Do­ble o na­da: des­de Cór­do­ba apos­tó y ga­nó

La ca­ba­ña cor­do­be­sa Ran­cho Gran­de hi­zo do­ble­te en Bra­ford: ga­nó en ma­chos y en hem­bras. Y pi­sa fuer­te tam­bién en Bran­gus. La nue­va ga­na­de­ría.

Clarin - Rural - - LA RURAL DE PALERMO - Lu­cas Vi­lla­mil lvi­lla­mil@cla­rin.com

“El 2003 mar­có nues­tra pri­me­ra par­ti­ci­pa­ción en Pa­ler­mo y tu­vi­mos un re­ser­va­do cam­peón. To­dos que­ría­mos ir­nos de fies­ta pe­ro mi pa­dre di­jo que no ha­bía na­da que fes­te­jar, que ha­bía que po­ner­se a tra­ba­jar pa­ra vol­ver al año si­guien­te y lle­var­se el pre­mio ma­yor. Y así fue”.

Quien ha­bla es An­drea Pey­rano, hi­ja de Raul Pey­rano, fun­da­dor de la ca­ba­ña Ran­cho Gran­de, de Co­rral de Bus­tos, Cór­do­ba, que es­ta se­ma­na lo­gró un nue­vo hi­to en su his­to­ria. Por pri­me­ra vez se lle­vó el pre­mio ma­yor de la ra­za Bra­ford en ma­chos y en hem­bras. Son el dé­ci­mo y el un­dé­ci­mo má­xi­mo ga­lar­dón de la ca­ba­ña en Pa­ler­mo. Y de ya­pa, en la com­pe­ten­cia de los Bran­gus, don­de en reali­dad la ca­ba­ña siem­pre pi­só más fuer­te, el Gran Cam­peón tam­bién fue un to­ro cria­do por ellos, ac­tual­men­te pro­pie­dad de Se­mex (Ver Un Bran­gus...).

El Gran Cam­peón ma­cho Bra­ford es un to­ro de dos años y me­dio y 900 ki­los, que ve­nía de que­dar ter­ce­ro en la ex­po­si­ción na­cio­nal de la ra­za, por lo que cau­só una gra­ta sor­pre­sa pa­ra sus due­ños. La Gran Cam­peo­na hem­bra es una va­ca de dos años que lle­gó pre­ña­da y con ter­ne­ro al pie. “Son dos ani­ma­les bien mo­de­ra­dos, muy fun­cio­na­les y con mu­chas ca­rac­te­rís­ti­cas car­ni­ce­ras, que es lo que en reali­dad hay que bus­car. No hay que ol­vi­dar que el ob­je­ti­vo fi­nal es pro­du­cir car­ne”, di­jo Ri­chard Lu­chet­ti, ge­ren­te co­mer­cial de Ran­cho Gran­de, en diá­lo­go con Cla­rín Ru­ral.

El fun­da­dor de la ca­ba­ña Ran­cho Gran­de fue Raúl Pey­rano, un in­dus­trial que ha­cía ci­lin­dros hi­dráu­li­cos en Co­rral de Bus­tos pe­ro que era en ver­dad un apa­sio­na­do por las va­cas. Pey­rano ini­ció la ca­ba­ña en la dé­ca­da del 70 con to­ros An­gus y más tar­de adop­tó tam­bién ejemplares Bran­gus, al tiem­po que los cam­pos del nor­te se po­bla­ban con es­ta ra­za. Re­cién en 2006 le lle­ga­ron los pri­me­ros Bra­ford.

Ac­tual­men­te, tras la muer­te del fun­da­dor a co­mien­zos de 2010, son sus hi­jas las que to­ma­ron la pos­ta. Mariana Pey­rano es­tá abo­ca­da a la in­dus­tria y su her­ma­na An­drea se ocu­pa de la ca­ba­ña, pe­ro to­da la fa­mi­lia es­tá vin­cu­la­da con el cam­po, in­clu­so las nie­tas, que es­tán pre­sen­tes en Pa­ler­mo.

