ción de pro­gra­mas na­cio­na­les y afec­ta­rían la me­jo­ra mun­dial de la sa­lud pú­bli­ca y la sa­ni­dad ani­mal”. t

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.