En­tre cu­car­da y cu­car­da, Lu­chet­ti ex­pli­có pa­so a pa­so có­mo se pro­du­ce la ge­né­ti­ca que rei­na en el nor­te ar­gen­tino. Ran­cho Gran­de cuen­ta con un nú­cleo ge­né­ti­co del que to­dos los años sa­len los em­brio­nes pa­ra un cam­po de cría en la lo­ca­li­dad de Jus­to Da­ract, en San Luis. Allí, los Pey­rano cuen­tan con unas 600 ma­dres Bra­ford y otras 600 Bran­gus, que a par­tir de la in­se­mi­na­ción o el im­plan­te de em­brio­nes pro­du­cen los terneros pa­ra la ca­ba­ña. De to­do ese ro­deo, tras una ex­haus­ti­va se­lec­ción, sal­drán los to­ros pa­ra el NOA y NEA.

El pri­mer fil­tro pa­ra los terneros es te­ner un buen pe­so al mo­men­to del des­te­te. Lue­go, a los me­ses de vi­da se les mi­de la cir­cun­fe­ren­cia es­cro­tal, y so­lo los que tie­nen más de 30 cen­tí­me­tros si­guen en ca­mino. A par­tir de ese mo­men­to, el pa­rá­me­tro que cuen­ta es la ga­nan­cia dia­ria de pe­so. So­lo los que me­jor con­ver­sión de ali­men­to en car­ne ha­cen son ele­gi­dos pa­ra ser re­pro­duc­to­res.

A los 18 me­ses se les vuel­ve a me­dir la cir­cun­fe­ren­cia es­cro­tal y los que ma­yor ta­ma­ño de tes­tícu­los tie­nen -un ras­go que da cuen­ta de la fer­ti­li­dad del ani­mal- son fi­nal­men­te se­lec­cio­na­dos pa­ra re­pro­du­cir sus ge­nes. To­dos los que que­dan en el ca­mino for­man par­te del ro­deo de no­vi­llos pa­ra con­su­mo. A los dos años de vi­da, los to­ros son tras­la­da­dos a la ca­ba­ña en Co­rral de Bus­tos.

“En el tiem­po que pa­san en San Luis los ani­ma­les se adap­tan bien a cual­quier zo­na por­que allí hay una gran am­pli­tud tér­mi­ca”, co­men­ta Lu­chet­ti, y agre­ga: “Pre­sio­na­mos ca­da vez más en la se­lec­ción por­que no­so­tros bus­ca­mos ge­ne­rar nue­vas co­rrien­tes de san­gre pa­ra ofre­cer­les a los pro­duc­to­res. Ha­ce­mos ge­né­ti­ca, no so­mos mul­ti­pli­ca­do­res de to­ros”. Es por eso que to­dos los años traen la me­jor ge­né­ti­ca de Aus­tra­lia y de Es­ta­dos Uni­dos y la cru­zan con re­pro­duc­to­res lo­ca­les que le dan la im­pron­ta que es­tos am­bien­tes re­quie­ren. “La ge­né­ti­ca Bra­ford la bus­ca­mos en Aus­tra­lia y tie­ne sus com­pli­ca­cio­nes, por­que allá no le dan im­por­tan­cia al pre­pu­cio, y no­so­tros te­ne­mos que te­ner­lo muy en cuen­ta pa­ra que el ani­mal se adap­te bien a los am­bien­tes de acá, que tie­nen pas­ti­za­les al­tos. Res­pec­to al Bran­gus, los ani­ma­les es­ta­dou­ni­den­ses son más le­van­ta­dos, y no­so­tros a par­do­ce

La cría la ha­cen en San Luis, don­de los ani­ma­les ga­nan ma­yor adap­ta­bi­li­dad

JUANO TESONE

Or­gu­llo­so. Ri­chard Lu­chet­ti po­sa jun­to a la va­ca y el to­ro cam­peo­nes Bra­ford de Pa­ler­mo. Aba­jo, aso­ma el ter­ne­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.